Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Los que no controlan nada

Fiscalía, Procuraduría, Contraloría… nos llenamos de costosas y poderosas instituciones que no han servido para controlar delitos, despilfarro y corrupción

Por:
Febrero 19, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Ha hecho carrea entre los funcionarios públicos de nuestro país, el sentirse acosados por las famosas “IAS”; es decir, entidades de control cuyos nombres terminan todos en la misma sílaba: Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, Defensoría, Personerías, Policía y Auditorías.

Y es verdad, no llenamos de instituciones costosas y poderosas que sin embargo no han servido para controlar delitos, despilfarros y corrupción. En muchos casos, tristemente, hacen parte de los ilícitos que dicen perseguir.

En las últimas semanas hemos tenido una muestra de su ineficiencia y a veces arbitrariedades rayanas en la misma corrupción. Empecemos por la última: La Procuraduría.

El flamante doctor Ordóñez, salió en rueda de prensa a comunicarle a la opinión pública que había abierto investigación formal contra el hoy exdirector de la Policía, general Palomino. Aunque éste no se ha sabido defender de las acusaciones de chuzadas, favorecimientos a sus hermanos, corrupción y acoso sexual, la actuación de Ordóñez dejó muy mal sabor pues para ratificar su actuación mencionó sin decir su nombre a un exsenador y ahora alto funcionario del gobierno como involucrado en una red de prostitución conocida como la Comunidad del Anillo.

Para confirmar su acusación habló de un video que se filtró a los medios pero que no prueba nada ilícito, ni mucho menos involucra al general Palomino. Pero el daño quedó hecho y la actuación del “Inquisidor”, perdón del procurador, lo único que probó fue su homofobia. Destrozó de paso la vida del exsenador Ferro y consiguió la salida de Palomino, pero en la Policía siguen intactas las mañas de siempre. Habrá que esperar los resultados de una “Tal Comisión” que había nombrado el presidente para proponer soluciones y de la que apenas se acordó el mismo día en que se dio la rueda de prensa de la Procuraduría.

Esta vez salió Montealegre y anunció que está investigando los posibles ilícitos de Reficar;
eso sí, dejó claro que ya sabe quiénes no son culpables:
el actual ministro de Hacienda y el actual presidente de Ecopetrol.

Por el lado de la Fiscalía las cosas son igual de malas, pero en sentido contrario. Esta vez salió Montealegre, con otro de sus acostumbrados pronunciamientos equívocos y equivocados, como del que tuvo que retractarse con relación a Carolina Sabino, y anunció que está investigando los posibles ilícitos de Reficar; eso sí, dejó claro que ya sabe quiénes no son culpables: el actual ministro de Hacienda y el actual presidente de Ecopetrol.

No se entiende tan prematura absolución pues la Fiscalía apenas acaba de iniciar investigación y decomisar los computadores de esa empresa. Estos dos altos funcionarios del Gobierno deben estarle muy agradecidos, muy empeñados a su vez en otra comisión, de esas que le gusta nombrar a Santos y que no sirven para nada, dizque para averiguar por qué la obra de Reficar costó más que la venta de Isagén.

En esto ya había metido baza la Contraloría de Edgardo Maya, que se apresuró también a disculparse dizque porque esta IA no hace control previo. Cosa rara entonces las advertencias que si había hecho su antecesora Sandra Morelli y a las que nadie les paró bolas.

Tampoco sirvieron para nada las costosas y rimbombantes empresas de Auditoría externa que tenía Ecopetrol y Reficar. Esas se tragaron calladitas los sobrecostos. Debe ser que ganan más entre más grande sea el presupuesto a auditar.

Si la Procuraduría acusa a una persona sin pruebas, la Fiscalía absuelve a dos personas antes de investigar, Contraloría acusa de lo que ya se había acusado antes a la misma gente, la Defensoría le sirvió a su exdefensor para perseguir secretaria y la Policía está siendo investigada por muchos delitos, no queda más remedio que concluir que las tales IAS no existen o si existen no sirven para nada.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

Publicidad
0
3111
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Represión policial: ¡bestial!

Represión policial: ¡bestial!

La brutal represión en regímenes de toda índole, pasó de castaño a oscuro en Colombia con la masacre de Tumaco. ¿En que paró la reforma de la Policía?
Vargas en su pantano

Vargas en su pantano

Entorpecer la implementación de la paz, es imperdonable para quien se fortaleció bajo alero del gobierno de la paz. Ahora que pretende salirse, seguramente caerá en el pantano
Ahí están los que son, ¡no molesten más!

Ahí están los que son, ¡no molesten más!

A la derecha no le gustaron algunos juristas relacionados con temas de derechos humanos y a la izquierda, los que estuvieron vinculados con la justicia penal militar
¡Que renuncie toda la Corte!

¡Que renuncie toda la Corte!

Que se estremezca todo como un gran sacudón para ver si nos libramos de tanta porquería que hay en el Estado. Llegó la hora del cambio real y no de los cambiazos
¡Moñona!

¡Moñona!

En orden de aparición: empate con Brasil, cese de hostilidades Gobierno-ELN, anuncio de entrega de Úsuga, visita de Francisco. ¡Semana para recordar!
Tan participativos o tan firmones

Tan participativos o tan firmones

Podría creerse equivocadamente que se está dando una explosión de participación ciudadana. Lamentablemente, la recolección de firmas no implica, casi nunca, verdadera participación.
Negro o Afro, ¿cuál es correcto?

Negro o Afro, ¿cuál es correcto?

El contexto hace políticamente correcta o incorrecta la palabra, como en el caso de las polémicas declaraciones del alcalde de Cali, tildadas de racismo
La justicia en manos de bandidos

La justicia en manos de bandidos

Tres exmagistrados involucrados en un escándalo de corrupción que da asco y coloca un velo de duda sobre los fallos que pasaron por sus manos, desmoraliza y enfurece