La tragedia de la política colombiana: ¿entre izquierdas y derechas?

"No tenemos que seguir viendo las divisiones que la mala política estructura, sino construir una tragedia que nos sea funcional al país nacional"

Por: Juan Esteban Garzón López
marzo 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La tragedia de la política colombiana: ¿entre izquierdas y derechas?

Dicen algunos, pareciera que en Colombia se estuviera configurando un escenario político perfecto para que las antípodas correspondientes a la izquierda y derecha, tan viejas como la misma revolución, se instituyan como las únicas alternativas para las elecciones presidenciales de 2018.

Como es claro, y los libros de historia son testigo de ello, Colombia ha sido un país fragmentado, una sociedad divida. Desde independentistas y realistas, centralistas y federalistas, liberales y conservadores, no hemos podido salir de esas fuerzas dicotómicas que nos atrapan y sacan lo peor de nosotros: exclusión, violencia y mezquindad. Hoy, a esas fuerzas, le llaman izquierda y derecha...

En una suerte de tragedia, en el sentido nietzscheano, se ha convertido la historia republicana de Colombia. El "origen de la tragedia", grosso modo, surge de la mutua dependencia entre los espiritus apolíneo y dionisíaco. Así, las necesidades recíprocas de las clases dominantes han configurado nuestros habitus contrapuestos.

Desde ya hace 70 años, el caudillo Gaitán nos advertía de la división entre país político y país nacional, entre la oligarquía a la que la tragedia le es funcional y el pueblo, que en vez de ver sus intereses representados en los partidos políticos, representa en forma de lucha las tendencias dominates. No obstante, su voz, como la de otros grandes destructores y constructores de tragedias, como Luis Carlos Galán, fue vilmente silenciada.

Es de justicia que el país nacional entienda, más con los resultados de las consultas interpartidistas, que la división recíproca existente en Colombia no es entre izquierda y derecha. Al día de hoy, es transversal la ruptura palpable entre una clase política tradicional neoconservadora y un grupo político alternativo que convoca a las reformas necesarias para la transparencia, el progreso y la paz de Colombia.

Debemos dejar de ver la política como feroces leones y transmutar para que la política ante nosotros aparezca con ojos de niño. No tenemos que seguir viendo las divisiones que la mala política estructura, sino construir una tragedia que nos sea funcional al país nacional.

Una tragedia que se alimente de espíritus políticos del estancamiento y del progreso, sin importar anacrónicas categorías, es imperativa para vivir el momento político actual y construir una moral de progreso.

Comprender que hay sectores que han gobernado los últimos años, que sus maquinarias se hacen señas entre sí, y que lo único que les interesa a ambos —aunque se presenten diferentes— es no ser depuestos del bloque hegemónico de poder, permite que un sector alternativo levante, como un tridente, los trawlinges colores nacionales.

Que el amarillo demuestre la riqueza, no minera, sino productiva del progreso; que el azul, que representa los mares, ahora connote no solo su extensión, sino su transparencia también; y que el rojo, que tanto sufrimiento respesenta para el país, tome un contrasentido para la paz.

La nueva tragedia que nosotros debemos construir, y no dejar que se nos siga siendo impuesta, instituye una llamado a una coalición democrática para el progreso con justicia social, para la administración sin corrupción y para la paz en su máxima expresión. Un espíritu de unidad debe apoderarse del pueblo colombiano a ver, sí de una vez por todas, nos constituimos como una sólida y férrida nación de la que todos hagamos parte.

-.
0
1582
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Apague y vámonos

Apague y vámonos

Nota Ciudadana
Lo que vale el voto en Colombia

Lo que vale el voto en Colombia

Nota Ciudadana
Justicia Especial para la Paz: la venganza de las FARC

Justicia Especial para la Paz: la venganza de las FARC

Nota Ciudadana
Es necesario evitar que los antagonismos políticos se perpetuen en enfrentamientos militares

Es necesario evitar que los antagonismos políticos se perpetuen en enfrentamientos militares