Las mujeres Misak tienen mucho que pintar

Con una llamativa exposición que llega a Bogotá Julieth Morales sorprende y pone a pensar sobe las mujeres indígenas cuya voz poco se ha oído.

Por:
octubre 11, 2020
Las mujeres Misak tienen mucho que pintar

Muchas artistas indígenas trabajan desde sus entornos rurales produciendo arte, pero con pocas o nulas posibilidades de ser parte de exposiciones en museos de arte contemporáneo. El caso de Julieth Morales es uno de los pocos que ha entrado en este ámbito y además con una propuesta crítica sobre el género y la identidad indígena.

Autoretrato 2019/Hombre misak disfrazado de señorita 2017

“Mi proceso académico como artista me ha llevado a la conclusión de que no cumplo con las condiciones sociales y políticas de una “buena mujer misak””. Comenta Julieth en el marco de la Conmemoración del día internacional de los pueblos indígenas de este año. Esto ha hecho que su obra sea una forma de reconocerse como “nueva mujer indígena”; buscando también despertar las voces de sus compañeras misak con preguntas sobre el género y la identidad indígena.

Egresada de la universidad del Cauca ha vivido entre el resguardo de Guambia y la ciudad de Popayán y desde 2008 su nombre ha resonado en espacios expositivos como el Salón regional de Popayán y el espacio El Dorado, donde ha tenido su más reciente exposición en el marco de la Feria ArtBo del 2019.  Uno de sus trabajos más importantes, Resistencia (2018) cuestiona fuertemente las tradiciones indígenas que determinan que es “ser mujer misak”. Allí, por medio de un trabajo colectivo con mujeres de su comunidad recrearon la danza del matrimonio (en la que por medio de un baile se mide la resistencia de la mujer), poniendo sobre la mesa la pregunta por los contextos en que la mujer indígena debe “resistir”.

Resistencia, 2018. Fotografía. por: Espacio el Dorado.

En la historia del arte del país se han posicionado artistas indígenas como el pintor Carlos Jacanamijoy o nombres mucho más recientes como el del pintor inga Kindi llajtu. En esta historia tampoco encontramos muchas mujeres y actualmente se encuentran nombres como el de Eliana Muchachasoy (kamentsa) o Tirsa Chindoy (inga-kamentsa). Sin embargo, muchas de ellas campesinas e indígenas han sido apreciadas como artesanas y sus obras se han vuelto parte del folklor del país, pero nunca parte de las discusiones del arte contemporáneo.

El trabajo de Julieth no solo estaría cuestionando las normas de género dentro de la complejidad del mundo indígena sino además estaría rompiendo con la idea de que el arte indígena es siempre aquel que no es nacional y que además no es el que mejor representa al país internacionalmente.

-.
0
1400
La receta del mejor ajiaco de Bogotá para no quebrarse con la papa por las nubes

La receta del mejor ajiaco de Bogotá para no quebrarse con la papa por las nubes

Dramática protesta contra el Alcalde de Cali mientras arranca nueva revocatoria

Dramática protesta contra el Alcalde de Cali mientras arranca nueva revocatoria

Los dueños de las estrellas de la selección Colombia

Los dueños de las estrellas de la selección Colombia

Lavrov:

Lavrov: "Si depende de Rusia, no habrá guerra"

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus