La perla de Ospina en el debate de los aspirantes a la alcaldía de Cali

En medio de la discusión, olvidando que su padre perteneció al M-19, cuestionó la desmovilización de las Farc y fustigó a Alejandro Eder por haberse sentado con ellos

Por: Fernando Alexis Jiménez
septiembre 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La perla de Ospina en el debate de los aspirantes a la alcaldía de Cali
Foto: Twitter @JorgeIvanOspina

Los cuatro debates de los candidatos a la alcaldía de Cali evidencian algo que he venido preconizando y que ha levantado roncha: falta profundidad en las propuestas. El lenguaje en el que se comparten las iniciativas, a la cual más gaseoso, no llega a la amplia base de clase media y media baja que es, al fin de cuentas, la que acude juiciosamente a las urnas. Los ricos se quedan en casa viendo los comicios por televisión.

En el foro realizado en la Universidad Icesi, en acción conjunta con el sector académico, empresarial y medios de comunicación, se giró alrededor de dos temas fundamentales: la educación y la cultura. Un común denominador tuvo como ejes: frenar la corrupción, mejorar la calidad de la enseñanza pública y brindar mayor acceso para la educación.

Gustavo Prado recordó que en ese sector tan importante se han robado $371 mil millones, denuncias que son materia de investigación. Señal de alarma que permanecerá encendida hasta que se apliquen correctivos y que constituye uno de los grandes retos para quien ocupe el primer cargo del Municipio.

La perla del debate

La perla estuvo por cuenta del médico Jorge Iván Ospina, quien cuestionó la desmovilización y fustigó al candidato de los cacaos, Alejandro Eder, por haberse sentado con la otrora guerrilla de las Farc a concederle lo que llamó “un bulto de impunidad”. Parecía haciéndole el mandado Uribe.

Una intervención desafortunada, porque justamente su padre, Iván Marino Ospina, se enfrentó al ejército el 28 de agosto de 1985 en el barrio Los Cristales, infausta mañana cuando fue abatido mientras militaba en las filas del M-19. Tenía entonces 45 años.

Ospina estuvo en las Farc desde 1966 y fue, junto con Jaime Bateman, uno de los fundadores del eme, como se le conocía a la organización insurgente. Ellos defendieron unos ideales y lo hicieron con la fuerza de las ideas y de las armas.

Pero también fue Iván Marino Ospina quien, acompañado por Álvaro Fayad, miembro de la comandancia guerrillera, escuchó las propuestas de paz del presidente Belisario Betancur, en 1983. Ni a él y a los demás miembros del eme les disgustó, porque comenzaron a acariciar la idea de encontrar una salida política al conflicto que fuera acompañada de profundas transformaciones democráticas, o al menos, que produjera cambios sociales de significación.

De ahí que no se entiende que, en abril del 2014, Jorge Iván considerara que apostarle a los diálogos de paz constituía una estrategia del presidente Juan Manuel Santos para su reelección y que, en el debate de ayer, esgrimiera el mismo argumento pretendiendo deslegitimar a quienes participaron en el proceso.

Colombia no aguanta más guerra

Cincuenta años de guerra fueron suficientes. Sentarse en la mesa a conversar, dejó un saldo muy alto de muertos y, sostener lo acordado, también ha demandado una cuota muy dolorosa de sangre. Y el médico Ospina le hace un flaco favor a la democracia cuando cuestiona la reincorporación y el que, quienes echaban plomo, prefieran debatir en la plaza pública, así nadie vote por ellos.

Hace falta profundidad en las propuestas. Es cierto, en sus planes programáticos —en la mayoría mamotretos de más de cien páginas que los electores de su preferencia no se leerán —abordan muchos temas. El papel puede con todo. Lo que deben es aterrizar esas iniciativas y llegar a la gente con un lenguaje sencillo, comprensible, para todos los parroquianos de a pie los entendamos. 

Hasta el momento, tras oírlos en los debates, quedamos como un televidente escuchando a Suso el paspi hablando en mandarín y haciendo gestos de mimo con fatiga. Es decir, sin entender nada.

Ojalá en el debate que falta, el cual se realizará el 2 de octubre próximo, los aspirantes sean más explícitos y podamos entenderlos. Está en juego el futuro de Cali, la ciudad que habitamos más de 2 millones de personas…

Ver más.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
7602

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El reto de Clara Luz Roldán y Jorge Iván Ospina

El reto de Clara Luz Roldán y Jorge Iván Ospina

Las tres del tintero

El ingenio azucarero de Armitage

El ingenio azucarero de Armitage

Pica en punta Jorge Iván Ospina en la contienda por la Alcaldía de Cali

Pica en punta Jorge Iván Ospina en la contienda por la Alcaldía de Cali