Lecciones de Polonia para Sincelejo y toda Colombia

"Hay una gran responsabilidad del gobierno, pero quien quiere aprender lo hace con una poderosa convicción, a veces en contra de los pronósticos"

Por: FELIX ANDRES PATERNINA ORDOÑEZ
octubre 06, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lecciones de Polonia para Sincelejo y toda Colombia
Foto: Jose Bossa - CC BY-SA 4.0

A finales del siglo XVIII, Polonia había perdido su delimitación como país: había sido invadida por los imperios austrohúngaro, ruso y el reino prusiano. Por ende, sus fronteras habían sido borradas. Los polacos se encontraron bajo el dominio de sus no muy amistosos vecinos y ahora invasores: rusos, al este y alemanes, al oeste. Por mucho tiempo se mantuvieron bajo esa descontenta realidad, con sentimientos nacionalistas que posteriormente motivaron la recuperación de su nación. Entonces, iniciaron varias revueltas, muchas de ellas de manera sangrienta que no sirvieron de a mucho por la inferioridad militar y la persecución constante hacia sus líderes que impedía una organización y levantamiento sólidos en contra de sus opresores.

Tras las sangrientas jornadas transcurridas en el siglo XIX, muchos polacos consideraron infructuosos sus intentos, más bien perdidos, condenados al fracaso usando la vía militar. Así pues, idearon un movimiento denominado Positivismo Polaco, un plan para la recuperación paulatina de su país y un movimiento patriótico anónimo, “subversivo” y “tenebroso”, basado en desarrollo de las mentes creativas de su población, fundamentadas en potencializar el pensamiento de su población y el conocimiento científico. Todo esto se hacía a expensas de sus invasores y opresores, en escuelas y centros ocultos, donde iban a recibir lecciones aquellos que creían en la libertad por una vía que implicaba paciencia pero que sentaría las bases de su independencia.

Científicos como la polaca Marie Curie, premio nobel de física y química y descubridora del elemento radio (tan importante en el tratamiento actual contra el cáncer), hicieron parte de este movimiento, cuya base era el sentimiento patriótico de recuperar su país. Fue una vía lenta pero que trajo sus frutos: la educación y fomento de la creatividad a través de las libertades individuales e independencia de criterio.

Ahora bien, vámonos al otro lado del atlántico: Colombia, tan necesitada del radio de Marie Curie para acabar su cáncer, ese que nos ha invadido a través de los años en sucesivos enfrentamientos (que en principio se mostraron ideológicos, liberales y conservadores en el frente nacional peleándose con poca o casi nada tolerancia de ideas) y que después fueron tomando otra forma basada en una falta de creatividad, el narcotráfico y la corrupción. El famoso científico Albert Einstein citaba aquella tolerancia como una condición necesaria para una sociedad creativa, ni lo uno ni lo otro hemos obtenido.

Sin embargo, no todo está perdido si apelamos a un movimiento “Positivismo Colombiano”, con un panorama mucho más favorable que el de Polonia, fomentando las bases de nuestro desarrollo mediante la educación y con las garantías propias del gobierno para brindar las oportunidades que los talentos de poblaciones vulnerables necesitan. Así dejaremos de depender económicamente del Estado para crear una economía dinámica sólida y solo así aquellos municipios como Sincelejo tendrían igual número de empresarios y científicos que de aspirantes a cargos de elección popular, y no sería la alcaldía la mayor empresa del municipio, sino una más del conglomerado económico y comercial de la región.

Según una reciente publicación de Fitch Ratings, agencia internacional de calificación crediticia, Sincelejo lidera las ciudades que más dependen del Estado, triste realidad capaz de solventarse en las palabras del científico británico J.J. Thomson, inventor del electrón: “la cura del desempleo no saldrá de los parlamentos, sino de los laboratorios”.

A los sincelejanos una enseñanzas: hay una gran responsabilidad del gobierno, pero quien quiere aprender lo hace con una poderosa convicción, a veces en contra de los pronósticos. Desde luego, este camino se facilita si el Estado brinda todas las garantías para ello, por eso los esfuerzos deben ser combinados: el Estado brinda y la población acoge con voluntad y esfuerzo.

-.
0
101
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Asesinada docente en Sincelejo (Sucre)

Asesinada docente en Sincelejo (Sucre)

La primera persona vacunada en Colombia

La primera persona vacunada en Colombia

Nota Ciudadana
¡Por ahí no que nos roban!

¡Por ahí no que nos roban!

Nota Ciudadana
Carta abierta al alcalde de Sincelejo, Jacobo Quessep

Carta abierta al alcalde de Sincelejo, Jacobo Quessep