La riqueza del río Apaporis

Más de 2300 especies de flora y fauna convergen en la Amazonía colombiana y deslumbran a propios y extraños. Un paraíso captado en imágenes. FOTOS.

Por:
julio 28, 2019
La riqueza del río Apaporis

La expedición a uno de los lugares más recónditos de la Amazonía colombiana fue considerada todo un éxito. Bio Apaporis 2018 sorprendió a los investigadores con su riqueza natural, el buen estado de conservación y el impresionante número de registros biológicos que se obtuvieron en casi 20 días de trabajo. Incluso se trajeron nuevas especies para el país y para la ciencia y se logró complementar información que era escasa debido al difícil acceso a esta zona.

Investigadores del Instituto SINCHI se internaron en lo más profundo de la selva amazónica de Colombia y luego, en colaboración con expertos de diferentes instituciones nacionales e internacionales, documentaron 8114 registros biológicos e identificaron 2335 especies de flora y fauna, de las cuales 36 son posibles nuevas especies para la ciencia, 228 son registros nuevos para el país, 18 se encuentran en alguna categoría de amenaza y 62 son especies endémicas de Colombia.

La travesía se dio en la cuenca media y alta del río Apaporis, en la zona comprendida entre Dos Ríos (confluencia de los ríos Ajaju y Tunia), también conocida como Cerro de la Campana o Cerro Azul; y el sector de Jirijirimo y río Cananarí (departamento de Vaupés), bordeando los límites de los departamentos de Guaviare, Caquetá y Amazonas.

Río Apaporis en la Amazonía colombiana. Foto: Instituto SINCHI.

En la expedición también participaron como coinvestigadores habitantes de las comunidades indígenas de la zona, quienes con su conocimiento del territorio ayudaron para que los expertos trabajaran en zonas de difícil acceso y con características particulares —como sabanas naturales de arenas blancas, afloramientos rocosos y tepuyes enclavados en la Amazonía— a los que hubiera sido prácticamente imposible acceder sin su ayuda.

Detrás de una planta descubierta hace más de 70 años

Detrás del éxito de una expedición científica se encuentran cientos de dificultades y hazañas que los investigadores deben sortear pero que, finalmente, quedan olvidadas con la satisfacción que trae el ampliar el conocimiento sobre una especie o descubrir un animal o una planta que hasta el momento eran desconocidos por la ciencia.

El solo hecho de empezar el viaje por el río Apaporis ya era un desafío. “El río tiene muchos chorros o cascadas. Eso hace que su navegabilidad para grandes tramos sea muy limitada. De hecho tuvimos que sacar muchas veces nuestro equipaje, el mercado, los materiales y echarnos las embarcaciones al hombro hasta encontrar el lugar donde pudiéramos continuar con la navegación”, cuenta Dairon Cárdenas, coordinador científico de la expedición y líder de la parte botánica.

Bromelia(Brocchinia sp). Especie nueva para la ciencia. Foto: Instituto SINCHI.

 

Maracuyá silvestre (Passiflora spinosa). Foto: Instituto SINCHI.

El reto era enorme pero había mucha expectativa. Los únicos registros de flora que existían de la parte alta del río Apaporis eran de mediados de 1940, cuando Richard Evans Shcultes, biólogo estadounidense enviado por el gobierno norteamericano en búsqueda de árboles de caucho, recorrió esa zona durante varios años.

El científico extranjero hizo sus primeros registros en el cerro de la Campana, donde marcó miles de árboles de caucho que, más de 70 años después, fueron observados por los científicos de Bio Apaporis.

Cárdenas y quienes trabajaron en la parte botánica encontraron 1149 especies de flora, entre las que hay 10 especies nuevas para la ciencia, 226 nuevos registros para Colombia, 51 especies endémicas y 9 amenazadas. Además de esto, durante la expedición, el investigador colectó su ejemplar 50 000, correspondiente a una especie de zamia (Zamia jirijirimensis) descubierta por el estadounidense Schultes en el siglo pasado y que se encuentra en amenaza.

“Un día me tomé la tarea de caminar mucho y buscarla, ‘si él estuvo aquí y por acá  la colectó, por acá tiene que estar’. A las 2 de la tarde, ya muy agotados, encontré un ejemplar de la especie. Tomé fotografías, empecé a describirlo y luego busqué individuos que tuvieran flora o fruto”, recuerda Cárdenas.

Investigadores de la expedición Bio Apaporis. Foto: Instituto SINCHI.

Llevaba consigo muchas otras especies pero esta zamia era especial y quería que su registro 50 000 fuera icónico. Además es el único botánico colombiano en tener este récord en trabajo de campo en la Amazonía. El científico que le sigue se aproxima a los 23 000 registros y Cárdenas duda que lo alcance pues, dice entre risas, tienen casi la misma edad. “Todo ha sido producto de estar en una profesión que uno escogió por vocación y tener la fortuna de trabajar en la Amazonía, donde puedes hacer tu ejercicio como botánico de colectar por todas partes”.

Un trabajo para madrugadores

“Llegar a Cerro Campana fue lo más difícil, la única manera posible era en helicóptero. Pero ahí no acabó el desafío: en ese sitio no hay población. Primero tocó buscar agua, pero para ir a cualquier lugar había que abrir trochas en medio de un terreno pedregoso y con muchos huecos. Nos alimentamos de muchas nueces y de raciones de campaña (como las utilizadas por los militares)”, le comenta el ornitólogo Esteban Carrillo a Mongabay Latam.

Recuerda que a este cerro no pudieron llevar a las personas de las comunidades que les ayudaban a hacer el muestreo y no había guías conocedores. “Éramos nosotros solos en un sitio donde nunca llega nadie. Ahí estuvimos una semana”, dice.

El investigador también recuerda cómo para acceder a los tepuyes de Cerro Morroco tuvieron que hacerlo desde abajo, subiendo por las escaleras que los indígenas, que les servían de guías y ayudantes de campo, iban haciendo con los palos que encontraban en el camino. “Eran unos escarpes rocosos imposibles de escalar de otra forma”.

Galbula leucogastra. Foto: Instituto SINCHI.

Hirundinea ferruginea. Foto: Instituto SINCHI.

Una vez superados estos obstáculos, lo que Carrillo encontró lo sorprendió. “Registramos una especie endémica, el colibrí de Chiribiquete que sólo había sido registrado en tepuyes más al sur y al oriente. Lo encontramos en Cerro Campana pero también puede estar asociado a Cerro Morroco y eso implica una ampliación de su distribución”, dice.

También encontraron un par de especies donde al menos la mitad de su distribución está exclusivamente en Colombia, en sectores muy cercanos  al área del escudo guayanés. Hallaron cerca de 15 especies bajo algún grado de amenaza de extinción, muchas de ellas importantes para la alimentación de las comunidades locales.

A partir de las observaciones, que empezaban desde las 5 de la mañana, Carrillo dice que pudieron registrar 25 especies que no habían sido documentadas en el área y varias de ellas son nuevos registros para el departamento de Vaupés. También encontraron una especie de tucán que no había sido registrada en Colombia desde hace mucho tiempo. “Se le veía en Venezuela y podría ser casi como una especie nueva para el país”, afirma.

El ornitólogo dice que el éxito que tuvo en el registro de aves se debió en gran medida a que Miguel Portura, un hombre de orígen tucano (indígena) muy reconocido como guía en el departamento de Vaupés, fue su coinvestigador y lo acompañó en la expedición. También contó con la ayuda de un indígena auxiliar de campo que estaba muy interesado en las aves.

Biólogos registran los datos de las especies colectadas durante el día. Foto: Instituto SINCHI.

La mayoría de pájaros se liberaban luego de atraparlos y en algunos casos, cuando la especie era rara, implicaba una ampliación de su distribución o podía tener efectos sobre procesos de conservación, era colectada. También se hicieron grabaciones que luego eran comparadas con colecciones de campo para poder identificar la especie.

*Artículo originalmente publicado en Mongabay con el título "La riqueza de Apaporis: más de 2300 especies de flora y fauna en la Amazonía colombiana | FOTOS"

-.
0
1567
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: Siguen los asesinatos a líderes sociales

Caricatura: Siguen los asesinatos a líderes sociales

Nota Ciudadana
Las 10 curiosidades que no sabe de Buga

Las 10 curiosidades que no sabe de Buga

¿Qué hay detrás de los taxis verdes en Medellín?

¿Qué hay detrás de los taxis verdes en Medellín?

Nota Ciudadana
¿Por qué somos un país de tercer mundo?

¿Por qué somos un país de tercer mundo?