La ‘pediatra’ que infiltró a la Inteligencia Militar colombiana

Los atractivos físicos de María Camila Gallego sirvieron para burlar los esquemas de seguridad de las Fuerzas Especiales del Ejército Nacional

Por:
julio 14, 2013
La ‘pediatra’ que infiltró a la Inteligencia Militar colombiana

Los militares de la Fuerza de Tarea Apolo y el grupo especial del Ejército de Cauca y Valle fueron timados. Estos hombres que han propinado los más duros golpes a la guerrilla de las Farc, especialmente al Sexto Frente y a la Columna Móvil Gabriel Galvis, bajaron la guardia ante los supuestos atributos de María Camila Gallego Álvarez, una falsa médico pediatra de 30 años de edad que llegó a la capital del Valle a mediados del 2012 cargada de historias dignas de nuestra mitología.

Primero, contó que en el año 2007 fue secuestrada junto a su hermana gemela, quien habría sido asesinada en cautiverio y, además, que un año después murió su padre, un alto exoficial de la Policía, cuando pagaba una millonaria suma por su rescate.

También que se especializó en pediatría en una universidad de Israel y a su regreso a Medellín, en el 2011, encontró que una red criminal trataba de apropiarse de la fortuna de su familia, pero al enfrentarlos debió huir a Cali, donde entabló una fugaz relación con un patrullero de la Policía.

Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

Esta imagen de la falsa pediatra fue tomada en una de las brigadas médicas en el Cauca.

Pese a lo fantásticas que sonaban sus historias, a Inteligencia Militar jamás se le ocurrió indagar quién era María Camila Gallego. Pocos días después de su arribo, la mujer que decía ser egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, sobrevolaba en aviones y helicópteros militares los departamentos del Cauca y Valle; luego, al bajarse, comenzaba a realizar brigadas de salud con la infranqueable Fuerza de Tarea Apolo en resguardos indígenas y otras comunidades vulnerables.

También como pediatra, pero ahora afirmando ser egresada de la Universidad Javeriana de Bogotá, fue contratada por una fundación médica en Miranda (Cauca) por recomendación directa de la Secretaría de Salud del municipio y de la encargada del Plan de intervenciones Colectivas de Salud Pública.

Más tarde, se conocerían las felicitaciones que por escrito le hizo llegar el general Jorge Humberto Jerez Cuéllar, comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, y el coronel Álvaro Moya Zapata, segundo comandante de la Brigada Móvil 17, a la doctora María Camila “por su invaluable labor”. Para su mala fortuna, Espartaco500*, pudo comprobar que la señora no es médico ni pediatra, que jamás estuvo en Israel y que su nombre real es Yirley Katherine Gallego Álvarez.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

En la Base Militar Marco Fidel Suárez.

Luego de hacer las consultas y enviar copias de los supuestos certificados a Universidad Pontificia Bolivariana de y a la Universidad Javeriana, se demostró que toda la documentación que entregó la supuesta pediatra era tan falsa como sus historias.

Sin embargo, la hábil mujer, quien a comienzos de este año preparaba la documentación para crear su propia empresa, Salud Global IPS, con dineros prestados que luego hurtó, logró infiltrar las Fuerzas Militares de tal manera que sin el más mínimo obstáculo llegaba al dispensario de la Brigada donde obtenía medicamentos y otros insumos para la atención de hombres, mujeres y niños en el norte del Cauca y el sur del Valle.

Lo grave de este asunto, es que si el Ejército hubiera hecho un rastreo sencillo, se habría enterado que en la Fiscalía General cursa contra la falsa y peligrosa ‘pediatra’, identificada con la cédula 52.898.452, el proceso penal 760016000193201202732 por hurto agravado.

También existe otra denuncia con número 065796108815201000236, realizada en mayo del 2010 en la Fiscalía de Puerto Berrio (Antioquia) por hurto y falsedad en documento privado, donde Yirley Katherine se hizo pasar como médico y al ser descubierta huyó con documentos y bienes del Fondo de Ganaderos de Antioquia; además ajusta otro proceso por reclutamiento de menores para bandas delincuenciales en la Comuna 13 de Medellín, donde se le sindica del asesinato de un drogadicto.

La última hazaña de esta mujer en Cali, quien formuló droga y tratamientos a decenas de niños sin tener la más mínima idea de lo que es la medicina, fue que huyó con un patrullero de la Policía hacia Barbosa (Santander) en una camioneta que le robaron a la mujer que le tendió la mano cuando llegó al barrio Ciudad Modelo, vehículo encontrado en mayo pasado por la Policía Metropolitana de Medellín. La falsa pediatra que timó a dos batallones, sigue libre.

*Espartaco500 es el seudónimo con el que se presenta éste periodista con más de 10 años de experiencia quien le pidió a Las 2 Orillas no revelar su identidad.

@espartaco500

-Publicidad-
0
4791
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un soldado con las botas rotas, pero bien amarradas

Un soldado con las botas rotas, pero bien amarradas

Nota Ciudadana
La terrible decadencia del Ejército Nacional

La terrible decadencia del Ejército Nacional