Las propuestas de Petro, entre el populismo y la demagogia

De acuerdo con esta mirada, los planes del candidato en temas de salud, educación, tierras y petróleo estarían fundamentadas en ganarse el favor popular

Por: Rafael García Cifuentes
abril 30, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las propuestas de Petro, entre el populismo y la demagogia
Foto: Twitter @PetroGustavo

Empezaré por definir qué es populismo y demagogia, muy utilizadas en la tarima por el candidato Petro.

El populismo lo define la Real Academia de la Lengua como la tendencia política que pretende atraerse a las clases populares.

Y en ese orden de ideas, el populismo puede ser de izquierda o derecha según como se le quiera ver y de quien lo promueva. De todas formas, en ambos casos, y como lo diría el escritor y académico Michael Ignatieff, ofrecen soluciones falsas a problemas reales. Incluso, como lo diría Mario Grondona: "el populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica”.

Weber ligaba el populismo a la demagogia y decía "la entrega al carisma del profeta, del caudillo no ocurre porque lo mande la costumbre o la norma legal, sino porque los hombres creen en él. Y él mismo, si no es un mezquino advenedizo efímero y presuntuoso, ‘vive para su obra’. Pero es a su persona y a sus cualidades a las que se entrega el discipulado, el séquito, el partido".

La demagogia es entonces definida también por la RAE como la práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular, es la degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Miremos algunas de las propuestas del candidato, las cuales son populistas y demagógicas.

Salud

Con la Ley 100 de 1993 creada por Luis Fernando Ramírez (exministro de trabajo) y Juan Luis Londoño (exministro de salud), ambos del gobierno de César Gaviria Trujillo, se organizó el sistema pensional y de salud que estaba a cargo del extinto Instituto de los Seguros Sociales.

Relataba lo siguiente el diario El Tiempo en su edición del 26/07/1996: “los pagos de mercancía que nunca llega, la desaparición de materiales y equipos, las compras innecesarias o la firma de contratos con grandes sobrecostos, han sido prácticas comunes en el Instituto de Seguros Sociales (ISS)”. Como se ve, la corrupción en el Seguro Social era rampante y la cobertura no alcanzaba a superar el 30% de la población.

Ahora bien, la Ley 100 llegó a corregir esos errores, pero con el paso del tiempo la corrupción pasó del sector público al privado, y en consecuencia las pérdidas económicas por desfalcos al Fosyga han sido grandes y los afectados han sido los pacientes.

Así pues, una reforma integral al sistema de salud debe optar por eliminar la intermediación, sin eliminar la competencia público-privada y esto es lo que él candidato Petro no cumple. Él plantea eliminar las EPS (algo que considero necesario), pero su tesis de fondo es el fortalecimiento de lo público con destrucción de lo privado, aumentando los impuestos para estas, haciendo que la competencia sea difícil. Es decir, podríamos tener a escalas mayores falta de insumos médicos, inflación y más desempleo en el sector salud.

Todo lo anterior, sin contar con que Nicolás Petro, el hijo del candidato Gustavo Petro, en un tuit del mes de abril dijo que todos los que se quedaran sin empleo al acabar las EPS pasarían a trabajar con el Estado, aumentando así la carga burocrática estatal, siguiendo los pasos de un sistema económico fracasado, como el sistema socialista.

Educación

El desarrollo y la riqueza de un país está en su gente, eso lo aprendieron los países europeos y Japón luego de la Segunda Guerra Mundial. Estos países entendieron que había que invertir en la gente para poder salir adelante, es entonces cuando surgen hipótesis que entre más profesionales tengamos el país se desarrollaría más. Y es ahí donde viene los peros a esta tesis, y es que a la luz de la economía no es tan cierta y que para que esta se pueda dar se debe buscar la forma para sostenerla.

En Europa la educación y la salud es gratis, pero los europeos para poder lograr esto atravesaron experimentos económicos luego de la II gran guerra. Algunos países como Islandia y Suecia experimentaron con un sistema socialista de forma temporal, aumentaron la carga burocrática del estado (múltiples empleos estatales), garantizaron todo tipo de derechos y otorgaron salud y educación gratis para todos, pero en la década de los 70 hasta comienzos de los 90 del siglo pasado la crisis económica era insostenible, tenían muchos profesionales pero sus países no avanzaban. Vieron entonces que el socialismo no era la solución y a partir de ahí en Europa surgieron las socialdemócracias (un híbrido entre estado social de derecho y el capitalismo). Noruega, Suecia y Dinamarca son los principales países referentes de esta.

En algunos de estos países al ver que a los empleados se les descontaba hasta un 35% del salario y el IVA era de un 25%, resolvieron que para poder sostener y financiar los derechos fundamentales había que permitir la economía de libre mercado, incrementar los impuestos a los ciudadanos, impulsar la creación de empresa privada con impuestos bajos —o por lo menos son más bajos que en nuestra economía latinoamericana— y esto les ha funcionado. Les permite tener un nivel educativo alto y un buen sistema de salud, reflejado en un buen nivel de vida.

En cambio aquellos países que garantizaron educación y salud gratis para todos, pero que no permitieron la economía de libre mercado sino que la estatizaron toda o casi toda como Cuba y Venezuela, en el caso latinoamericano, hoy por hoy tienen más profesionales pero pobres y sus países están estancados o rezagados.

El candidato Petro propone educación y salud gratis para todos, pero con impuestos bajos para las personas y altos para empresas, esto va muy en contravia al éxito de las socialdemócracias europeas y muchas veces a mayor cantidad de profesionales es menor la calidad en la educación.

Con él en la presidencia tendríamos fuga de profesionales a otros países, mayor desempleo y salarios más bajos con una inflación cada vez más alta.

Tierras

El candidato propone "comprar" latifundios improductivos, pero lo visto en estos días y lo dicho por él mismo en el Valle del Cauca es una muestra de cómo será el candidato si llega a ser presidente. La compra forzada no es otra cosa sino una forma de expropiar "o me vendes o te lo quito". La expropiación es entonces una forma legal que tiene el Estado para recuperar predios que estén en manos de particulares y que sean de interés nacional.

Las formas de expropiación avaladas por la Constitución son la judicial o la administrativa y se usan cuando el Estado está interesado en determinados predios. En ambos casos ocurre una negociación o intención de compra previa, si el dueño no acepta vender (porque sus predios son productivos por ejemplo) y los predios son de interés nacional se procede a expropiar.

Colombia tiene 114.174.800 hectáreas en sus 1.141.748 km2, esto según el Censo Nacional Agropecuario de 2015 y unos 59.9 millones de hectáreas. De esas ciento catorce millones son hectáreas de bosque, lo que corresponde al 52.2 % de todo el país y 42.8 millones son para uso agropecuario, y de estas 34.4 millones son para pastos y unos 8 millones aproximadamente son para uso agrícola.

Para el 2015 había unos 21 millones de bovinos en todo el país según el mismo censo y se estimó que una vaca necesitaba de 1 hectárea de tierra para el pastaje.

En Colombia la proporción es de 1.5 a 1.8 vacas por hectárea y la mayoría están en minifundios y microfundios (53.8%) (menos de 50 hectáreas). Si bien se necesita una mayor cantidad de hectáreas para los cultivos, hay que quitar tierras a los ganaderos y para poder disminuir la cantidad de hectáreas necesarias para el pastaje por cada vaca se requiere tecnificar aún más el campo.

Y es ahí donde la propuesta de Petro no tiene ningún sustento porque al poner impuestos altos a las empresas no habrá empresa ni grande ni pequeña que pueda crear, producir o transportar alimentos con una alta carga proteínica con el fin de mejorar el engorde y así utilizar menor cantidad de tierra. Es decir los costos de producción se incrementarían.

Es claro que con lo anunciado por Petro en el Valle del Cauca, de pretender expropiar predios a los cultivadores de Caña, la va a emprender también contra con los latifundistas ganaderos, disminuyendo así la producción de carne y de leche, tal y como sucedió en Venezuela.

Se me olvidó mencionar que por costos elevados de producción se fueron ya 3 empresas grandes del país que daban empleo a 1.500 personas como Mondelez (la que fabrica las galletas club social), Bayer (aspirineta) y la Compañía Colombiana Automotriz. Y que empresas como Industrias Ramo están haciendo la crema de Chocorramo en Canadá.

Seguramente, si Petro es presidente el éxodo masivo de empresas en todas las áreas será cuestión de meses, habrá desempleo en grandes proporciones y el país estará en quiebra en cuestión de nada.

Por supuesto que Colombia necesita una reforma rural de fondo, pero esta reforma no puede ir en contravía del desarrollo del país.

Petróleo y Ecopetrol

Sí bien es cierto también que debemos cambiar nuestra dependencia del petróleo por energías más amigables con el medio ambiente, la propuesta de Petro es inconveniente por la siguiente razón.

En el año 2015 se celebró en París la cumbre climática mundial llamada COP21, allí se determinó por primera vez que el carro era la primera fuente de contaminación y cerca de 180 países del mundo se comprometieron a no dejar que la temperatura del planeta subiera por encima de 2 grados, si sube por encima de estos estaríamos en un punto de no retorno. Aún así el COP21 dejó cosas interesantes como por ejemplo que los gobiernos deben desestimular el uso y la compra de carro particular para que la gente migre hacia servicios público de transporte eficientes, y también que los países industrializados se comprometieron en financiar a los países en vías de desarrollo para que estos desarrollaran tecnologías amigables con el medioambiente.

A nivel mundial, los países más productores y exportadores de petróleo plantean dejar de depender del petróleo, usar otros medios alternativos y potenciar otras áreas de la economía como el turismo, como lo están haciendo en Dubai por ejemplo, pero este cambio lo están haciendo de manera progresiva y en no menos de 20 años.

Incluso Noruega aun sigue buscando petróleo.

Es aquí donde entro con la propuesta de Petro, ya es conocido lo que hizo el candidato cuando fue alcalde de Bogotá al poner a una empresa de agua a recoger la basura de la ciudad sin tener experiencia y de un momento a otro. Pues bien, el candidato propone convertir a Ecopetrol en una empresa vendedora de paneles solares, un negocio con un alto riesgo de pérdida. De hecho, tres de las multinacionales más grandes del mundo como Verengo Solar, SunEdison de Estados Unidos y SolarWorld de Alemania se quebraron en el año 2017.

Si una persona es accionista en Ecopetrol, de un momento a otro le notifican que la empresa ya no va a vender o extraer más petróleo sino que va a vender paneles solares y esa persona sensata sabe que no se ha hecho un plan estructurado ni programático de cómo se hará el cambio (por lo menos que haya un plan piloto para saber si la idea funciona o no) y aparte de eso sabe que tres grandes empresas a nivel mundial se quebraron, lo más lógico es que pretenda vender a precio de huevo sus acciones con tal de salir rápido de una empresa con un futuro incierto y recuperar una parte de su inversión. Esto generaría un pánico en las cotizaciones en bolsa, Ecopetrol perdería reputación en los mercados mundiales, y en poco tiempo estaría quebrada.

Si es cierto que tenemos que hacer el cambio a otras energías limpias porque las reservas de petróleo que tenemos nos alcanzan solo para 6 años, pero se debe hacer de manera responsable y no experimentando. Se debe hacer de manera programática, pero conociendo al candidato Petro lo hará cuando él diga.

Con Petro de presidente seguramente en unos pocos años tendremos que entrar a importar carne, leche, petróleo y demás productos con unos costos elevados para el consumidor. Esto se vuelve también un problema de salud pública.

¿De dónde sacará el candidato tanto dinero para pagar todo esto?

Me faltó mencionar subsidios a carros eléctricos, impresoras 3d para la industria metalúrgica, etc, etc, etc.

Y la respuesta que él ha dado es eliminar las exenciones de renta, es decir tomar el dinero de los pensionados en los fondos privados.

Impuestos al capital extranjero y finalmente impuestos altos a empresas y con el tiempo a las personas naturales incumpliendo así una de sus promesas de gobierno la de no subir impuestos a los estratos medios y bajos.

Finalizo con esto. ¿Por qué no podemos ser como Ecuador, Argentina o Uruguay? Se preguntan los seguidores del candidato Petro. Hay que decir que estos han sobrevivido al populismo de sus dirigentes gracias a estos factores: en Ecuador el dólar protegió la economía de ese país; en Uruguay la competitividad es alta y es de las mejores en la región, Mujica por ejemplo permitió seguir con el libre mercado, y Argentina en este momento está atravesando una crisis fiscal importante por las medidas económicas adoptadas por el kirchnerismo.

-.
0
5511
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Gustavo Petro y su revolución política

Gustavo Petro y su revolución política

Nota Ciudadana

"Petristas, practiquen la decencia que su líder promueve"

Preguntas incómodas y respuestas inesperadas de Duque y Petro

Preguntas incómodas y respuestas inesperadas de Duque y Petro

Nota Ciudadana
El fenómeno Petro

El fenómeno Petro