Opinión

La “perra” que Estados Unidos necesita

No es raro ver partidarios de Trump con camisetas anti-Hillary que dicen “desaparezcamos a esa perra”; para su desilusión, el término ya no es solo referente de connotaciones negativas

Por:
septiembre 25, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Gracias a un colega, me topé con una maravillosa columna escrita en el New York Times el pasado 10 de septiembre por Andi Zeisler,  quien describía  cómo a lo largo de la actual campaña presidencial en los Estados Unidos, el término “perra” (bitch) se ha usado para señalar despectivamente a la candidata demócrata Hillary Clinton, obteniendo resultados completamente contrarios a los esperados.

La palabra se ha usado en el pasado para silenciar o criticar a las mujeres dominantes, fuertes, decididas; a las que no les importa el qué dirán y que saben que cuando se rompen estereotipos, se genera controversia; o a las que a pesar de las críticas y los rechazos siguen adelante con sus ideas y convicciones; o a esas que retan el statu quo para lograr los cambios necesarios para una sociedad más equitativa y equilibrada.

Y así lo han usado los seguidores del republicano Donald Trump, contendor de Clinton en las presidenciales. Por eso ya no es raro ver admiradores del candidato portando camisetas con frases como “desaparezcamos a esa perra” o jóvenes que no tienen problema en gritarle a viva voz “abajo la perra”.

Para su desilusión,  el término ya no es solo referente de connotaciones negativas. Al contrario. Hoy, muchas de las mujeres que se han atrevido a penetrar el mundo que antes era exclusivamente de los hombres en el trabajo, en los deportes, en los círculos políticos y científicos —por mencionar solo algunos—, han sido en algún momento de sus carreras o a lo largo de ellas,  consideradas “perras”. Perras por tomar decisiones, por defender sus creencias, por influenciar a otros, o perseverar en sus objetivos, o por ocupar roles tradicionalmente  masculinos.

 

Perras por tomar decisiones, por defender sus creencias,
por influenciar a otros, o perseverar en sus objetivos,
o por ocupar roles tradicionalmente masculinos

 

Y los seguidores de Clinton lo saben. Quienes la apoyan lo hacen sabiendo que su carrera y su vida ha estado marcada por todas estas características. En vez de sentirse ofendidos por el uso del término, se expresan confiados en que esta mujer tiene todas las calificaciones adecuadas para lograr lo que se proponga con decisión y perseverancia. Saben que Hillary es una líder cuyo poder va mucho mas allá de los círculos privados, o de su hogar o su familia. Saben que a ella no le importa que sus actos no vayan acorde con las expectativas.

Y todo esto la hace una “perra”. Una “perra” ideal para su próximo trabajo.

 

 

-Publicidad-
0
1857
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El golazo de los cigarrillos electrónicos

El golazo de los cigarrillos electrónicos

De musas e inspiraciones

De musas e inspiraciones

De juicios y sentimientos

De juicios y sentimientos

Penetrando el NO

Penetrando el NO

Un tóxico 2018

Un tóxico 2018

Del dicho al hecho en acoso laboral

Del dicho al hecho en acoso laboral

Nobel a la era del #Metoo

Nobel a la era del #Metoo