La vida de un navegante llamado Álvaro Mutis

Fue locutor, relacionista público, dobló películas, estuvo en prisión y fue el primer lector de las novelas de García Márquez.

Por:
Septiembre 23, 2013
La vida de un navegante llamado Álvaro Mutis

Fue locutor, dobló películas, relacionista público, se casó tres veces, estuvo en prisión y el primer lector de las novelas de García Márquez. Murió el 22 de septiembre de 2013 en México.

– En su árbol genealógico se encuentra el sabio José Celestino Mutis, hermano del tatatarabuelo del escritor.

– Por casualidad nació en Bogotá el 25 de agosto de 1923.

– Santiago Mutis Dávila, padre del escritor, desde muy joven perteneció a la diplomacia colombiana, incluso fue secretario privado de dos presidentes de la República.

– Cuando el escritor tenía dos años su padre fue nombrado en un cargo diplomático en Bruselas, lugar donde transcurrió su infancia

– Los viajes de Bruselas a Buenaventura en barco, fueron los que inspiraron la línea naviera de su obra.

– Su papá murió de manera temprana a la edad de 33 años. El futuro escritor tan solo tenía nueve años.

– En el bachillerato fue alumno del poeta Eduardo Carranza

– Curiosamente Mutis nunca se graduó del colegio

– Sus primeros versos fueron publicados en el suplemento literario del periódico La Razón.

– Por su contundente voz, en el año 1942 fue llamado a trabajar en la emisora Nuevo Mundo (hoy Caracol Radio) tenía 18 años.

– Después de conocer a su entrañable amigo Álvaro Castaño Castillo, ayuda a funda la emisora HJKC, donde haría reseñas de libros y crítica de cine. El gran torrente de su voz se convirtió en la identificación de la estación radial “¡Esta es la emisora HJCK, el mundo en Bogotá. Una emisora para la inmensa minoría!” reza el eslogan.

– Se casó tres veces: a los 19 años  con Mireya Durán, con quien tuvo tres hijos: María Cristina, Santiago y Jorge Manuel;  Años después con María Luz Montané, fruto de esa unión nacería su hija María Teresa; Y finalmente, tiempo después de llegar a México, con la catalana Carmen Miracle Feliú, quien acababa de enviudar y tenía una hija a la que acogió como suya el escritor.

mutis

Álvaro Mutis, Fernando Botero y Gabriel García Márquez .
Foto El Espectador

– En 1948 publicó su primer libro La balanza, escrito junto  a Carlos Patiño Roselli, pero desafortunadamente las llamas del bogotazo se llevaron las letras de aquel trabajo.

– Su personalidad arrolladora y su costosa vida lo llevaron a buscar trabajos mejor remunerados, así se convirtió en el jefe de publicidad de la Compañía Colombiana de Seguros.

– La fama de gran creativo lo llevó a las filas publicitarias de Bavaria.

– Un día le avisó a sus amigos que necesitaba un trabajo para darle la vuelta al mundo, como un llamado premonitorio lo llamaron de la compañía de combustibles Esso Colombia, donde llegó como jefe de relaciones públicas. No solo le dio la vuelta al mundo una vez, sus amigos dicen que lo hizo en 17 oportunidades.

– Algunos dineros de la Esso, encargados para realizar negocios en el exterior, los invirtió en los proyectos de varios amigos de la Cultura. Tal vez su inconsciente lo llevó a gastarse varios millones de la compañía en cenas y fiestas para intelectuales y gente de la cultura. Todo ello le costó su cargo, una demanda por derrochador y el refugio en México.

– Alvaro Castaño Castillo lo ayudó a huir del país, era el año 1956.

– Un tiempo después de llegar a Ciudad de México fue capturado por la Interpol. Pasó 16 meses preso en la cárcel de Lecumberri, lugar de dónde se inspiraría su primera gran obra literaria El Diario de Lecumberri

– Mucho tiempo antes, en 1948, Gonzalo Mallarino le había presentado al escritor Gabriel García Márquez, con quien estrecharía su relación en el país de las rancheras y el boom del cine latinoamericano.

– En México logró conseguir trabajo en la Columbia Picture como promotor de los enlatados americanos. Lo hizo durante 23 años, allí se jubiló.

IMAGEN-13020786-2

En la celebración hace algunas semanas de su cumpleaños número 90.
Foto Archivo particular

– Para vender los productos, varias veces participó en el doblaje de películas. De hecho su voz aparece como la del narrador de la serie Los Intocables.

– Sus versos los escribió a mano pero sus editores cuentan que era casi que ilegible. Sus novelas las redactó en una máquina de escribir marca Smith Corona.

– En 1986 publica La Nieve del Almirante, la primera novela con la que inicia la saga de Maqroll el Gaviero

– Maqroll El Gaviero fue el personaje literario que le dio vida a la mayor parte de sus trabajos. Curiosamente nunca realizó una descripción física del personaje.

– La antología de Maqroll el Gaviero contiene los siguientes trabajos en su orden: La Nieve del Almirante, Ilona llega con la lluvia, Un bel morir, La última escala del Tramp Steamer, Amirbar, Abdul Bashur / soñador de navíos y Tríptico de mar y tierra.

– Su novela La mansión de Araucaima fue llevada al cine por Carlos Mayolo, mientras Ilona llega con la lluvia fue llevada a la pantalla grande por Sergio Cabrera.

– Su amistad con Gabriel García Márquez fue tan íntima que el primer manuscrito de Cien Años de Soledad fue leído por él. De ahí en adelante se convirtió en el primer lector de los manuscritos del Nobel. Incluso, el propio Gabo cuenta que en un día de tragos sustrajo del apartamento de Mutis una pintura original de Botero, Mutis se dio cuenta pero nunca dijo nada.

– Fue merecedor de una veintena de premios y homenajes en el mundo entero, entre los más importantes se encuentran: El Premio Cervantes, el premio Príncipe de Asturias, el premio Reina Sofía, el Médicis Étranger y la Orden de Caballero en Francia.

– Su último deseo era que sus cenizas fueran esparcidas en el río Coello, ubicado en el occidente del Tolima, lugar que influyó en lo que los expertos llaman su mayor talento, el de poeta.

Publicidad
0
1199
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cuando el periodista Jorge Cura estuvo cerca de morir en un arroyo de Barranquilla

Cuando el periodista Jorge Cura estuvo cerca de morir en un arroyo de Barranquilla

Los emprendedores que cambiarán la vida en Latinoamérica

Los emprendedores que cambiarán la vida en Latinoamérica

Las malditas fiestas electrónicas con las que israelitas prostituían colombianas

Las malditas fiestas electrónicas con las que israelitas prostituían colombianas

VIDEO “En Amagá, mi pueblo, eramos muy ricos porque no teníamos nada”

VIDEO “En Amagá, mi pueblo, eramos muy ricos porque no teníamos nada”