‘La vendedora de rosas’ desnuda su soledad ante un cubano

El documental sonoro de Juan Carlos Roque recapitula la vida de Lady Tabares desde su condena de prisión domiciliaria

Por: Jesús Díaz Loyola
Agosto 03, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
‘La vendedora de rosas’ desnuda su soledad ante un cubano

El documental sonoro Lady Tabares: Amo mi soledad, del realizador cubano Juan Carlos Roque García, recapitula la vida de la colombiana Lady Tabares, que tocó la gloria como actriz en la película «La Vendedora de Rosas», de Víctor Gaviria, en 1998; y explaya su decepción cuando fue condenada a 26 años de cárcel, supuestamente implicada en la muerte de un taxista.

Leidy María Tabares (Medellín,1982) fue primero una comerciante informal que se lanzó a la fama como “Lady Tabares” por su participación como “actriz natural” en el papel protagónico del filme de Gaviria. Por su actuación obtuvo reconocimientos en prestigiosos festivales de cine internacionales y fue invitada especial a la edición de 1998 del Festival de Cine de Cannes en Francia.

Desde 2002, cuando se produjo el asesinato de Óscar Galvis, la vida de Lady Tabares se volvió un calvario sentimental y de de enfrentamientos con la justicia colombiana. Tenía 16 años cuando tocó la gloria en el cine y con 20 entró en la cárcel.

Tuvo fama y gloria. Pasó por varias cárceles del país. Vio el asesinato de su mejor amigo, Giovanni Quiróz, que protagonizó ‘el Zarco’ en la película, y presenció con su pequeño cuando acribillaron a balazos el padre de su hijo. Después de 12 años de cárcel se consideraba mujer aterrizada. Habla de Mónica, su personaje en la película que la dio a conocer, y de la que ya queda solo su recuerdo.

Tras 12 años de encarcelamiento, Lady cumple hoy su condena bajo régimen de prisión domiciliaria. Juan Carlos Roque estuvo frente a frente con ella, en su casa de Bello, en Medellín, y este fue el resultado:

Diecisiete años después de haber estado husmeando la historia de Tabares, Juan Carlos Roque (Güira de Melena, La Habana, 1960), nos entrega la historia de esta antioqueña que ahora tiene 32 años, y a quien conoció en 1998, en el Festival de Cine de San Sebastián, España.

Es un documento lleno de episodios ingratos y felices; un legado para la radio y la historia de los personajes de cine, pero sobre todo, es un documento sonoro por la causa de una mujer sin suerte.

El nuevo relato de Lady Tabares entrelaza las cruentas vivencias de la cárcel, los instintos por atentar contra su propia vida y la soledad que ahora vive en su reclusión domiciliaria

El autor de la historia, es un líder indiscutible en la red, domina el ciberespacio, desde el blog ‘El arte de hacer radio’, donde tiene colgadas sus realizaciones de más de 30 años de quehacer radiofónico entre América Latina y Europa.

Lady Tabares: Amo mi soledad ha recibido miles de visitas por el doble mérito de excelente realización y documento defensa de la justa causa de una mujer.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
10609

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Víctor Gaviria, un auténtico héroe nacional

Víctor Gaviria, un auténtico héroe nacional

Nota Ciudadana
Fátima Tabares, una mujer hambrienta de afecto

Fátima Tabares, una mujer hambrienta de afecto

Video: Encontraron a los siete sobrevivientes de la Vendedora de Rosas 20 años después

Video: Encontraron a los siete sobrevivientes de la Vendedora de Rosas 20 años después

Esta foto le costó la libertad a la vendedora de rosas

Esta foto le costó la libertad a la vendedora de rosas