La pelea a muerte entre el juez Moro y Bolsonaro

Por fuera del Ministerio de Justicia, el famoso juez irá hasta el fondo para llevar al clan Bolsonaro sin interferencias ante la justicia y al presidente lejos del Palacio de Planalto

Por:
mayo 09, 2020
La pelea a muerte entre el juez Moro y Bolsonaro

La salida del ministro estrella de Brasil, el exjuez Sérgio Moro, símbolo de la lucha contra la corrupción, líder de la operación Lava Jato, quien sorprendió cuando aceptó formar parte del gobierno de Jair Bolsonaro, lo tiene ahora contra las cuerdas. “Judas” lo llamó el presidente cuando el sábado pasado Moro se presentó en la sede de la Policía Federal de Curitiba con las pruebas de sus denuncias por obstrucción e interferencia de la justicia en una diligencia que duró ocho horas.

Es el principio del fin político de Bolsonaro, dicen los centros de pensamiento, analistas como Guillermo Raffo, asesor de campaña de Fernando Henrique Cardoso, mientras el 64,4 % de los brasileños rechaza la gestión presidencial según la más reciente encuesta de Atlas. La mitad cree que debe renunciar, dice el sondeo de Folha.

El caso abierto en la Fiscalía, de ser probado, puede conducir a la destitución del mandatario, con un debate político que ya se ha abierto y que golpea aún más a Bolsonaro en medio de los peores resultados de contagios y muertes del continente frente a la pandemia del coronavirus y el profundo deterioro económico que ella arrastra.

La crisis la produjo la decisión de Bolsonaro de sacar del cargo al director general de la Policía Federal, Maurício Valeixo, amigo personal y mano derecha de Moro en el Ministerio de Justicia quien tenía a su cargo investigaciones que involucraban al círculo personal del presidente Bolsonaro y a tres de sus hijos - Carlos quien es concejal y Eduardo diputado por difundir noticias falsas, y Flavio quien es senador, por supuesto blanqueo de capitales y mal uso de fondos públicos en su etapa como diputado de Rio-. Una vez materializada la destitución de Valeixo el 24 de abril pasado, Moro hizo pública su renuncia, advirtiendo que nunca había visto una interferencia política mayor por parte de un presidente.

 

El clan Bolsonaro: el presidente y sus hijos Eduardo, Flavio y Carlos

Desafiante como siempre y poniendo a prueba su poder, Bolsonaro nombró en reemplazo de Valeixo al comisario Alexandre Ramagem, muy cercano al “clan Bolsonaro”, y en especial de Flavio y Carlos. El nombramiento fue suspendido por el juez del Supremo, Alexander Moraes, y Bolsonario decidió, entonces, retirarlo. Moro fue reemplazado por el abogado y pastor evangélico André Mendoςa.

Bolsonaro puede ir a juicio si la Fiscalía que lo acusa de obstrucción de la justicia y corrupción pasiva privilegiada, entre otros cargos, encuentra indicios suficientes para una investigación formal que requiere el aval de la mayoría de la Cámara de Diputados, es decir 342 de un total de 513. En caso de lograrse, sería suspendido de su cargo 180 días durante los cuales se realizaría el juicio, y de ser declarado culpable asumiría el cargo el vicepresidente Hamilton Mourao.

Para que haya un impeachment en Brasil, dicen los conocedores de la política en ese país, se necesita además del motivo legal,  perder la confianza del pueblo, perder popularidad, y perder el apoyo político en el CongresoBolsonaro aún mantiene un tercio de apoyo popular, un 30% muy combativo, y está intentando cooptar a una parte del Congreso. El mismo día de la renuncia de Moro, buscó al “centrão”, un grupo de partidos sin ideología, ávidos de poder, para recomponer el apoyo parlamentario cuando el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maía, de la coalición gobernante, acumula en su despacho 30 solicitudes de destitución en su contra.

Acorralado por la pandemia, la crisis económica y los enjuiciamientos legales, Bolsonaro enfrenta los días más oscuros. El juez Moro se perfila ahora más fuertemente como su rival político para las elecciones del 2022, ya tiene al 57 % de aprobación en la encuesta de Atlas, y en la de Paraná Pesquisa para Veja le pisa los talones cerca del margen de error en dos escenarios, mientras que en el tercero cede nueve puntos.

Con encuestas o sin ellas, un axioma en Brasil es que la popularidad de Moro es superior a la del presidente. Se da por hecho cierto que es capaz de disputarle los más fanáticos partidarios y atraer lectores de otras tendencias políticas. Por eso, con la renuncia de Moro, se dice en los círculos políticos, que Bolsonaro no estaría perdiendo solo un ministro, sino las elecciones del 2022, aunque incluso podría no llegar hasta estas si las cosas se le siguen complicando. Especialmente cuando un elemento inesperado que no discrimina entre bolsonaristas y “petistas” -seguidores del PT, el partido de Lulla quien ya está fuera de la cárcel- aparece en escena como es el coronavirus. Su manejo exigía una postura presidencial, y tal como se siente en Brasil “fue una lupa que expuso los límites de Bolsonaro”.

 

-.
0
2600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Frases provocadoras con las que ganó Bolsonaro

Frases provocadoras con las que ganó Bolsonaro

Nota Ciudadana
Caricatura: la ruta de Bolsonaro

Caricatura: la ruta de Bolsonaro

Bolsonaro se puso el tapaboca pero la crisis lo puede enterrar

Bolsonaro se puso el tapaboca pero la crisis lo puede enterrar

La empresa ganadera brasilera JBS que está destruyendo la Amazonía

La empresa ganadera brasilera JBS que está destruyendo la Amazonía