Los tres que le hablan al oído a Claudia López

Angélica Lozano trabaja en llave con los creativos Juan Pablo Salazar y Guillermo Cuellar encargados de romper los cánones tradicionales de comunicación política

Por:
abril 11, 2019
Los tres que le hablan al oído a Claudia López

Claudia López hace política de manera particular: apoyada en voluntarios jóvenes para la operación volanteo que le ha resultado eficaz y en la estrategia de comunicaciones. En esto es moderna. Le apuesta al Twitter, al Facebook e incluso a los minidocumentales a través de redes parra transmitir ideas más complejas pero buscando siempre la viralidad. Busca sorprender. De allí que no trabaja con asesores convencionales sino mejor con creativos que logran romper paradigmas en las comunicaciones. Es el caso del comunicador Guillermo Cuellar, quien está con ella desde la campaña al Senado en el 2014 que cuenta con un equipo de trabajo alrededor de Brújula Comunicaciones y del publicista Juan Pablo Salazar, quien fue el creativo del último tramo de la campaña presidencial y la fórmula Senado – Cámara de Lozano-Goebertus.

El tambor mayor, claro está, es la senador Angélica Lozano, con quien se entrenó como fórmula para el Congreso en el 2014 y tienen además una estrecha relación personal.

Angélica Lozano

En febrero del 2009, en la Biblioteca del Gimnasio Moderno, Angélica Lozano, como una groupie, aplaudía a rabiar todo lo que decía la mujer delgada y de pelo corto que estaba encima de la tarima. Era Claudia López, investigadora de la Corporación Arco Iris y de la Misión de Observación Electoral, quien acababa de sacar el libro que puso en blanco y negro el escándalo de la parapolítica en el Senado: Y refundaron la patria. Con una copia en la mano Lozano, quien acababa de dejar de ser alcaldesa de Chapinero, hizo la fila pacientemente después de la presentación para que su ídolo le firmara el libro. Cuando estuvo frente a ella se sorprendió al ver como los ojos verdes de la investigadora se iluminaban y se le abría la sonrisa. “Ah, pero si es mi alcaldesa preferida”. Angélica casi pierde la respiración al sentirse reconocida justamente por ella. Se intercambiaron teléfonos y empezaron a tener una amistad fluida vía Facebook y WhatsApp.

Angélica estrechó el cerco sobre López y cada vez que sabía de un evento donde ella fuera la protagonista no dudaba en ir. Ella se ha considerado siempre una “arribista intelectual”. Nunca le ha interesado demasiado el físico o la posición social de una persona para enamorarse. Lo que le interesa es la inteligencia.

La relación entre las dos empezó a darse lentamente. Claudia López estaba comprometida y Angélica no ocultaba un interés y una admiración que ni siquiera el viaje de López a estudiar una maestría en Educación Pública y Política Urbana en la Universidad de Columbia en Nueva York enfriaron. Una vez, en febrero del 2012, Angélica Lozano, mientras miraba el Twitter de Claudia se dio cuenta de que estaba en Colombia. La llamó, se tomaron un café en el centro y el flechazo llegó, no sin una advertencia previa de parte de López: ella estaba abajo, sumida en la peor de las depresiones por una tusa que no se le iba con nada. Lozano le dio tiempo y empezó una de las relaciones más famosas de la política colombiana. Tenían poco en común.

Dos años después, en el 2014, ambas deciden lanzarse a la carrera hacia el Congreso en un acto original. Alquilaron un salón en el Hotel Royal de Bogotá y trajeron como maestras de ceremonias a Tola y Maruja, quienes divirtieron a más de dos mil personas. La estrategia funcionó: Angélica Lozano llegó a la Cámara de Representantes y Claudia López al Senado con más de 50 mil votos, ganándole incluso a Antonio Navarro dentro de su propio partido.

Desde entonces es uno de los tándems más efectivos de la política colombiana. Angélica será el bastión sobre el que Claudia se reposará cada vez que quiera un consejo, una salida al fragor de los meses que se vienen hasta octubre.

Juan Pablo Salazar

En marzo del 2004 la vida le cambió para siempre a Juan Pablo Salazar. Un clavado en las tranquilas aguas de la vida del Rosario terminó en un golpe seco contra un banco de arena, le produjo una lesión en la médula espinal que lo dejó para siempre postrado en una silla de ruedas. Tenía 24 años y se acababa de graduar como publicista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Salazar no se amilanó y torció su destino. Desde ese momento no ha parado de reinventarse. Dos años después de su accidente su papá, el reconocido arquitecto Augusto Salazar diseñó el Centro Comercial Gran Estación. Junto con Juan Pablo crearon una exitosa campaña para contratar personas discapacitadas. Hoy en día el 10 por ciento del personal que trabaja allí lo hace en muletas o sillas de ruedas.

Desde ese momento siguió dando razones de vida para la gente que estaba postrada en una silla de ruedas. Su especialización en gerencia de organizaciones sin ánimo de lucro en Harvard le dio alas para crear en el 2011 la Fundación Arcángeles, donde se da apoyo a personas con discapacidad que va desde la rehabilitación física hasta la inclusión laboral, su campaña remángate contra las minas antipersonales, su ayuda a desarrollar el rugby en silla de ruedas y su trabajo desde el Comité Paraolímpico Colombiano son algunos de sus aportes.

En las elecciones al Congreso del 2014, Juan Pablo Salazar fue escogido por el partido de la U para que fuera el número 10 de su lista. Diseñó una estrategia publicitaria innovadora que no le alcanzó para llegar al Senado. Como se acostumbró con cada golpe que le daba la vida se lo tomó con humor y creo una serie web llamada el Quemao, que tuvo millones de visitas.

A finales del 2017  llegó a la campaña presidencial de Sergio Fajardo y Claudia López. Se craneó ideas divertídisimas como la de ellos dos encerrados en un ascensor o para Juanita Goebertus y Angélica Lozano dos series web, la primera fue Mujeres berracas en la que las dos candidatas se dan a conocer por medio de una historia ficticia en la que los rusos las están persiguiendo para no caer en las garras de la ultraderecha y Una selfie con Timochenko. Salazar será el encargado de pensar la estrategia publicitaria para Claudia López en las elecciones de octubre a la Alcaldía.

Guillermo Cuellar

El director de Brújula comunicaciones ha logrado cubrir con éxito, a punta de imaginación, campañas sobre temas tan polémicos como el aborto, los secuestrados del ELN y la vida de personas con VIH desde que la productora fue creada en el 2004. Con Claudia López trabaja desde su campaña al Senado en el 2014 y es uno de los pocos a los que la candidata a la Alcaldía escucha y le cree.

Diseñador industrial con maestría en Comunicaciones, Cuellar ha sido director de la Misión de Observación Electoral y coordinador de la sala de situación humanitaria de la ONU en Colombia.

-.
0
19651
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
A esto se enfrentan los que violen la cuarentena en Colombia

A esto se enfrentan los que violen la cuarentena en Colombia

Nota Ciudadana
¿Quién quiere dividir a la izquierda del país?

¿Quién quiere dividir a la izquierda del país?

"Mi única maquinaria es mi silla de ruedas"