La “nueva” cúpula militar de Iván Duque

El mensaje que viene con los personajes elegidos es claro: vamos a seguir en guerra y no contra la corrupción, la falta de educación, de presencia estatal o recursos

Por: Maria Fernanda Ricaurte Gonzalez
Diciembre 17, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La “nueva” cúpula militar de Iván Duque
Foto: Twitter @GuillermoBotero

En días pasados el presidente Duque realizó el relevo de la cúpula militar. En los medios de comunicación y en redes sociales esta noticia pasó algo desapercibida. Sin embargo, es importante que observemos con detenimiento quiénes son los nuevos comandantes de las Fuerzas Militares y qué es lo que nos quiere decir el gobierno con este cambio.

Primero, ¿qué quiere Duque y su gabinete de ellos? Una de las principales misiones de los comandantes será cumplir con el Plan Bicentenario que busca hacer que los actores armados se sometan a la justicia. Sin embargo, ese sometimiento no implica negociaciones, ni diálogos. Más bien busca “estabilidad” y “legalidad” bajo un discurso militarista y de guerra. O sea que por este lado, nada de paz.

La nueva hoja de ruta de las Fuerzas Militares, el Plan de Guerra, contiene un capítulo en el que se marca la estrategia de enfrentamiento contra el ELN. Esto es preocupante teniendo en cuenta que uno de los supuestos objetivos del duque-uribismo era continuar con los diálogos de paz.

Ahora, ¿quiénes son los nuevos comandantes? Para la Fuerza Aérea se nombró al general Ramsés Rueda Rueda. En la Armada, el comandante será el vicealmirante Evelio Enrique Ramírez Gáfaro. Ambos han ocupado importantes lugares en sus respectivas ramas y por ahora, no tienen ninguna investigación pendiente. Luego, nos encontramos con el general Nicacio de Jesús Martínez Espinel, nuevo comandante del Ejército y el general Luis Fernando Navarro Jiménez que es el nuevo comandante de las Fuerzas Militares.

El general Martínez, según la Fundación Paz y Reconciliación, estuvo al frente de la Décima Brigada del Ejército en el primer periodo de Uribe. A esta brigada se le asocian hechos de ejecuciones extrajudiciales, mal conocidas como falsos positivos. Por otro lado, el general Navarro, fue denunciado públicamente en el 2014 por “tratar de manipular las investigaciones de los falsos positivos”.

Todos sabemos que el tema de las ejecuciones extrajudiciales son casi un tabú en este país. Ha sido muy lenta la búsqueda de la verdad y la reparación de las víctimas gracias al silencio y la complicidad de algunos “colombianos”. Sin embargo, dudo mucho que el presidente de la República o al menos sus asesores no tuvieran conocimiento de estas acusaciones hacia Navarro y Martínez.

Entonces, ¿por qué Duque nombraría a estos dos funcionarios como cabezas máximas del Ejército y de las Fuerzas Militares? Claramente el objetivo del nuevo (o viejo, según cómo se vea) gobierno no es la paz, ni la reconciliación, ni la reparación, ni nada de esas cosas con las que soñamos los buenos colombianos. El mensaje que viene con la nueva cúpula militar es claro: vamos a seguir en guerra. Y no será una guerra contra la corrupción, la falta de educación, la falta de presencia estatal o la falta de recursos.

Será una guerra de un gobierno que se ha negado a cerrar el capítulo de la violencia contra un pueblo pobre y marginado que ha sufrido y que seguirá sufriendo. Porque como todos sabemos, la guerra en Colombia no es de “los malos” contra “los buenos”. La guerra en Colombia es “el que tiene más poder” contra “el que menos tiene poder”.

Y uno de esos poderes es precisamente el poder militar, que es un actor central en el conflicto colombiano y sin el cual la paz en Colombia nunca será posible. Por eso es importante y obligatorio que las Fuerzas Militares se involucren en la resolución del conflicto.

Pero vamos como el cangrejo. Estos nombramientos son una burla a las víctimas de la guerra en el país. Además, genera preocupación ya que no se mantiene el discurso de reconciliación del gobierno Santos. Más bien vuelve a reafirmar lo que tanto dijimos con la elección de Duque: vuelve la guerra a Colombia. Amanecerá en el Hospital Militar y veremos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1035

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus