Opinión

Las tres rejas...

Injurias, improperios, repuestas delirantes, es lo que practica la cadena de “odiadores” en redes sociales, internet, las calles. ¿Cómo poner freno a la tentación por la ofensa?

Por:
diciembre 28, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las tres rejas...
Contra la tentación de ofender usemos las tres rejas, practicando la verdad, la bondad y revisando la necesidad irracional de hacer daño

La maledicencia alimenta el odio y la envidia; lesiona las virtudes de la justicia y la caridad.

El diccionario de la Real Academia Española define maledicencia como la acción o hábito de hablar con mordacidad en perjuicio de alguien, denigrándolo; es decir, es la mala costumbre de murmurar, de maldecir, de emitir juicios negativos para hacerle mal al prójimo.

El Catecismo católico es aún más preciso y define como maledicencia: cuando sin razón objetivamente válida, se habla de otro con el fin de difamarlo o burlarse de él...; y agrega: “el respeto por la reputación de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra susceptible de causarles un daño injusto”.

En griego, diábolos o diablo, etimológicamente significa: divide, lanza a través de, o entre, para separar, desunir, crear inquina o desunión, atacar, acusar y calumniar. Con estas definiciones puedo inferir que la maledicencia y el diablo, se metieron en medio de las redes sociales de quienes las navegamos, porque allí, lo que más se lee es: odio, inmundicia y grosería.

Nuestra sociedad parece enferma... se volvió contestataria en las calles, sitios de trabajo y hasta en los hogares. Una excusa es que estamos muy indignados por el sufrimiento y el dolor que ha producido tanta barbarie; pero tengamos en cuenta que el rencor nos mete en un agujero negro lleno de maledicencia e irrespeto.

Gritadera, peladas de dientes, injurias, improperios, patanería, repuestas delirantes y sin reflexión, es lo que practica la cadena de “odiadores” que te esperan cuando se te ocurre escribir u opinar sobre cualquier cosa.

Es mejor controlar la bilis, la mente y la mordacidad de la lengua cuando la dejamos suelta..., la abierta forma como nos maltratamos los colombianos en todos los escenarios de la vida diaria, no educará a nuestros hijos ni descendientes.

Con tanta grosería e irrespeto, la fuerza maligna oculta detrás de las redes sociales y del internet, se alimenta del veneno, que quiere inocular esa fuerza perversa desde la mente del provocador, estimulado por su egoísmo, el miedo, o su interés personal, que no admite nada distinto a lo que él piensa como verdad, o peor aún, a lo que se le ocurre decir porque sí.

Nos comunicamos bramando y vociferando; con atropello y ruido destruimos el honor del prójimo, olvidando que el honor es el testimonio social dado a la dignidad humana y cada persona posee un derecho natural de su nombre, a su reputación y respeto.

Poco nos importa acabar con cualquier individuo y más cuando representa algo; al camorrista lo embriaga la envidia y su propia incompetencia lo hace responder, denigrar y ofender, antes que dialogar.

Sin darnos cuenta nos subimos en un ring donde no existen reglas; alimentamos nuestras rabias y rivalidades contra quien se nos venga en gana y es permitido hacerlo; no aparece autoridad moral, ética o judicial que restrinjan el tamaño de la ofensa, la calumnia, o la injuria; como irracionales todo vale y eso le está haciendo mucho daño a los colombianos, que se contaminan con tanta vulgaridad.

¿Qué hacemos?: En cierta ocasión, un querido almirante de la marina colombiana, nos refería a Sócrates antes de iniciar su análisis en el centro de operaciones de la fuerza naval; nos recordaba una sencilla regla que puede ayudarnos a amarrar la lengua conectándola al cerebro...

Un joven discípulo de Sócrates llega a casa de él y le dice:

—Escucha, maestro. Un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…

— ¡Espera! —lo interrumpe Sócrates— ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

-—¿Las tres rejas?

—Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

—No. Lo oí comentar a unos vecinos.

-—Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme ¿es bueno para alguien?

— No, en realidad, no. Al contrario…

— ¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

—A decir verdad, no.

—Entonces —dijo el sabio sonriendo—- si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido...

La mayor tentación de la lengua es la maledicencia que estimula a murmurar y denigrar de cualquiera con alevosía y sin límites; los juicios negativos o equivocados que a menudo hacemos de alguien, van en perjuicio del prójimo y de uno mismo. Seguramente que en eso, todos hemos errado.

No podemos seguir con el mal hábito de hablar con mordacidad en perjuicio de alguien, denigrándolo sin razón objetivamente válida: ¡eso es terrible! Escuchar antes que responder, enriquece hasta nuestro propio punto de vista.

Hay que ponerle freno a nuestra tentación por la ofensa: usemos las tres rejas, practicando la verdad, la bondad y revisando la necesidad irracional de hacer daño; practicar las tres rejas nos llenaría de esa infinita fuerza que todos los colombianos necesitamos para relacionarnos mejor, a través de normas, el respeto, la tolerancia y una justa solidaridad, alejados de la novelería, las mentiras y los chismes.

Publicada originalmente el 16 de noviembre de 2017

 

-Publicidad-
0
1458
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Señor presidente: desactive la bomba de tiempo...!

¡Ni uribistas, ni petristas!

¡Ni uribistas, ni petristas!

Alcalde, o alcaldesa...

Alcalde, o alcaldesa...

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Quién es el que más ha asesinado?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

¿Por qué asesinan tanto en Colombia?

Esclavos por la Paz...

Esclavos por la Paz...

Un primer año y un bicentenario...

Un primer año y un bicentenario...

¡Calgary: we have a problem!

¡Calgary: we have a problem!