Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Los que no controlan nada

Fiscalía, Procuraduría, Contraloría… nos llenamos de costosas y poderosas instituciones que no han servido para controlar delitos, despilfarro y corrupción

Por:
Febrero 19, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Ha hecho carrea entre los funcionarios públicos de nuestro país, el sentirse acosados por las famosas “IAS”; es decir, entidades de control cuyos nombres terminan todos en la misma sílaba: Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, Defensoría, Personerías, Policía y Auditorías.

Y es verdad, no llenamos de instituciones costosas y poderosas que sin embargo no han servido para controlar delitos, despilfarros y corrupción. En muchos casos, tristemente, hacen parte de los ilícitos que dicen perseguir.

En las últimas semanas hemos tenido una muestra de su ineficiencia y a veces arbitrariedades rayanas en la misma corrupción. Empecemos por la última: La Procuraduría.

El flamante doctor Ordóñez, salió en rueda de prensa a comunicarle a la opinión pública que había abierto investigación formal contra el hoy exdirector de la Policía, general Palomino. Aunque éste no se ha sabido defender de las acusaciones de chuzadas, favorecimientos a sus hermanos, corrupción y acoso sexual, la actuación de Ordóñez dejó muy mal sabor pues para ratificar su actuación mencionó sin decir su nombre a un exsenador y ahora alto funcionario del gobierno como involucrado en una red de prostitución conocida como la Comunidad del Anillo.

Para confirmar su acusación habló de un video que se filtró a los medios pero que no prueba nada ilícito, ni mucho menos involucra al general Palomino. Pero el daño quedó hecho y la actuación del “Inquisidor”, perdón del procurador, lo único que probó fue su homofobia. Destrozó de paso la vida del exsenador Ferro y consiguió la salida de Palomino, pero en la Policía siguen intactas las mañas de siempre. Habrá que esperar los resultados de una “Tal Comisión” que había nombrado el presidente para proponer soluciones y de la que apenas se acordó el mismo día en que se dio la rueda de prensa de la Procuraduría.

Esta vez salió Montealegre y anunció que está investigando los posibles ilícitos de Reficar;
eso sí, dejó claro que ya sabe quiénes no son culpables:
el actual ministro de Hacienda y el actual presidente de Ecopetrol.

Por el lado de la Fiscalía las cosas son igual de malas, pero en sentido contrario. Esta vez salió Montealegre, con otro de sus acostumbrados pronunciamientos equívocos y equivocados, como del que tuvo que retractarse con relación a Carolina Sabino, y anunció que está investigando los posibles ilícitos de Reficar; eso sí, dejó claro que ya sabe quiénes no son culpables: el actual ministro de Hacienda y el actual presidente de Ecopetrol.

No se entiende tan prematura absolución pues la Fiscalía apenas acaba de iniciar investigación y decomisar los computadores de esa empresa. Estos dos altos funcionarios del Gobierno deben estarle muy agradecidos, muy empeñados a su vez en otra comisión, de esas que le gusta nombrar a Santos y que no sirven para nada, dizque para averiguar por qué la obra de Reficar costó más que la venta de Isagén.

En esto ya había metido baza la Contraloría de Edgardo Maya, que se apresuró también a disculparse dizque porque esta IA no hace control previo. Cosa rara entonces las advertencias que si había hecho su antecesora Sandra Morelli y a las que nadie les paró bolas.

Tampoco sirvieron para nada las costosas y rimbombantes empresas de Auditoría externa que tenía Ecopetrol y Reficar. Esas se tragaron calladitas los sobrecostos. Debe ser que ganan más entre más grande sea el presupuesto a auditar.

Si la Procuraduría acusa a una persona sin pruebas, la Fiscalía absuelve a dos personas antes de investigar, Contraloría acusa de lo que ya se había acusado antes a la misma gente, la Defensoría le sirvió a su exdefensor para perseguir secretaria y la Policía está siendo investigada por muchos delitos, no queda más remedio que concluir que las tales IAS no existen o si existen no sirven para nada.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

Publicidad
0
3160
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos