La red de emisoras del Ejército que compite con RCN y Caracol

El coronel Javier Camargo lidera las 93 emisoras que fueron claves para acompañar secuestrados en los tiempos duros de la guerra e incluso desmovilizar guerrilleros

Por:
junio 27, 2022
La red de emisoras del Ejército que compite con RCN y Caracol

Con la canción Mejores días los militares enviaron mensajes a soldados secuestrados. Aquella canción que sonó millones de veces estaba cargada con un código morse oculto con el que les decían que pronto irían por ellos. Rescataron a algunos y otros se volaron motivados por aquella balada interpretada por artistas desconocidos que se volvió pegajosa y muy conocida en regiones apartadas y montañosas del país.

La operación militar, que se lanzó en 2.010, se llamó ‘El Código’. En su efectividad ayudó el publicista y hoy presidente para América Latina de la agencia DDB, Juan Carlos Ortiz. El código morse llegó a oídos de los secuestrados con facilidad porque usaron la poderosa red de emisoras del Ejército para hacer sonar la canción y porque en la mayoría de zonas selváticas el único dial que los radios pueden sintonizar es Colombia Estéreo como se llama la emisora de los militares. Hasta los guerrilleros escuchaban y cantaban la canción mientras que los experimentados soldados oían lo que su Ejército les decía: estaban cerca e irían por ellos.

En número de emisoras el Ejército Nacional es uno de los grupos radiales más poderosos. Le compite a RCN, de la familia Ardila Lülle, que tiene 123 emisoras y al Grupo español Prisa, dueño de Caracol Radio, que también cuenta con más de cien. El Ejército tiene 93 estaciones y van por más. El objetivo es ocupar todo el país, así lo dice el coronel Javier Camargo, jefe del comando de acción integral del Ejército, quien está a la cabeza del proyecto radial y de otros programas sociales que tiene el Ejército, como el circo de soldados artistas o el cine al parque o las jornadas de arreglo de calles y escuelas de los alejados municipios y veredas del país.

El coronel camargo, quien lleva 29 años vistiendo el camuflado y un par de ellos siendo el jefe del centenar de emisoras, cuenta desde la cabina de radio en Bogotá, puesta en la custodiada escuela de cadetes José María Córdova, que a parte de entretener a la audiencia y ser una ayuda para la población civil, las emisoras del Ejército también son proyectos tácticos militares. A través de la red radial, buscan disuadir a los guerrilleros y paramilitares para su desmovilización y la entrega de sus cabecillas a cambio de jugosas recompensas. También, como lo hicieron con la canción hace una docena de años, acompañaban a los secuestrados de aquellos tiempos de cruenta guerra con las extintas Farc, grupo que era el mayor secuestrador del país.

El coronel Javier Camargo, actual comandante del Comando de acción integral del Ejército, es quién coordina la red de emisoras de la institución y también los otros programas sociales de los militares. Foto: Leonel Cordero

Pero también, dice el alto militar, tienen el trabajo de hacer patria en todos los rincones del país a través de mensajes cargados de nacionalismo, más que todo en aquellos sitios que parecen y están olvidados por las administraciones políticas de turno donde los que realmente tienen el control e imponen su ley son los disidentes de las Farc, guerrilleros del ELN y algunos paracos en medio de la sangrienta guerra que se libra entre ellos por el control de dichos territorios invadidos de coca y minería ilegal.

Las historias que los desmovilizados le han contado al Coronel Camargo y que son repetitivas, hablan de tardes en sus campamentos, pegados a radios pequeños o a sus audífonos, escuchando la pegajosa y fiestera música de Colombia Stereo a escondidas de sus cabecillas, porque en mucho cambuches esta emisora está prohibida. Las cuñas que los soldados, convertidos en locutores y disc jockeys, van lanzando al aire en medio de la programación musical han convencido a varios de ellos. En muchos municipios muy alejados y montañas del país, como ocurre en casi todo Mitú, Colombia Stereo es la única emisora que se escucha en cualquier radio, punto a favor para el Ejército porque saben que sus mensajes sí o sí llegarán en algún momento.

El Ejército tiene en total 93 emisoras que llegan a los más recóndito del territorio nacional con las que buscan hacer patria alcanzado territorios que el Estado tiene olvidados. Foto: Leonel Cordero

Con tono de orgullo el coronel Camargo dice que a diferencia de las emisoras comerciales, sus oyentes son realmente fieles a Colombia Stereo. Lo argumenta con una explicación sencilla, dice que estas emisoras se sostienen de los recursos del Ejército, que no tienen espacios de propaganda ni entregan carros ni regalos ni mucho menos dinero para atraer audiencias. Sus oyentes se los han ganado a pulso y los escuchan por simple y mero gusto.

La más reciente emisora que el Ejército instaló fue en 2021 en la Isla de Providencia, isla que avanza lentamente en su recuperación tras el paso del huracán Iota en 2020, huracán que durante cinco días atravesando el Caribe por poco borra del mapa todas las casas de la turística isla.

La historia de las emisoras del Ejército comienza en el gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla. Por allá en el año 1954 se instaló la primera, querían hacer una emisora educativa que fuera la escuela para los niños campesinos que no tenían como eucarse. Pasaron cuarenta años para que el Ejército tuviera una decena de emisoras móviles, montadas en vehículos, las cuales eran ilegales. No contaban con permisos del ministerio de Comunicaciones para su uso y transmisión pero los ingenieros militares hacían llegar su señal a los radios de los ciudadanos en algunas regiones.

Hay lugares donde la única emisora que llega es la del Ejército, que acompaña a los campesinos y sirve de puente para ayudas sociales y humanitarias.

Fue el general Harold Bedoya, como comandante del Ejército, quien en 1.996 inició el proceso de legalización de sus emisoras rodantes. Logró la adjudicación legal de las primeras 25 que se instalaron en Bogotá, en un par de ciudades capitales y el resto en municipios pequeños y alejados del control central, como Orito en el Putumayo, Saravena en Arauca, Tierra Alta en Córdoba, Tibú en Norte de Santander. La expansión de las emisoras del Ejército llega después de 2015 cuando año tras año comienzan a llenar el país con su Colombia Stereo que cuenta con parrillas musicales atractivas, enganchadoras y diferentes, dependiendo la región en la cual estén.

Las casi cien emisoras del Ejército son manejadas, locutadas, producidas y dirigidas por militares de buena voz que se enamoran del oficio de informar. Por ejemplo la de Bogotá la dirige el sargento viceprimero Weimar Ricardo Córdoba quien siempre está acompañado de su mano derecha el también sargento viceprimero Victor Gutierrez Villamizar quien se encarga de la edición y producción radial.

 

En dos momentos del día, a las seis de la mañana y a la una de la tarde, durante dos horas, las 93 emisoras se enlazan para ser una sola y transmitir desde Bogotá su noticiero nacional. Más de 200 soldados hechos periodistas de oficio llevan noticias hasta donde alcancen sus antenas, que bien puede ser  la montaña más alta y la selva más alejada, buscando hacer patria e institucionalidad a punta de música, ayudas solidarias y mensajes persuasivos en sitios donde ni la patria ni la institucionalidad han podido llegar de manera presente.

-.
0
1400
El destruido consulado de Venezuela en Bogotá que el gobierno Petro debe reparar

El destruido consulado de Venezuela en Bogotá que el gobierno Petro debe reparar

Moda para todos los gustos en la posesión de Gustavo Petro

Moda para todos los gustos en la posesión de Gustavo Petro

La poderosa secretaria privada de Petro, Laura Sarabia

La poderosa secretaria privada de Petro, Laura Sarabia

La Francia Márquez que conocí cuando nadie sabía de ella, vuelta una rockstar en su posesión

La Francia Márquez que conocí cuando nadie sabía de ella, vuelta una rockstar en su posesión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus