Los españoles vuelven a saquear México

"Las historias de éxito tienen muchos narradores, las de los vencidos carecen de nombre propio"

Por: Vladimir Rothschuh
agosto 14, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los españoles vuelven a saquear México
Imagen Nota Ciudadana

En Los Pinos han puesto la mira a Antonio Navalón, Juan Luis Cebrián, Luis Maccise, Ramón Alberto Garza, Arturo Montiel y Miranda Nava por los daños colaterales de la filtración del video de la pachanga panista en Vallarta. Las imágenes de los diputados en brazos de sexoservidoras fueron detonadas en el mismo momento que el Presidente Peña Nieto anunciaba el gran logro de su gobierno con la reforma energética: “en meses superamos décadas de inmovilidad, se han superado barreras que impedían a México crecer” . El Grupo Prisa del cual forma parte Roberto Alcántara, se comportó de manera similar a la estrategia de Amlo con su kamikaze Ricardo Monreal, acusando a los diputados por un bono millonario a cambio de aprobar la reforma petrolera. Es exacta la posición del grupo lopezobradorista, “la reforma energética es el resultado de compra de conciencias como la billetiza de Monex y Soriana”, por eso los gobernadores de izquierda no asistieron a Palacio. Lo inexacto es que Roberto Alcántara, Arturo Montiel, los hermanos Maccise, Cebrián y Navalón, aparezcan de la noche a la mañana como soldados de Amlo en contra de la histórica reforma de Enrique Peña Nieto.

Si los reformistas celebraban en Palacio Nacional, los chauvinistas gachupines ensuciaban la celebración peñanietista cuando hace unas semanas esos hispanos se deshacían en elogios en El País, Grupo Mac, Rolling Stone y Time. Los recientes desaguisados de Roberto Alcántara estafando al Capufe con el negociazo de la tarjeta IAVE, no admiten explicación cuando su grupo editorial se encarga de colocarle una pantalla a la promulgación de la ley energética, como hace Ricardo Monreal y la izquierda criolla que maldice el neoliberalismo ajeno pero no el propio. Los panistas sacados del baile por Reporte Índigo son los proxenetas que se aliaron con el peñismo para aprobar las reformas estructurales, eso por el lado de los españoles, porque del lado doméstico, Amlo se ufana en soltar a su cancerbero Monreal para que evidencie el fraude legislativo, como lo hizo orgullosamente con Monex, cuando le apestaba la cola a Honestidad Valiente. El video panista de Reporte Índigo, no es una guerra declarada al Presidente de México, sino la disputa de uno de sus grupos que ayer vio deshacerse su proyecto transexenal. Los responsables de la filtración despachan dentro del gobierno federal al servicio del grupo montielista, para el Presidente de la República no le es difícil encontrar las huellas dactilares de la maniobra bastante osada y peligrosa por aquellos que no están dispuestos a ver disminuida su transexenalidad al 2018 y que ven aplastada por la reforma energética. Los panistas que comenzaron la nueva Independencia de México ante los intrusos españoles, emprenderán una dura batalla con un poder real que a ellos mismos los benefició en el 2000 y con el que compartieron las mieles presidenciales de los pasados dos sexenios.

Del vientre del caballo de madera, Navalón, Cebrián, Maccise, Montiel, Alcántara y Miranda Nava, creen haber entrado en la fortaleza a dar la batalla final de un sitio al que le faltan cuatro años para asirse de la Presidencia de la República. Han decidido luchar de frente, cuerpo a cuerpo y con identidades propias, como el grupo de izquierda peñanietista, en contra del otro grupo peñanietista de derecha, poniendo en medio de esa batalla al Presidente de México que ha tomado una inclinación con la reforma petrolera. A partir de esta descarada maniobra, al Presidente de la República le queda la bifurcación de aceptar convivir con herederos en desarmonía que desgracian la casa como si careciera de fortalezas para ordenar la domesticidad de sus subordinados. La fortuna de Peña Nieto es que la rebeldía de ese grupo carece de consanguinidad, el Presidente no es padre de ninguno para negarlo o aceptar de por vida el karma de Caín. La indignación de Navalón, Cebrián, Maccise, Montiel, Alcántara y Miranda Nava contra Peña Nieto por tener un favorito, es una chiquillada que el PRI vio representada en el Magnicidio de Colosio porque el “astuto” de Carlos Salinas creyó que su fomento a las revanchas en el Gabinete le darían margen a largo plazo. Y como este grupo emana de Lomas Taurinas, es que Peña Nieto no puede admitir los mismos riesgos de una estulta insubordinación bíblica que lo desafía callejeramente, aguardando que el recatado “Padre” pida perdón y baje la voz porque no quiere berrinches que socialmente lo hagan verse mal.

Peña Nieto dio por concluido el ciclo reformista del Pacto por México y dio por aperturado el nuevo ciclo nacional o Pacto de desarrollo y prosperidad. En cuanto promulgó la reforma energética, anunció diez fases inmediatas que permitan a los mexicanos palpar los resultados en electricidad y gas baratos. A mediano plazo seguirán las gasolinas, las energías limpias, los fertilizantes y la Pensión Universal. No escapa el gobierno federal en la secuenciación pues es el formulador de las reformas y debe ser su ejecutor, una fase laboriosa donde suelen extraviar las nomenclaturas casi todos los grandes logros transformadores: la rutina, la mediocridad, la abulia, la gerontocracia, el resentimiento, los celos y las influencias suelen ser los asesinos. Equivale este final e inicio de ciclos, a la consolidación de la nueva clase gobernante que no se puede bautizar a secas como “Peñismo” cuando internamente los celos afloran en desagradables expresiones públicas. Fueron largos meses de debates, acuerdos y consensos en los que se luchó inclusive con fuegos amigos, sobre la preservación de las anquilosadas estructuras. Entonces Peña Nieto considera que no hay posdatas a generaciones venideras para que se encarguen de resolver lo que apenas inicia, la modernización económica y la transición democrática le apostaron al futuro y acabaron transadas.

Este ciclo de reformas emana como dialéctica de ese fracaso presidencialista, superarlo es asunto de hoy mismo con la convocatoria de diez puntos lanzada por el mexiquense, dormirse en los laureles como una chachalaca de las que han pasado por la residencia oficial, aniquilaría los propósitos y engordaría la maledicencia del adversario que en privado saluda con la derecha y en público agita con la mano izquierda la bandera de la demagogia. Los resultados obvios para cada mexicano es lo que apresuraba el Presidente los pasados 18 meses y que ahora exige a su equipo: las reformas se extinguen en el papel, el derecho del pueblo se esfuma en los decretos, conseguir que el petróleo sea de los mexicanos va más allá del nacionalismo estatizante y la parasitología que corrompió a Pemex, LFC y CFE.

Los gobernadores del PRD desfilaron por el gobierno federal exigiendo su moche con los beneficios de la reforma energética. En privado exigían lo que en público los asqueaba, consiguieron regalías para sus estados de las que no han rendido cuentas y Ricardo Monreal no explica en los aliados de Amlo. Esos mandatarios y líderes de izquierda fueron fieles a sus dobles conductas, no acudieron a Palacio Nacional porque su autoridad tiene precio. Jesús Zambrano no se cansa de retar a Peña Nieto y acusarlo de una venta de garaje, cuando Nueva Izquierda alza las copas con Petrus a cargo del erario federal.

Los Chuchos repartieron la especie de que entre Los Pinos y la SCJN había gato encerrado contra la consulta popular, pero al gazapo no cuajó en pantera porque Silva Meza se ausentó del evento energético en Palacio Nacional. Sí quieren las izquierdas del pastel energético que se derramará en infraestructura, agro, pensión universal, pero no quieren cantarle a Peña Nieto los “a la bío, a la bao”. Miguel Angel Mancera no solamente es favorecido con el Fondo de Capitalidad, sino que aún vela la reforma política del DF, aguarda a que panistas y priístas se la obsequien a cambio de ser opositor a las reformas estructurales.

La competencia de México por la silla de la OMC quedó atrás ayer cuando Luis Videgaray acercó a Roberto Carvalho de Azevedo con Peña Nieto. El titular de la Organización Mundial de Comercio llegó en el momento justo de promulgación energética y que coincide con la Semana del Emprendedor. Carvalho encomió el reformismo mexicano como lo celebrara también Lagarde en su reciente gira por México. Estos días el director de OMC disertará ante los pequeños y medianos emprendedores que Ildefonso Guajardo ha aquilatado en un nuevo ejercicio de vinculación comercial: la Semana de las Pymes borra los puntos ciegos en los que solían encontrarse los pequeños empresarios cuando pedían respuestas y encontraban un páramo de las mismas. Carvalho compartió con Arjan Dijk, David Cuartielles y Peter Diamandis aquello que se suponía inviable: la OMC al servicio del pequeño emprendedor, tal y como sucederá con el petróleo después de su reforma y que Videgaray anunció con los alcances financieros del nuevo Pemex.

Las historias de éxito tienen muchos narradores, las historias de los vencidos carecen de nombre propio y se relatan en terceras personas. Los éxitos del Presidente de México se aderezan como un plato de sabores que se consiguen con muchas texturas, Ilhuicamina Méndez, es el personaje de Los Pinos que rebosa en estos momentos : es el jefe de los discursos de Peña Nieto y es el creador de la frase “Te lo firmo y te lo cumplo”. No se llama a sí mismo un creativo que hace llover ideas en el equipo de tanques pensantes integrado por César Cintora, Francisco Guzmán, Gabriela Chagary, José Solís, Vicente Barrera, Jorge Hernández y Víctor Fájer. Los créditos de exclusividad que solían tener los Presidentes en sexenios pasados, se mudan conforme los tiempos de recatado boato y que garciamarquianamente concluyen: el Presidente sí tiene quien le escriba. Ilhuicamina se dice la inteligencia que modificó el discurso de Peña Nieto sobre la guerra, dando lugar a un mensaje más humano y alejado del pasado belicista cuyo crédito se imaginaba era posesión de Fernando Savater con su ensayo sobre Sartre y su Cahier pour une Morale, que David López puso en manos de Peña Nieto.

Los secretarios del Trabajo de los estados fueron convocados para verse las caras en el DF. Sus anfitriones son Miguel Angel Mancera y Alfonso Navarrete Prida. Es poco fiable que se niegue la vinculación del Secretario del Trabajo federal con el proyecto transexenal de la izquierda de Mancera y Cuauhtémoc Cárdenas. El Doctor y Jefe de Gobierno es otro de los que desairó la reforma energética en Palacio Nacional. Por algún motivo Navarrete Prida cree que es valioso amarrar su futuro politizando el Salario Mínimo, porque prevalecen datos duros favorables: no hay huelgas y la izquierda no protestó ayer frente a Palacio Nacional.

Las reformas estructurales son el piso del 2015 en el que extenderá César Camacho su estrategia electoral. Ya serenó a los adelantados que andan en precampañas internas cuando lo inmediato es difundir las reformas transformadoras de Peña Nieto. La sombra arrojada por la autoridad presidencial al priísmo es lo que facilita elevar el padrón de militantes, obtener victorias holgadas o competitivas en Coahuila o Nayarit. Los futuros candidatos a cargos de elección se prefiguran en la identidad peñista, generacional y culturalmente tiene que haber simbiosis. La conclusión del Pacto por México ofrece además a César Camacho, responsabilidades mayores en el paradigma electoral engendrado por el INE.

La bala de goma que hirió el proyecto presidencial de Moreno Valle es atajada por Manuel Velasco antes que lo alcance. El gobernador chiapaneco que se sumó a la alianza morenovallista por el 2018, va de gane con el revés de la ley bala chiapaneca: la derogó a tiempo. Pero en el paradigma poblano están atorados Graco Ramírez y López Valdez, no obstante que éste dio marcha atrás con su Ley Mordaza, el anticlima permanece en Sinaloa.

El medio siglo luctuoso de Isidro Fabela tenía agendado para hoy una presencia de jerarquía, el Presidente de México compartiría el momento con la clase política mexiquense. Después de aprobada la reforma energética, Enrique Peña Nieto, trasciende la domesticidad del Atlacomulco y se pone a la cabeza, no de este grupo político estatal, sino de los líderes políticos mundiales que realizaron empresas inimaginables en corto plazo. El buen desempeño presidencial debe equilibrarse con la medianía de la Fundación que preside Arturo Peña, se aproximan los tiempos más escabrosos del sexenio porque han trastocado las reformas estructurales viejos feudos o poderes fácticos indispuestos a tomar como caso concluido la transformación nacional. Tiene que ser entonces la Fundación Isidro Fabela, un nicho de análisis e investigación y no un mojón del viejo poder tangible. El mismo Peña Nieto se ha encargado de demostrarle a los mexiquenses los valores de la inclusión y la tolerancia y que en los pasados sexenios fueron obstáculo en el anhelo de repetir a López Mateos, mismo que ha sido rebasado por el actual mandatario mexiquense.

http://twitter.com/vladrothschuh

-.
0
589
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El aterrizaje de los carteles mexicanos en Colombia

El aterrizaje de los carteles mexicanos en Colombia

En redes
VIDEO: Tiroteo entre

VIDEO: Tiroteo entre "bandas latinas" aterroriza Madrid a plena luz del día

Desesperación en España por segunda ola de Coronavirus

Desesperación en España por segunda ola de Coronavirus

"Usted tiene tetas muy buenas y un culo grande" el presunto acoso de un cónsul colombiano