Las vueltas de Armando Benedetti: de las drogas y el periodismo a un cuestionado super elector

Benedetti llegó al Pacto Histórico con un pasado de rehabilitación, uribismo, el santismo y una investigación por enriquecimiento ilícito en la Corte Suprema

Por:
julio 30, 2021
Las vueltas de Armando Benedetti: de las drogas y el periodismo a un cuestionado super elector

Quienes conocieron a Armando Benedetti mientras estudiaba Comunicación Social en la Universidad Javeriana podrían excusarse de pensar que era una persona destinada a malos rumbos o algo peor. Era un joven parrandero, que necesitaba de estimulantes para despertarse y sedantes para dormir. Había sido obligado a casarse con su novia de entonces tras dejarla embarazada, y estaba gravemente afectado en su carrera.

Pero pocos años después, y luego de un duro proceso de rehabilitación que pagó su mamá, inició una carrera pública que lo ha convertido en un gran elector de opinión y una figura definitiva para la conformación del Pacto Histórico. Ha dado mil vueltas empezando como un liberal salido de la burocracia estatal, y terminando como una voz ruidosa contra quienes fueron en un momento sus aliados.

Primero se concentró en el periodismo que estudió en la universidad: fue coordinador de Telecaribe en Bogotá antes de graduarse, trabajó en las secciones política e internacional de El Tiempo, y luego como uno de los primeros periodistas elegidos por María Elvira Samper y María Isabel Rueda para el noticiero QAP. Iba muy bien como reportero político, un interés que había traído de las campañas que hacía con su padre, Armando Benedetti Jimeno, quien siempre se quemó pero no dejó de ser uno de los políticos más importantes de Barranquilla.

Armando Benedetti Jimeno fue uno de los grandes “cacaos” de Barranquilla y llegó a ser ministro de Comunicaciones de Ernesto Samper

Esas correrías, la cercanía con los políticos en su cubrimiento periodístico y las tertulias de grandes líderes en la casa paterna le activaron el gusanillo de la política, pero empezó con una dilatada carrera en entidades públicas. Fue asesor de la Asamblea Nacional Constituyente, vicepresidente de Ecosalud y secretario general del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte.

Finalmente se lanzó en 1997 al Concejo de Bogotá, en una lista liberal donde la segunda era Luz María Zapata, la futura esposa de Germán Vargas Lleras. En un período en el Concejo, consiguió aprobar un acuerdo, sin duda inspirado por su historia personal, para dar talleres en los colegios públicos destinados a la prevención de las adicciones al cigarrillo, alcohol y drogas. Hizo contactos con varios concejales como Samuel Arrieta, y se presentó al Congreso apoyando al candidato oficial Horacio Serpa en vez de al disidente Álvaro Uribe.

Al llegar a la Cámara de Representantes por Bogotá en 2002, volcó su apoyo al nuevo presidente. Aunque criticó el referendo de 2003, se convirtió en uno de los más entusiastas simpatizantes del gobierno de Uribe, siendo uno de los autores del estatuto antiterrorista que dio origen al proceso de Justicia y Paz. Hizo parte con Roy Barreras y Juan Manuel Santos del equipo que creó el Partido de la U. Con ese nuevo aval, saltó al Senado en 2006.

La cercanía de Benedetti con Uribe se tornó en una distancia fría con la elección de Juan Manuel Santos en 2010 y la fractura entre ambos presidentes.

Se ratificó como uno de los senadores consentidos de Uribe, siendo una de las voces más fuertes de la discusión del referendo para permitir su segunda reelección. Su habilidad para manejar los medios y las nacientes redes sociales como Twitter lo hizo una figura pública capaz de canalizar votos de opinión, y en 2010 no solo repitió curul, sino que como presidente del Senado le impuso la banda presidencial a su amigo de luchas políticas, Juan Manuel Santos.

La fractura entre Santos y Uribe puso a Armando Benedetti del lado del santismo, trabajando además en la defensa de grupos vulnerables con leyes como la regulación de la eutanasia y la unión marital de hecho para parejas del mismo sexo. Se convirtió en un ruidoso defensor de las negociaciones de paz con las Farc, y fue uno de los ponentes del plebiscito para ratificar el acuerdo de la Habana, así como del acto legislativo para implementarlo.

Fue uno de los líderes de la U hasta que una movida del entonces presidente del partido, Aurelio Iragorri, terminó provocando una fractura irreconciliable tras la posesión de Iván Duque. Iragorri ofreció incluir al partido en la coalición de gobierno, algo que rechazaron tanto Bendetti como Barreras. La bancada votó a favor y empezaron dos años de una separación cada vez más marcada hasta que finalmente, en 2020, uno de los fundadores de la U fue expulsado de la colectividad. Se declaró independiente y empezó un acercamiento muy marcado con Gustavo Petro.

La independencia acercó a Benedetti con Gustavo Petro y el Pacto Histórico, de quienes se ha convertido en uno de los más fuertes defensores en redes sociales.

A pesar de este brillo en la política, tres sombras muy oscuras penden sobre Armando Benedetti. De la primera ha conseguido salir indemne, cuando el fiscal Néstor Humberto Martínez compulsó copias a la Corte Suprema de Justicia, luego de que el contratista Federico Gaviria lo mencionara en su indagatoria en el grupo de "los buldóceres" involucrados en el escándalo de Odebrecht. Otto Bula indicó que no había oído mencionar este grupo ni al senador. Otra investigación por presuntos apoyos paramilitares fue fallada a su favor.

La que sí lo ha puesto contra las cuerdas es una que adelanta la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Cristina Lombana. Benedetti enfrenta una acusación de enriquecimiento ilícito por más de 3000 millones de pesos entre 2002 y 2018. El próximo 5 de agosto, el senador deberá responder en ampliación de indagatoria cómo adquirió varios inmuebles y a quién destinó envíos millonarios de dinero al exterior. Benedetti ha alegado que los ingresos de dinero se deben a recursos de reposición de votos y préstamos bancarios, mientras que los giros que también involucran a la miembro de su UTL Elsy Pinzón serían para mantener a uno de sus hijos en Europa.

Estas investigaciones y las dudas sobre sus apoyos pasados pesan contra Benedetti, que no ha querido tomar el camino de su amigo y aliado Roy Barreras para lanzarse a la presidencia. Ha sonado como posible candidato vicepresidencial de Petro, pero al barranquillero le suena más la idea de disputar con Gustavo Bolívar la cabeza de la lista unificada del Pacto Histórico al Senado en 2022.

De ser así, los 74.000 votos que arrastró en 2018 a la U podrían ayudar al sueño petrista de conseguir 55 senadores de izquierda. Pero antes, Armando Benedetti tendrá que demostrarle a los escépticos petristas que es una voz alternativa, además de ruidosa, y capaz de reconocer sus quejas de renovación siendo uno de los senadores más reconocidos y polémicos de los últimos 20 años.

-.
0
11700
Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

Doña Segunda, la reina del 'Fritanga Fest' en la Plaza del 12 de Octubre

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Todo lo que usted necesita saber de Juanes en un libro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus