La miseria de los miles de venezolanos varados en Bogotá

Sobreviven en campamentos improvisados de limosna y esporádicos auxilios de la alcaldía, resignados a no poder regresar a su país, donde por lo menos tienen familia y conocidos

Por:
junio 14, 2020
La miseria de los miles de venezolanos varados en Bogotá
Foto: Diego Alejandro Cuevas

Han recurrido a plásticos, carpas, palos y cuerdas para cobijarse. Desde hace meses su ya difícil situación en Colombia se agravó cuando la cuarentena obligatoria impuesta por el Gobierno les llevó a suspender las actividades que realizan para ganarse la vida.

Son repartidores, vendedores ambulantes, limpiadores… la mayoría vive del trabajo diario e informal. Residían en alojamientos temporales a los que pagaban diariamente. Sin embargo, sin la posibilidad de salir a la calle, sus ingresos se acabaron y muchos de ellos quedaron sin techo.

Ahora, a falta trabajo, vivienda y comida, buscan regresar a Venezuela, donde al menos tienen un lugar donde vivir. Sin embargo, el retorno se dificulta después de que el Gobierno venezolano limitara la entrada de sus ciudadanos a 400 personas diarias para controlar la pandemia de Covid-19.

Entre tanto, el Gobierno colombiano y las distintas Administraciones locales no han dado un apoyo concreto a los migrantes, sumidos desde hace meses en una discusión sin fin sobre de quién es la responsabilidad de ayudarlos.

-.
0
1203
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Ayudando al vecino o importando miseria?

¿Ayudando al vecino o importando miseria?

Nota Ciudadana
Regresar a casa en tiempos de pandemia

Regresar a casa en tiempos de pandemia

La valla del uribismo en Bucaramanga que pone al margen a los venezolanos

La valla del uribismo en Bucaramanga que pone al margen a los venezolanos

El Comandante Cero terminó su vida arrasado por el COVID-19

El Comandante Cero terminó su vida arrasado por el COVID-19