Opinión

La paz, la verdad, la reconciliación, la Farc

Está claro, para el partido Farc la violencia, los odios y la venganza quedaron atrás. Sin distinciones. El partido se distancia de las voces insensatas que llaman a eso

Por:
abril 19, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La paz, la verdad, la reconciliación, la Farc

La semana pasada se conocieron varias declaraciones que quizás por la sucesión de noticias de diversa índole, no fueron reparadas suficientemente por la opinión nacional.

El 9 de abril, día dedicado a las víctimas, en memoria del caudillo asesinado Jorge Eliécer Gaitán, la bancada alternativa del partido Farc, es decir los cuatro senadores y cinco representantes a la Cámara, expidieron una declaración gratamente reveladora, en la que tras reconocer la responsabilidad que le cabe a su agrupación política en el momento actual, afirma:

“…hoy, aquí, frente a las víctimas y de cara a los colombianos, queremos reafirmar nuestro compromiso de paz; no ahorraremos esfuerzos en hacer todo lo que sea posible, para que muy pronto los colombianos, todos, podamos reconciliarnos y vivir en medio de las diferencias, sobre claros preceptos democráticos”. La Farc aspira a que ningún colombiano quede por fuera de sus esfuerzos por la reconciliación, a convivir en medio de las diferencias.

Eso pudiera pasar por una declaración más en busca de la armonía nacional, si no fuera por este agregado:

“Somos los primeros en aceptar la responsabilidad que nos corresponda por los errores cometidos y en pedir perdón a las víctimas que hayan padecido por causa de nuestro accionar. Lo hacemos con humildad, con transparencia y sin ningún sentimiento de rencor”. La petición de sincero perdón está fundada en el conocimiento directo de los horrores de la guerra.

Es cierto, el cruento conflicto armado con las Farc, que se vivió en el país durante más de medio siglo, dio para todo. Y transparencia significa reconocer todo lo vivido, poniéndolo en su contexto, contribuyendo de todas las formas posibles a su cabal comprensión. El conocimiento de la historia es un derecho, y no le tememos a la verdad, afirmó categóricamente Pablo Catatumbo en su cuenta personal, desarrollando la misma idea de la bancada.

Por eso mismo, porque se sabe que las circunstancias y condiciones impuestas a sus actores por la dura confrontación, generaron en ambas partes conductas erradas y hasta indeseables, es que el nuevo partido nacido de los Acuerdos de Paz está dispuesto a pedir humildemente perdón a sus víctimas. No habrá negaciones, el más profundo sentido humanista lo impone.

 

 

La Farc reta al Estado a obrar en el mismo sentido, en concordancia con lo firmado en el Acuerdo, advirtiendo que solo de esa manera se conseguirá la paz:

“Pactamos con el Estado un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, compromiso ético y político que, honramos y honraremos, a la vez que exigimos al Estado que haga lo propio, como corresponde a todos quienes intervinimos en la confrontación. No podrá haber verdadera reconciliación si la clase que por décadas ha regentado el Estado, no da pasos en ese sentido. Las falacias de un solo responsable, o la no existencia del conflicto, no llevan a la paz”.

El país y el mundo sopesarán debidamente quién cumplió y quién no. Estamos envueltos en un histórico dilema de legitimidad política ante la conciencia nacional e internacional.

Como si lo anterior no hubiera sido suficiente, la declaración agrega:

“Tomamos distancia de las voces que insensatamente se alzan para profundizar los odios, pedir venganza y atizar más violencia en nombre de las víctimas. Instrumentar de esa forma el dolor con torvos propósitos, no puede llevarnos a ningún camino promisorio como nación. Nos alienta escuchar que son más las voces que llaman a la cordura y el respeto por el derechos de las víctimas a saber la verdad de lo ocurrido”.

Está claro, para el partido Farc la violencia, los odios y la venganza quedaron atrás. Sin distinciones. El partido se distancia de las voces insensatas que llaman a eso.

Con sentimientos de patriotismo, la declaración remata:

“Debe cesar todo tipo de estigmatización, no más odio, semilla de violencia, no más señalamientos inútiles, levantémonos todos como nación, como un solo pueblo, por una vez en nuestra historia tengamos la estatura moral que nos lleva a unirnos en medio de las diferencias y permitamos que las próximas generaciones no hereden la guerra que nos legaron nuestros padres y abuelos”.

Todo señalamiento resulta inútil, toda estigmatización, de lo que se trata es de aprender a unirnos en medio de las diferencias, eso se llama estatura moral.

En concordancia con lo anterior, el partido Farc se sumó dos días después, a la declaración de la iniciativa Defendamos la Paz, de la que hace parte junto con incontables personalidades y organizaciones, con esta contundente afirmación inicial:

“El acuerdo de paz es el logro democrático más importante del último siglo en Colombia y nos une el propósito de defenderlo desde la sociedad civil”.

Nadie puede llamarse a equívocos, la línea del partido Farc en materia de verdad, paz y reconciliación está perfectamente definida. La aceptamos y la defendemos, como siempre.

Las negrillas son del autor.

 

 

-.
0
1107
Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

Humillado, acorralado y deprimido: así pasó su último cumpleaños Pablo Escobar

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

El general Mora, un guerrero arrepentido de haber firmado el Acuerdo con las Farc

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Honduras: Nasry Asfura, el líder oficialista reconoció la victoria de Xiomara Castro en las elecciones

Otro envión de Gilinski: ahora va también por Suramericana

Otro envión de Gilinski: ahora va también por Suramericana

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus