Las novelas de un futuro cercano

Seguramente en ellas abundarán referencias del tipo “la conocí antes del primer confinamiento” y “nuestras interacciones eran más virtuales que presenciales”

Por: Carlos David Martínez Ramírez
enero 21, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las novelas de un futuro cercano
Foto: Pixabay

Tal vez es muy arriesgado intentar inferir cómo se percibirán los tiempos que vivimos actualmente en el futuro, incluso en uno cercano. También es complejo tratar de explicar cómo se experimenta por la mayoría de las personas la complejidad del miedo por causas biológicas y económicas. De cualquier manera, así sea por entretenimiento o elucubración artística podemos imaginar algunas variables que serán recurrentes en la literatura para referenciar esta época.

En el ámbito de la hermenéutica, el tiempo y los hechos permitirán juzgar si esta fue la época de una transición hacia políticas más dictatoriales (descaradamente o con un halo de benevolencia) o hacia políticas más centradas en el cuidado de la salud y de la vida.

En el campo artístico, remembrando a Oscar Wilde y su genial frase que reza que lo único distribuido en el mundo con justicia es el dolor, es altamente probable que se avecine una ola de realismo-trágico, quizás con novelas que relaten el impacto del desempleo, la incertidumbre del rebusque en épocas de confinamientos, la tristeza de perder un ser querido con limitaciones para los rituales que suelen tranquilizar el alma y el cuerpo, o cerrar ciclos, como podrían afirmar algunos psicólogos.

En cuestiones de salud, tendremos “nuevos” “gordos” que no lograron incorporar hábitos saludables en términos alimenticios o cardiovasculares, aunque también tendremos personas que mejoraron sus hábitos al comer más saludablemente en casa. Es posible que esto lleve a la actualización de estereotipos frente a la estética de la gordura y la delgadez. De cualquier manera, se acentuará la idea (cierta, por demás) de que la obesidad hace más altamente probable el desarrollo o el empeoramiento de otras enfermedades.

Estoy convencido de que muchos debates sobre el impacto de la virtualidad en los medios convencionales colombianos han sido muy superficiales, aunque en el campo académico ya se puede encontrar abundante investigación sobre temas relacionados en campos como el de la salud, la psicología de las organizaciones, la administración, el derecho laboral, entre otros.

Es algo que ya he discutido en otras columnas, pero, básicamente, creo que hay superficialidad cuando se señala, equivocadamente, a la virtualidad como la causa de los problemas que realmente se relacionan con la inequidad; también percibo superficialidad en las columnas que señalan cierto “odio” a la virtualidad por parte de las élites ricas.

De cualquier manera, sin querer limitarme por mis ideas, creo que en las novelas de un futuro cercano abundarán referencias del tipo: “la conocí antes del primer confinamiento”, “nuestras interacciones eran más virtuales que presenciales”, “nunca nos conocimos por fuera de un chat digital”; y, quienes vivimos estos tiempos con relativa lucidez, entenderemos que se está haciendo referencia al paso de la segunda a la tercera década del siglo XXI y que se está describiendo situaciones de modo o lugar familiares o que se insinúa la naturaleza de una relación social.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los negocios que tienen al Tino viviendo como un rey

Los negocios que tienen al Tino viviendo como un rey

Nota Ciudadana
La vacuna contra el coronavirus: un bien público global

La vacuna contra el coronavirus: un bien público global

Lina Moreno de Uribe rompe su silencio

Lina Moreno de Uribe rompe su silencio

Nota Ciudadana
Al toser o estornudar, boca y nariz me debo tapar

Al toser o estornudar, boca y nariz me debo tapar