Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Las dos monjas del 20 de julio que deslumbraron con su ropa a los alemanes

Confecciones Miquelina, dirigida por las hermanas adoratrices Rosaura Patiño y Esther Castaño recibió dos premios en Alemania

Por:
Marzo 20, 2017
Las dos monjas del 20 de julio que deslumbraron con su ropa a los alemanes

La superiora provincial de la comunidad de las Adoratrices, Rosaura Patiño, viajó a Alemania a recibir dos premios en reconocimiento a algo que las hermanas han construido con esmero durante años: la empresa de confecciones Miquelina y especialmente a las buenas condiciones laborales y económicas que les ofrecen a sus 250 empleadas, la mayoría de ellas mujeres en dificultades y a las 550 que capacita cada año.

El origen de Miquelina se remonta a 1992, cuando el inglés Nick Brown conoció a la Madre Esther Castaño Mejía, superiora de las hermanas adoratrices, en lo que él describe como un “divino accidente”. Nick viajó a Bogotá buscando las condiciones de llovizna continua de los andes colombianos para probar su nuevo material a prueba de agua, Nikwax Analogy, y estaba indagando por pequeños proveedores de confección cuando conoció a la Madre Esther y su programa social. En conjunto, crearon la primera chaqueta Páramo, y de allí nació una relación, que se alineó exitosamente con los objetivos sociales y comerciales que ambos perseguían.

La Madre Esther Castaño, había recibido en los años 80s en donación unos lotes en el barrio comunero Juan José Rondón, cuando el padre Saturnino Sepúlveda creador de las Empresas Comunitarias Integrales, decidió abandonar su proyecto ante el rechazo de la población que lo consideraban “socialista”. Las hermanas Adoratrices asumieron el proyecto, y reagruparon a las mujeres que llegaron al barrio vinculándolas a su programa de Promoción Integral de la Mujer. Veinte mujeres de dicho programa deciden formar el Grupo Femenino Miquelina (en honor de la fundadora de las Adoratrices, Santa María Micaela), y la Madre Esther consigue dotarlas con unas máquinas de coser de segunda mano. Este grupo es el origen de la “Cooperativa Multiactiva Miquelina” que buscaba otorgar una oportunidad digna de trabajo a las mujeres explotadas que llegaban desplazadas a la capital a causa de la violencia.

Nick Brown confió en las madres Adoratrices y su Cooperativa Miquelina, y consiguió que Páramo les prestará/donará en 1997 USD 150.000, que la Madre Esther utilizó para comprar más maquinaria, mantener suficiente inventario y organizar apropiadamente la Fundación Creaciones Miquelina. La alta funcionalidad técnica característica de las prendas de Páramo, se trasladó a sus procesos de manufactura y Miquelina tuvo que establecer unos procesos de calidad que le permitieron en 2002 obtener la certificación ISO 9001.

 El pasado mes de febrero, con el soporte de la organización Caritas de Alemania, y el Ministerio Alemán para el Desarrollo y Cooperación Económica, la superiora Rosaura Patiño, recibió en Friburgo el Premio del Festival Mundología por el cuidado de la vida, y en Munich, la Certificación en Comercio Justo de la Organización Mundial de Comercio Justo (WFTO), en reconocimiento por ser una empresa que aplica métodos y relaciones equilibradas en las condiciones de trabajo, los salarios, el medio ambiente, y que está en contra del trabajo infantil, la esclavitud y la explotación indebida de la mujer. El presidente de WFTO indicó en la premiación “en el sector de confección, es muy común la fragante violación de los derechos humanos y laborales en los países productivos, que muchas veces enfrentan significativos retos en términos de desarrollo sostenible. La larga relación entre Miquelina y Páramo es un admirable ejemplo que muestra como el desarrollo de la economía y productos de calidad, pueden ir de la mano con justicia social y desarrollo humano”. Desde enero de este año, los productos fabricados en Miquelnia tendrán la marca WFTO Primer-Comprador.

Creaciones Miquelina exporta mensualmente 6.000 prendas y el año pasado logró ventas por US$ 2,4 millones. En sus talleres, que han sido renovados, cuenta con maquinaría asistida por computador. Su principal cliente continúa siendo la marca inglesa Paramo, a quién le produce el 80% de las prendas que ofrece a la venta para las épocas de frío y los deportes de alto riesgo y alpinismo, las prendas son elaboradas con telas especiales desarrolladas por fabricantes colombianos, y tratadas con materiales enviados desde Inglaterra, lo que las hace que sean totalmente impermeables. Inglaterra representa el 85% de la producción de las plantas que las hermanas Adoratrices tienen en los barrios Veinte de Julio y Juan José Rondón, en Bogotá, y recientemente en Pereira. El 15% restante lo producen para el mercado nacional con uniformes institucionales con la marca Qcamello, uniformes escolares con la marca Quiz, ropa deportiva marca VIP y productos de lencería con la marca Micaela Bordados.

 

Publicidad
0
3861
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El efecto de la mermelada en 20 de los congresistas que se posesionan

El efecto de la mermelada en 20 de los congresistas que se posesionan

Estos son los parlamentarios favorecidos por la Casa de Nariño a la hora de asignarles millonarios recursos para invertir en sus regiones con los que multiplicaron sus votos.
Un congreso para alquilar balcón

Un congreso para alquilar balcón

Nuevos protagonistas y debates calientes.
Feria de la productividad para víctimas del conflicto armado

Feria de la productividad para víctimas del conflicto armado

Será el domingo 8 de noviembre con rueda de negocios y muestra empresarial en el 20 de julio
Esa tal independencia no existe.

Esa tal independencia no existe.

Los colombiamos dependemos del Tío Sam