Los atropellos contra los niños en Colombia

Niños sin atención, abandonados a su suerte por sus padres, violados, maltratados, tirados en caños o a la basura son noticia diaria. ¿Qué pasa?

Por: Carmiña Navia Velasco
noviembre 02, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Los atropellos contra los niños en Colombia

Impresiona ver lo que está ocurriendo en nuestro país con los niños: los asesinan y violan, las madres los entregan a ritos satánicos o los botan en bolsas de basura en la calle o en los caños… y una vez más los jueces dejan  en libertad a los agresores o a las culpables… ¿Qué nos está pasando? ¿Por qué no cuidamos a nuestra infancia, como el tesoro-futuro que es? Esos niños y niñas atropellados, violados, maltratados y asesinados son definitivamente el espejo de una anomia social muy grande.

El pensamiento clásico siempre ha tenido especial cuidado de la infancia. En la paideía griega la atención, el cuidado y la crianza de los niños era fundamental y debía empezarse a los pocos años del nacimiento. En la tradición hebrea, el maestro galileo nos dice: Si no se hacen como niños, no entran en el Reino… y en otros momentos Dejen que los niños vengan a mí.

A  lo largo del siglo XX se ha ido avanzando en la conciencia y práctica de la protección infantil hasta lograr en 1946 la fundación de la UNICEF y en 1959 la declaración de la carta de Los Derechos de los niños y niñas.

Pero Colombia parece ir en reversa en esta materia. Los atropellos a niños y niñas se multiplican. Hay momentáneas indignaciones frente a las noticias televisadas, pero esta dinámica infernal continúa sin que nadie -de manera eficaz- se preocupe por detenerla.

De un lado pesan los embarazos no deseados y embarazos de adolescentes, eso es claro… Algunas veces nos encontramos con niñas-mamás que es claro que no pueden tener ni sentimientos, ni practicas maternales…

Pero en otra u otras orillas  tenemos una gran indiferencia y un desprecio gigante por la vida humana y su sacralidad. Vida que se expresa en su máxima apertura, pero también en sus máximas vulnerabilidades e indefensiones en los primeros años, en los que es necesario no sólo el respeto, sino sobre todo la acogida, la protección y la empatía.

Una sociedad que desprecia la infancia desprecia el mañana, no se acerca al futuro… y en estos casos la indiferencia es una forma de desprecio. Bienestar Familiar y los maestros y maestras de primaria a través de FECODE tendrían que liderar una campaña de conciencia que nos despierte como país frente a la bandera de la defensa de la infancia.

Esta lucha tendría que atravesarse por un diseño educativo juicioso que sitúe a los niños y niñas en el lugar social que les corresponde. Igualmente por una educación ética que, yendo más allá de lo cívico, instaure en nuestros imaginarios y códigos el respeto y el amor por la vida.

Esos atropellos a la infancia que sufrimos a diario nos muestran que como país estamos dominados por pulsiones e inclinaciones de muerte (tánatos),  en lugar de estar habitados plenamente por pulsiones y opciones de Vida (eros). Invito a que iniciemos desde ya estas campañas… en y por todos los medios a nuestro alcance.

 

 

 

-.
0
400
Un polémico abogado convertido en la “conciencia jurídica” de Petro

Un polémico abogado convertido en la “conciencia jurídica” de Petro

El metro de Bogotá: una obra que por ahora es un tierrero

El metro de Bogotá: una obra que por ahora es un tierrero

¿Cómo terminaron asesinados 4 amigos en una tienda cuando se gozaban el debut de Juanfer Quintero?

¿Cómo terminaron asesinados 4 amigos en una tienda cuando se gozaban el debut de Juanfer Quintero?

La esposa del Fiscal Barbosa, otra mujer enredada con el poder de su marido

La esposa del Fiscal Barbosa, otra mujer enredada con el poder de su marido

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus