La regla y la excepción

La priorización para vacunarse contra el COVID-19 en Colombia sigue siendo objeto de discusión. Una mirada al respecto

Por: Silvio E. Avendaño C
febrero 24, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La regla y la excepción

Me maravillo con aquello de “la regla confirma la excepción”, porque si la regla tiene validez entonces “la ley es para los de ruana”. Por ende, los primeros que se debían vacunar son los de los estratos bajos, pero, como la regla confirma la excepción, los primeros que se vacunan son los privilegiados, pues ellos no hacen cola.

No sé si por la mala leche de la tradición, espero que se haga visible el cartel de la vacunagate, dado que según la costumbre no sería raro un cartel más como él de la droga, de los pañales, de la leche… Y me viene a la memoria la urbanidad de Carreño en "ceder el paso a las personas por edad, dignidad y gobierno”. Así, siguiendo la civilidad, la vacuna tendrá prioridad para los mayores de edad. Pero ha sucedido, no recuerdo dónde, que unas mujeres, de dos quinces, se disfrazan de ancianas para que las inyectaran. De esta manera, las féminas que se caracterizan por negarse los años en tiempos de pandemia se aumentan los almanaques.

Asimismo, la vacuna contra el COVID-19 se debe aplicar a las personas que se caracterizan por la dignidad. Cuando un personaje pone en reemplazo a su hijo, algunos rumores suelen decir que tienen dignidad porque se lo ganó por el esfuerzo de su papá. Aunque, pensándolo bien, la vacuna debe aplicarse a aquellos que se definen por la acción de gobernar y, en caso concreto, los senadores. Sería injusto que dejaran de percibir sus treinta y cuatro millones de pesos, en caso de morir por no tener defensas. Además, el populacho entiende que las vacunas deben aplicarse a los más altos gobernantes que son quienes conducen la nave de la democracia por estos tiempos procelosos.

Mas la cuestión es la astucia para convertirme en excepción de la regla. Y los astutos se preguntan: ¿cómo puedo vender mi cupo? Pero es fácil, ya que en la cédula de ciudadanía aparezco con una figura desastrosa, gracias a la Registraduría. Aunque pensándolo bien, el derecho a la vacuna debe tener prelación “porque cómo es posible que yo siendo el alcalde, gobernador o burócrata no pueda privilegiar a mi mamá, a mi hermana, a mi amante”.

Pero no sé por qué me preocupo por estas cosas, dado que las vacunas no son millones, son pocas. A lo que hay que añadir que yo no tengo ni la edad, ni la dignidad, ni el gobierno para esperar un chuzón. Yo no soy la excepción. Además, ha crecido el miedo a la vacuna. Y es que si al aplicarme la vacuna me convierto en un murciélago dejaría de ser mártir para ser victimario. Lo mismo si al aplicarse la vacuna se altera el ADN, ¿podemos convertirnos en pangolín o afirmar la condición de lagartos? Por eso, por el temor, tengo ganas decir al vecino, cuando llegué la vacuna (si es que llega): “Vaya usted por mí”.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: Nueva cepa de coronavirus

Caricatura: Nueva cepa de coronavirus

Ocho laboratorios lideran la carrera por la vacuna contra el coronavirus

Ocho laboratorios lideran la carrera por la vacuna contra el coronavirus

Nota Ciudadana
Duque juega con la vida de los colombianos

Duque juega con la vida de los colombianos

Nota Ciudadana
La brecha entre el Primer y el Tercer Mundo también se refleja en el acceso a la vacuna contra el COVID-19

La brecha entre el Primer y el Tercer Mundo también se refleja en el acceso a la vacuna contra el COVID-19