La reinante desconfianza institucional

¿Cómo revertir la situación? Hacer las cosas bien es fundamental, además de tener un Estado eficiente que escuche y responda apropiadamente

Por: JUAN FELIPE PERTUZ SOCARRAS
mayo 02, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La reinante desconfianza institucional

La desconfianza como pauta se ha venido imponiendo en la sociedad colombiana desde hace varias décadas, creando ciudadanos que les interesa muy poco lo que sucede en el desarrollo del país. Esta crisis ha generado una profunda apatía hacia las normas existentes y sobre todo a quienes las promulgan; situación que ya se ve reflejada en el actuar de los colombianos. Para poner un ejemplo, en tan solo cuatro días del mes de enero en TransMilenio se impusieron cerca de 570 comparendos por comportamientos contrarios a la ley, y gran parte de estos se deben al irrespeto a la autoridad. Si uno se va por todo el país, las consecuencias generadas por la desconfianza son casi que infinitas.

Las principales mediciones sobre la percepción ciudadana ponen de manifiesto esta angustiosa situación. Según Latinobarometro, al preguntar a las personas sobre la confianza que tienen en el sistema de judicial del país, el 39,5% dijo no tener ningún tipo de confianza. Esto claramente se ve reflejado en la indiferencia para usar el sistema judicial colombiano, solo por mencionar algunos casos, es evidente por qué las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar no denuncian a sus agresores, o muchas veces las personas no denuncian casos de corrupción. Hay una triste correlación que muestra cómo la gente no se defiende, aun cuando sus derechos se ven vulnerados, dado que no confían en que sus problemas sean solucionados.

La desconfianza institucional es la razón principal para no querer participar en la política, el 59,7% de las personas manifiesta no tener ningún tipo de confianza hacia los partidos políticos, los cuales deberían ser los medios por excelencia para la realización de ideales políticos. Aquí la situación va por doble vía, no queremos participar en política por desconfianza, pero tampoco confiamos en quienes toman las decisiones. Entonces, ¿cómo cambiamos las cosas?

Claramente la solución al problema de la desconfianza institucional se encuentra en generar un Estado eficiente que escuche a los ciudadanos y responda apropiadamente a los problemas que existen. Seguramente lo anterior lo habrán escuchado un centenar de veces desde todas las orillas políticas. Generar confianza parte de hacer las cosas bien, es fundamental preparar a los ciudadanos para que sus actuaciones en el ámbito de lo público y lo privado sean en los mayores estándares éticos y académicos posibles.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
181

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus