La música de J Balvin no debería compararse con un 'hot dog'. Es peor

Por estos días, en vez de discutir sobre la corrupción, la educación, el desempleo, se habla sobre si la ‘música’ de J. Balvin merece o no recibir premios

Por: Jair Alexander Dorado Zúñiga
octubre 04, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La música de J Balvin no debería compararse con un 'hot dog'. Es peor
Foto: Instagram de J Balvin

Residente y Balvin

En estos días se ha levantado un debate ridículo, pero sobre todo absurdo dada la necesidad que tenemos en este país de verdaderas discusiones sobre los temas centrales que nos afectan a los colombianos: la corrupción, la pobreza, el gobierno inepto, la desigualdad social que pretenden extender en el tiempo ciertas élites, la pésima calidad de la educación, el desempleo etcétera.

¿Música?

No, el debate no giraba en torno a esos ejes. Se debatía sobre la música, pero no de la música en el sentido más elevado de ese concepto: “El arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales”. O “el conjunto de sonidos sucesivos combinados según este arte, que por lo general producen un efecto estético o expresivo y resultan agradables al oído”. No, se debatía sobre si la ‘música’ de un cantante colombiano de reguetón muy famoso, J. Balvin, merece o no merece recibir premios. Más o menos.

Residente, que así se hace llamar un cantante del género urbano, criticaba con mucha elocuencia la música que hace J. Balvin, comparándola con un hot dog. Comida chatarra que todo el mundo come pero que es simple, no tiene mérito, ni mucho menos virtuosismo. Bueno, yo considero que es injusto, para el hot dog  o perro caliente, ser comparado con la basura que es la música de Balvin y todos los de su género. No hay comparación.

Reguetón es basura

El reguetón no es más que uno de los productos más bajos de esta decadencia del arte y de la cultura en general en la que vivimos. No debería siquiera ser considerado como un género musical. Es un bodrio. Y está por todas partes, es casi imposible huir de él. Está en el aire, en las emisoras, en los comerciales, en la televisión, internet, en los almacenes, en el comercio de cualquier ciudad, y lo más triste y peligroso: en las fiestas infantiles.

Maldad

Como si la calidad de lo que hacen no estuviera al nivel de una pozo maloliente, los mensajes no desentonan y promueven la misoginia, la hipersexualidad, las drogas, les hacen un guiño permanente al crimen, a la pornografía. Pero lo peor es que hay tanto nivel de perversión que estos cantantes intentan introducirse cada vez entre los más pequeños. Si no nos creen pongan ustedes en YouTube un contenido infantil y luego nos cuentan cuantos videos de estos reguetoneros, con su estética malandrosa, hortera y de chicas que se mueven entre el baile y un erotismo de mal gusto, no irrumpen sorpresivamente cada cierto tiempo.

-.
0
1400
¿Qué va a hacer Álvaro Uribe ante su caída en picada?

¿Qué va a hacer Álvaro Uribe ante su caída en picada?

La nueva salida de Djokovic como antivacunas

La nueva salida de Djokovic como antivacunas

Mario Iguarán: el fiscal señalado como ficha de los paras

Mario Iguarán: el fiscal señalado como ficha de los paras

Las mujeres más exitosas mayores de 50 años

Las mujeres más exitosas mayores de 50 años

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus