La vez que Ángelica Lozano hizo sentir importante a un estudiante provinciano

"Ella me dio una oportunidad cuando Bogotá todavía me causaba ansiedad y no estaba seguro de mis capacidades"

Por: Christian Manuel Castro Estupiñan.
julio 31, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La vez que Ángelica Lozano hizo sentir importante a un estudiante provinciano
Foto: Facebook @angelicalozanocorrea

En aquel entonces yo era un estudiante de derecho, provinciano y apasionado por la política. Hoy en día soy casi abogado, aún provinciano pero cada vez más bogotano y casi que completamente alejado de la política. Me ofrecí como voluntario para recoger firmas de la consulta anticorrupción y por cosas de la vida terminé colaborando en la campaña de Angélica al Senado. La última vez que la vi me regañó por intentar colarme a la fiesta de cumpleaños de Claudia. En mi defensa, no lo hice por voluntad propia, sino porque un amigo me invitó y dijo que podía ir. A pesar de ello, este corto espacio solo lo utilizaré para contar cuando Angélica Lozano me hizo sentir una persona importante.

Ya la había visto recoger firmas al sol y al agua, con un carisma arrollador y una paciencia inagotable para atender la infinidad de quejas y agravios de los ciudadanos. Ya la había observado en sus maratónicas jornadas de la campaña y el corre-corre en la oficina. Sin embargo, nunca había compartido un momento con ella, pues si bien yo estaba ahí porque creía en la causa y me gustaba la política, nunca pude acercarme a ella a venderme (políticamente hablando) como sí lo hacían un montón de jóvenes con aspiraciones y ganas de surgir como líderes. No obstante, un día me encomendaron el trabajo de ir al apartamento de Angélica a grabar un vídeo y lo que surgió de allí es algo que cuento con orgullo en reuniones con amigos y familiares.

Llegué a la casa de Angélica junto a otro muchacho de mi edad, también voluntario en la campaña. Entramos, la saludamos y nos dijo que tendríamos que esperar, pues primero atendería una entrevista de Univisión. Pasó la entrevista, grabamos nuestro vídeo y pensamos que la cosa acabaría allí, pero Angélica nos preguntó si ya habíamos almorzado. Le dijimos que no y de inmediato revisó en las ollas de su cocina si había algo para almorzar. Al ver que no había algo presentable para darnos, nos dijo que fuéramos a un restaurante cerca, que ella invitaba.

Salimos del apartamento y en las dos cuadras hasta el restaurante íbamos sorteando a transeúntes que querían tomarse un espacio para felicitarla por su trabajo o para hablar con ella. Emocionado al ver tanto afecto y apoyo, pensaba que estas eran las elecciones donde por fin las castas políticas tradicionales y corruptas, perderían. Yo caminaba entre contento y ansioso.

Llegamos al restaurante, nos sentamos y pedimos almuerzo. Aquí empezamos a hablar con Angélica del panorama político. Yo intenté darle mis lecturas más elaboradas sobre las elecciones y sobre lo que había que hacer para ganar. Me sorprendió que Lozano me tratara con total respeto intelectual, pues me daba sus opiniones sinceras, auténticas y no apelaba a esos lugares comunes a los que suelen tratar de ir los políticos cuando hablan con ciudadanos del común. Fue una charla completamente franca, donde Angélica me dio sus perspectivas sinceras sobre actores políticos e incluso me confesó cuestiones que vi como secretos ajenos al ciudadano de a pie.

Angélica no pudo terminar de almorzar, pues tenía que atender una reunión muy importante; así nos lo expresó. De esa manera, cuando pensé que mi experiencia había acabado, Lozano nos invitó a la reunión. Nosotros, dos jóvenes supremamente nerviosos y emocionados, sin saber qué era lo que nos esperaba o exactamente de qué trataba la reunión, dijimos que sí.

Llegamos al último piso de un edificio y entramos a una planta de oficinas que parecían las de Google. Se veían muchos jóvenes medio hipsters trabajando en medio de colores extravagantes, sillones pufs y computadores de alta gama. Movimiento para aquí y para allá. Se veía como si estuvieran haciendo cosas importantes. Sinceramente, yo aún no lo podía creer ni sabía dónde estaba; mis nervios eran latentes.

Entramos a una sala de juntas grande, con más o menos ocho personas esperándonos. Yo estaba muy nervioso y no sabía dónde mirar, pero Angélica nos presentó y todos nos saludaron de manera amable. Lozano nos indicó que nos sentáramos uno a cada lado de ella; yo me senté a su derecha. Todo en medio de una jovialidad iluminadora, bromeaba ante las personas importantes de al frente, que nosotros éramos sus asesores personales. Me sentí respaldado y el resto lo afronté con mucha confianza.

A los minutos llegó Juanita Goebertus, fórmula de Angélica para esas elecciones y empezó la reunión. Lo que vi no me parece prudente decirlo, eso lo reservo para las reuniones con mis amigos y familiares, pero sí puedo decir que se trataron temas muy importantes y necesarios para consolidar una campaña política a nivel nacional, aprendí muchísimas cosas al respecto. Angélica me dio esa oportunidad cuando Bogotá todavía me causaba ansiedad y no estaba seguro de mis capacidades.

Se acabó la reunión, Angélica se despidió con frases amorosas y yo me fui para mi casa, muy feliz y atesorando la experiencia. No volví a trabajar con ella, pues me dediqué a otras cosas alejadas de la política, pero en absoluto desentendidas del país. Más allá, siempre me quedó ese gran carácter humano de ella, que junto a su trabajo político correcto y honesto, me hacen sentir respeto y admiración. Los que me conocen, saben que no me caso con políticos y que fanático de ninguno soy; menos un propagandista. Pero ahora que la opinión pública y algunos sectores políticos pretenden acribillarla por su madrazo y su decisión de postergar su voto afirmativo a la eliminación de los gastos de representación, es importante contar que un día ella trató con respeto personal e intelectual a un estudiante insignificante para cualquier otro político y le invitó a participar de una reunión importante, que le enseñó muchísimo y en la cual no tenía por qué estar.

-.
0
801
El obispo con el que se obsesionaron las FARC hasta que lo mataron frente a su iglesia

El obispo con el que se obsesionaron las FARC hasta que lo mataron frente a su iglesia

La celebración paraca que se volvió costumbre en Medellín

La celebración paraca que se volvió costumbre en Medellín

Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus