La violencia nos parió

"El Estado social de derecho en Colombia, antes de ser garante de derechos, es una estructura conformada por instituciones que se fundamentan en la fuerza"

Por: vladimir velasquez giraldo
septiembre 14, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La violencia nos parió
Foto: Las2Orillas / Leonel Cordero

¿Quiénes son los vándalos? Un pueblo del norte de Europa que tuvo lugar en el siglo VI, que se asentó en el norte de África impidiendo el flujo de la ruta comercial de cereal hacia Italia (capital), y que contribuyó a la caída de Roma gracias al coraje y resistencia de sus habitantes. Además, más allá de poseer una estrategia militar como sus enemigos, se consolidó desde el ataque individual y despiadado, fue hijo de la guerra y denominado como bárbaro; es decir, que no poseía las dotes de la cultura y la filosofía romana y griega.

El término perduró en el tiempo y mutó con otras lenguas. De España llegó a América y en la actualidad se usa para denominar a los salvajes, seres “irracionales” que no se encuentran dentro de las márgenes del statu quo. Ha sido un pueblo (como los incas y los aztecas) que no pasó a la historia como héroe sino como villano, no fueron hijos de Europa: la bella doncella de la cual Zeus se enamoró. Quien no pertenece a la línea sanguínea de roma y Grecia es por lo tanto incivilizado e incapaz de argumentar y racionalizar su conducta.

Existe un proverbio africano rescatado por Eduardo Galeano que dice: Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando al cazador. De modo que, en la historia oficial, muchos no cupieron dentro del estereotipo de héroes y murieron creyendo que lo fueron. Los vándalos han sido leones carentes de historiadores: ¿la historia es por ella misma o tiene intereses particulares?

La etimología de la violencia casualmente viene del latín violentia, que a su vez proviene del prefijo vis que significa fuerza y de la palabra olentus que significa abundancia. En la construcción lingüística, los romanos denominaron la violencia como la abundancia de fuerza, aquel que actúa con mucha fuerza. En lógica se deduce que la fuerza no es por sí misma, sino que se enfrenta a una resistencia o reacciona a una fuerza contraria, en física clásica esta es la tercera ley de newton: si un cuerpo ejerce acción sobre otro habrá una acción igual y en sentido contrario. Las civilizaciones y las sociedades por supuesto no funcionan de la misma manera que las leyes físicas (no sin decir que estén inmersas en ellas) los individuos se podrían asimilar a partículas que defienden y descubren su existencia gracias a los otros, de una manera compleja, dada por la conciencia, la razón.

Si la violencia es fuerza y la fuerza transgrede, la pregunta es: ¿existe una violencia legítima o superior a otra?, ¿la violencia está inmersa en la naturaleza humana?, ¿la violencia es la misma o tiene diferentes matices? La selección natural de Darwin hizo un análisis del comportamiento animal, llegando a la conclusión de que el ser que no se adapta al entorno en el que está inmerso tiende a desaparecer. Un postulado que dio pie al positivismo científico y gran parte al sistema productivo actual.

Ahora bien, ¿la violencia es un efecto de la supervivencia?, ¿o es un comportamiento humano? Las civilizaciones antiguas (chinos, griegos, romanos, egipcios e indios) han demostrado que cada pueblo desde su posición desarrolló conocimiento en las diferentes disciplinas como el arte y la filosofía, pero sobre todo (unas más que otras) centraron sus avances en la racionalización de la violencia, se justifica la guerra.

La vida y la muerte confluyen constantemente, la transformación es inherente a los procesos químicos, físicos y sociales del mundo. La célula en su individualidad muta para formar parte de un organismo complejo y de la misma manera los seres humanos se agrupan para crear los medios necesarios que permiten su existencia y permanencia en el planeta.

La forma del Estado ha prevalecido gracias a estructuras corporales e ideológicas que se regulan por sí mismas. Para que un determinado grupo social se mantenga necesita fuerza y ella es la violencia. En nombre de las causas nobles se ha violentado de distintas maneras en el mundo, religiones como el cristianismo, imperios como el romano o el pueblo de Esparta en Grecia son protagonistas de comportamientos violentos envueltos de principios que se excusan en la moral y en la ética.

Nicolas de Maquiavelo por ejemplo justifica el poder del Estado lejos de las leyes divinas, de hecho, es consciente que para que un grupo social determinado se mantenga es necesaria la fuerza que representa en sí mismo el Estado. Carlos Marx en el libro La ideología alemana expresa que la guerra es la mejor forma de comercio y que la economía de los pueblos fluye constantemente gracias a ella. Sí, la guerra, expresión máxima de la violencia donde los códigos éticos se anulan y los instintos animales se apoderan de los seres humanos quienes constantemente intentan diferenciarse del reino animal.

La historia la cuentan los ganadores y la violencia legítima les pertenece. El Estado social de derecho en Colombia, antes de ser garante de derechos, es una estructura conformada por las instituciones económicas que se fundamentan en la fuerza. Johan Galtung, sociólogo noruego, analiza la violencia contemporánea como un fenómeno que atraviesa a la población desde todos los aspectos, realiza un esquema triangular donde expone tres tipos de formas en las que se conforma el aparato estatal: la violencia cultural, estructural y directa. Las primeras dos son invisibles y la tercera es la agresión física en toda su magnitud. ¿Por qué son invisibles? Porque hacen parte de la cotidianidad sin que los habitantes se percaten de ella, los medios de comunicación transmiten en promedio mil imágenes de asesinatos, crímenes, violaciones, balazos en la televisión.

Culturalmente se consume violencia, una de las razones fundamentales de agresión es cuando se niegan las posibilidades del desarrollo: acceso al alimento, trabajo y educación. Galtung denomina violencia estructural, la cual da paso a la violencia directa, aquella se observa día a día en las calles de América Latina. La pobreza en todos los sentidos es violencia, es invisible porque está arraigada en la cultura y cuando pasa de ser estructural a directa el Estado la deslegitima, la confronta y simbólicamente le da un tinte de vandálica.

¿Quiénes son los vándalos? El lector tiene la respuesta.

* Un texto en homenaje a Julieth Ramírez, asesinada en Suba en medio de las manifestaciones de la semana pasada.

-.
0
802
Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus