Las víctimas solo le sirvieron a Santos para ganar el Nóbel

Las víctimas estuvieron en la Habana y enla movilización ciudadana, pero hoy les cierran las puertas del Congreso de la República

Por: José Jans Carretero Pardo
enero 22, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las víctimas solo le sirvieron a Santos para ganar el Nóbel

Las víctimas estuvieron en la Habana, en los discursos de políticos y la movilización ciudadana, pero hoy les cierran las puertas del Congreso de la República para la discusión sobre la implementación de los Acuerdos de Paz.

 

Las víctimas estuvieron en la Habana, en los discursos de políticos y la movilización ciudadana, pero hoy les cierran las puertas del Congreso de la República para la discusión sobre la implementación de los Acuerdos de Paz. Las víctimas han estado hasta ahora en el centro de los Acuerdos de Paz. Así se pactó, la discusión del punto de víctimas fue una de las que ocupó el mayor tiempo y esfuerzos en el trámite de la negociación[1]. Su participación en las discusiones de la Habana fue crucial para comenzar el camino de la reconciliación y el perdón, vimos por primera vez actos emotivos de reconocimiento mutuo entre líderes de las FARC-EP y víctimas emblemáticas del conflicto colombiano -como en el caso de los Diputados del Valle del Cauca[2], entre otros. De la misma manera, los distintos líderes a favor de este proceso, entre ellos el Presidente Juan Manuel Santos, Rodrigo Londoño, Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo no paran de decir: “esto lo hacemos por las víctimas”. Tanto así, que las víctimas han ocupado un lugar importante en todas las ceremonias oficiales de los Acuerdos y, especialmente, en la de aceptación y recibimiento del Nobel de Paz.  Todo esto, al tiempo que han sido eje y motor de la movilización. Se convocó una gran marcha nacional por las víctimas, y tanto ellas, como las organizaciones defensoras de derechos humanos, no han parado en su esfuerzo por hacer pedagogía y movilización por los Acuerdos de paz[3]. Entonces, ¿en qué momento dejó de ser importante para el Gobierno Nacional la participación de las víctimas en la implementación de los Acuerdos? ¿Qué tan profundo es el interés del Gobierno en defender?

Llama la atención que, en la hora crucial, la de la implementación del Acuerdo Final a través del Congreso de la República, tanto el Gobierno como los Congresistas han decidido adelantar los debates sin la participación de las víctimas. En la última citación a primer debate de los Actos Legislativos 02 y 03 de la Cámara de Representantes[4] no se citó a víctimas u organizaciones de la sociedad civil representativas, aunque justamente es allí donde se van a definir las reglas de juego para la creación del Sistema Integral de Reparación Integral, Verdad, Justicia y Garantías de No Repetición, así como de las responsabilidades de Agentes del Estado por la Comisión de graves violaciones a los Derechos humanos. Lejos de tratarse de una casualidad o asunto menor, el debate que se está dando para estos días en el Congreso de la República, bajo el liderazgo del Gobierno, definirá la política estatal de los próximos 15 años en materia de reparación integral a víctimas y juzgamiento de estas graves violaciones. Sin embargo, Congresistas y miembros del Gobierno han preferido escuchar a “sofisticados abogados” reconocidos en el país por defender a Alvaro Uribe Vélez o estar en el caso Colmenares, como Jaime Lombana y Jaime Granados, antes que acudir a la viva voz de las víctimas.

Su exclusión del debate repercute directamente sobre la posibilidad de alcanzar una paz que sea verdadera más allá de los discursos -donde no se repita el genocidio de la Unión Patriótica, al menos. Esto porque dentro de las discusiones en el Congreso, lastimosamente, no se ha respetado en su totalidad la esencia del Acuerdo Final de paz suscrito con las FARC-EP. Mientras las víctimas y organizaciones defensoras de derechos humanos continúan abogando por la implementación efectiva de los Acuerdos para el desmonte del paramilitarismo, en el país siguen asesinando líderes y el Ministro de Defensa niega que existan paramilitares. A la fecha no hay ningún Proyecto de Ley radicado para acabar con el paramilitarismo y proteger a líderes sociales -ya van 17 líderes asesinados desde que arrancó la implementación[5]. También llama la atención que gran parte de las proposiciones de los Honorables Congresistas que ha aprobado el Gobierno, buscan otorgarles mayores beneficios a miembros de la fuerza pública perpetradores de graves violaciones de Derechos Humanos. Así, por ejemplo, les computarán el tiempo de reclusión para efectos de su pensión, les eliminarán por completo todo tipo de antecedentes, les permitirán a perpetradores de violaciones de derechos humanos volver a sus cargos y los librarán de la obligación de indemnizar de manera directa a sus víctimas. Así, mientras las víctimas y organizaciones civiles continúan luchando por el éxito de este proceso de paz, son excluidas del debate en el Congreso y le cuelgan micos a los Acuerdos.

El Congreso y Gobierno han ido tan lejos en esta cruzada que han llegado a desconocer principios internacionales básicos, como el deber de investigar y sancionar en todo momento graves violaciones de derechos humanos o de juzgar a los mayores responsables de crímenes de lesa humanidad, militares y civiles. Las masacres o falsos positivos serán juzgadas bajo las reglas operacionales de la fuerza pública como criterios de interpretación elevados a rango constitucional, de modo que podrán sustentar el daño colateral o blanco legítimo como argumentos jurídicamente válidos para librar su responsabilidad[6], desconociendo el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. A última hora, han decidido excluir de las normas que están discutiendo en el Congreso el proceso para juzgar a mayores responsables civiles como lo dicta el Estatuto de Roma, art. 28 (b). Cambiaron la palabra Agentes de Estado por Fuerza Pública, dejando un vacío sobre la responsabilidad y juzgamiento de políticos y civiles que también han sido mayores responsables.  Con esto, otros, como el condenado a 55 años de prisión “Kiko Gómez” del Partido Cambio Radical podrían quedar fuera de la Jurisdicción Especial para la Paz por su responsabilidad en estos graves delitos. Ante todos estos cambios las víctimas no han podido manifestarse, a esta fiesta no han sido invitadas.

Más allá de la foto, en lo que va de discusión en el Congreso, la participación de las víctimas ha sido testimonial; la prioridad del gobierno ha estado en proteger más a los agentes del estado perpetradores de graves violaciones. Todavía quedan muchos Proyectos por discutirse para la implementación de los Acuerdos, pero si no se toma la decisión ya, de incluir a las víctimas en el debate, garantizar su partición en las distintas etapas de investigación y juzgamiento dentro de la Jurisdicción especial para la paz y en el Sistema de Reparación Integral, si no se radica e implementa efectivamente el proyecto para el desmonte del Paramilitarismo, el proceso de paz está en serio riesgo de ser sólo un proceso de desarme, seguido de un recrudecimiento de la violencia.

Ya estamos viendo que, incluso después de iniciado el trámite de desmovilización y entrega de armas de las FARC-EP, hay líderes sociales que continúan muriendo. ¿Cuánto tiempo más se piensa continuar esta guerra? Necesitamos que no sólo usen la sonrisa y llanto de las víctimas para ganar votos, sino que se comprometan y estén dispuestos a escuchar su voz para garantizar que nunca más la guerra vuelva a nuestros días, para garantizar una paz con justicia social. El Gobierno Nacional y Congresistas están a tiempo de respetar los Acuerdos e incluir a las víctimas y defensores de derechos humanos para que la construcción de paz cuente con su sonrisa de tranquilidad sincera, para que más allá de tener fotos de víctimas en eventos oficiales, no siga incrementando el número de muertos de líderes en los territorios.

 

 

[1] http://www.semana.com/nacion/articulo/proceso-de-paz-la-hora-mas-dificil/395324-3

[2] http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/farc-ofrece-disculpas-a-familiares-de-diputados-del-valle/16698943

[3] El 12 de octubre de 2016 se celebró una Gran Marcha del Silencio por la Paz. http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/marcha-de-las-flores-el-12-de-octubre/16723468

[4] http://media.wix.com/ugd/3885f3_58730e329cfa4bf195dfd6f7f859f6e9.pdf

[5] http://pacifista.co/estos-son-los-15-lideres-asesinados-desde-que-arranco-la-implementacion-de-los-acuerdos-de-paz/

[6] Documentación más detallada de estas críticas: http://www.colectivodeabogados.org/?La-participacion-en-el-debate-legislativo-de-los-acuerdos-de-paz-es-un-derecho

-.
0
621
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La fractura institucional en Colombia: cada vez más cerca al autoritarismo

La fractura institucional en Colombia: cada vez más cerca al autoritarismo

Nota Ciudadana
¿Idolatramos genocidas? 

¿Idolatramos genocidas? 

Nota Ciudadana
No es una

No es una "revolución molecular disipada", sino un Estado social de derecho fallido

Nota Ciudadana
La cruda realidad de las pensiones en Colombia

La cruda realidad de las pensiones en Colombia