Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

La tragedia de Chocolate, el primer actor negro en interpretar a Otelo

La obra de Shakespeare, que se estrenará este 21 de junio en el Teatro Colón, fue representada por blancos embadurnados de betún hasta que un payaso se atrevió

Por:
Junio 17, 2017
La tragedia de Chocolate, el primer actor negro en interpretar a Otelo

Rafael Padilla pasó su infancia viendo como los señores feudales para los que trabajaba su papá lo humillaban. Escapó, se fue a Francia y allí se ganaba la vida en un circo haciendo de salvaje, de caníbal. Los niños, después de la función, se le acercaban y le tocaban el rostro para comprobar que no tenía pintura en la cara, que era negro de verdad. George Foottit, un payaso experimentado, le propuso hacer un acto. Los niños se rieron. Era a primera vez que un negro se convertía en actor. Era el año 1900 y la gente en la provincia francesa hacia filas larguísimas para ver el prodigio. Se reían al ver como Foottit golpeaba al negro. Fueron tan buenos que el dueño del Circo Nuevo de París los contrató. Debutaron en 1902 y fue la locura. A Rafael Padilla le pusieron el nombre por el que se haría famoso: Chocolate. Los niños lo seguían, las prostitutas también. Se pasaba las noches en los casinos en donde gastaba todo lo que ganaba.

Un día Chocolate se cansó de los golpes que le daba Foottit. Se le metió en la cabeza que podía actuar en el gran teatro. Que mejor que Otelo, la historia de un moro negro que caía rendido ante los celos que le incendiaba su lugarteniente Yago. Se retiró del circo y firmó un contrato con un teatro de poca monta en París. Le pagarían por las entradas. Padilla empezó a estudiar la obra de Shakespeare, día y noche intentaba memorizarlo. Aprenderlo de memoria le restaba la inspiración que necesitaba para interpretarlo. En Paris nadie lo podía creer. ¿Cómo era posible que un negro, emigrado de Cuba, podía ser un actor Shekespereano? El 12 de julio de 1908 Chocolate debutó. El teatro se llenó. La mayoría de ellos eran sus fans del Nuevo Circo. Creían que iba a salir el escenario a hacer tonterías. Las mismas que lo consagraron como la primera estrella negra de la farandula francesa. Las pocas reseñas que hay de la época dejan claro que fue un desastre. Rafael Padilla con dificultad iba diciendo sus diálogos pero nadie entendía nada. La abucheada fue total. Nunca hubo una segunda función.

Rafael Padilla a partir de allí empezaría un descenso que lo terminaría llevando a la muerte. El juego y la bebida lo consumieron. Para la historia quedó el haber sido el primer actor negro en interpretar a Otelo. En esa época eran actores blancos que se teñía en rostro de negro con betún. Los negros estaban proscritos. Ningún director era capaz de apostar, de darle la confianza a un negro para que recitara a Shakespeare. Chocolate fue el primero. Cuando murió, en 1921, abandonado y tísico nadie lo lloró. Solo los años vinieron a darle el justo reconocimiento. Mucho más que un payaso, Rafael Padilla fue el primer actor negro en interpretar a Shakespeare.

Publicidad
0
1404
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ahora que Gianluca no tiene plata, no es más que un viejo verde

Ahora que Gianluca no tiene plata, no es más que un viejo verde

Tras perder todo su dinero Vacchi deja de ser "sugar daddy" e ingresa en la categoría de “viejo pervertido”
El farsante italiano que sedujo a la reina colombiana Ariadna Gutiérrez

El farsante italiano que sedujo a la reina colombiana Ariadna Gutiérrez

En Instagram Gianluca Vacchi aparece como un millonario seductor, cuando lo cierto es que el efectivo con que cuenta es poco y debe 60 millones de euros
RCN y Fedeciclismo: los sepultureros de la Vuelta a Colombia

RCN y Fedeciclismo: los sepultureros de la Vuelta a Colombia

Desorganización, ausencia de control de doping, pésima transmisión por T.V, y competidores cuarentones contribuyeron a enterrar la competencia más querida del país
Feos, sucios y malos: lo que piensan los colombianos sobre los pobres

Feos, sucios y malos: lo que piensan los colombianos sobre los pobres

El literato Julián Parra le pone la lupa en este ensayo breve al odio de clase, imperante en la solapada y peligrosa élite colombiana