¿Por qué la mermelada nunca se acabará?

"Esta forma de corrupción sucede en todos los países del mundo, ha convivido con todas las sociedades de la historia y seguirá existiendo"

Por: John Bernal García
enero 15, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué la mermelada nunca se acabará?

La mermelada es el término que se usa en los medios para referirse a las comisiones extralegales o sobornos. En otras partes del país se le conoce como la barba, la tajada o  mordisco. Esta forma de corrupción sucede en  todos los países del mundo, ha convivido con todas las sociedades de la historia y seguirá existiendo.

Definitivamente es un problema serio, y es una de las causas del porqué las democracias han sido imperfectas. La raíz de este mal se encuentra en nuestra historia y funcionamiento de nuestra biología y sociedad.

Somos más maleables de lo que creemos

Nuestra conducta se puede modificar cuando recibimos recompensas a cambio de alguna acción. Todo aquello que nos genere bienestar o placer en general, tiene mayor poder de alterar nuestras decisiones. Estos incentivos o reforzadores pueden ser materiales o inmateriales. Los juegos de azar, las notas de desempeño, la comida, el pago de la nómina, el sexo, la aceptación social, las notificaciones de Facebook, los niveles y rangos que se obtienen en juegos digitales como WarCraft o Candy Crush y las medallas que le dan a los soldados por mostrar valentía en el campo de batalla; todos son ejemplos de incentivos.

El poder del dinero

La mermelada permite enriquecerse. Si el reforzador es tener mas billete, las posibilidades de que se corrompa un ser humano son altas. Esto sucede porque la plata es el reforzador por excelencia, en una baraja de cartas, el dinero sería como el comodín: se transforma en cualquier carta que deseemos. El dinero garantiza educación, salud, higiene, compañía, estatus social, entretenimiento; puede satisfacer prácticamente cualquier deseo material e inmaterial.

Por eso es que a pesar de que la corrupción es sancionada, siempre habrán personas que encontrarán una forma inteligente y en muchas ocasiones maquiavélicas de torcer las situaciones para no ser descubiertos o pagar por sus acciones. Tampoco han funcionado las campañas o la presión moral de las personas indignadas que con mucho entusiasmo salen a marchar y desgastarse. El tema está en nuestra naturaleza.

Podemos disminuir el daño

La configuración de fábrica no es un determinante, entendiendo la raíz del problema podemos acercarnos a la mitigación del problema que implica la corrupción. Si tomamos como ejemplo la contratación pública y pretendemos mitigar el daño que genera el incumplimiento de lo pactado con entre el Estado y el contratista, el proyecto debe determinar los objetivos y metas esperadas. Luego debe alinear los incentivos de los actores que integran e interactúan en la misión que se propone.

Las reforzadores se pueden alinear por medio de la legalización y control de las comisiones tanto de funcionarios públicos como de agentes privados, incentivando a los contratistas y contratantes con bonificaciones materiales e inmateriales por el cumplimiento de presupuestos y tiempos de entrega, pero también, incluyendo modelos de contrato de riesgo compartido para que en el caso de incumplimientos se puedan castigar los beneficios de ambas partes.

Otros frentes de acción

Esta no es la única medida, tampoco quiere decir que las medidas de educación preventiva, la veeduría y judicialización de la corrupción no son importantes. Se deben continuar y mejorar estas estrategias para luchar en contra de la corrupción. El Estado, los gobiernos y la ciudadanía debe apoyarse de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para ampliar su capacidad de detección e intervención de las conductas antisociales de agentes privados y públicos.

Hemos tratado de solucionar este problema con garrote, pero no hay que olvidarse de la zanahoria.

A todo el mundo le gusta el dulce.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1664

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Por donde pasa la prepotencia de Vargas Lleras sabe a politiquería

Por donde pasa la prepotencia de Vargas Lleras sabe a politiquería

Jorge Robledo y su apoyo al cuestionado Nebio Echeverry ¿Pecó por ingenuo?

Jorge Robledo y su apoyo al cuestionado Nebio Echeverry ¿Pecó por ingenuo?

Nota Ciudadana
Corrupción y deterioro ambiental

Corrupción y deterioro ambiental

Nota Ciudadana
Caricatura: El baile de las ratas colombianas

Caricatura: El baile de las ratas colombianas