La libertad de prensa y expresión en tiempos de Gustavo Petro

Hoy experimento la misma presión que sufrí cuando hice mis denuncias sobre Álvaro Uribe

Por: Juan Mario Sánchez Cuervo
marzo 28, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La libertad de prensa y expresión en tiempos de Gustavo Petro
Foto: Archivo

“Desde el desayuno se sabe cómo va a ser el almuerzo”, decimos en mi tierra a la hora de hacer conjeturas o de anticipar escenarios. El público que sigue mis columnas sabe que tengo carácter e independencia. La pluma de un escritor ni se compra ni se vende al mejor postor. Simplemente uno grita, incomoda, se desahoga y de pronto, gracias al sarcasmo o la irreverencia, logra sacarle una risita al respetable público. Pero no más.

Un periodista serio no acude al panfleto ni incita a las masas a la violencia. Dará su punto de vista para que cada quien interprete desde su propio nivel de consciencia y conocimiento.

En el actual contexto de efervescencia y polarización es igual de “peligroso” dar conceptos a favor o en contra de Petro, o en contra o a favor de Uribe, o del candidato consentido de Uribe. De los denominados tibios ni hablemos.

En nuestro país parece no existir el sagrado derecho a la neutralidad, a la moderación, y menos a afiliarse al grupo del meimportaunculismo. Con seguridad estos sufrirán la peor parte, ¿quién se aguanta el acoso de los sectarios que prácticamente te obligan a tomar partido por algo o por alguien? Colombia es una señora histérica que sufre ataques de epilepsia mientras sostiene un florero de Llorente en las manos. En esta coyuntura de ceguera fanática, ¡Dios nos libre y guarde!

Comprendamos esto: las guerras siempre comienzan en el lenguaje, y después se desarrollan en los campos sangrientos de la batalla. Como decía Buda: “la lengua es como un cuchillo afilado, mata sin sacar sangre”. En cuanto periodista hace por lo menos dos años no uso redes sociales. Me agotaron las amenazas, las intrigas, las trampas, los insultos y malas intenciones de la chusma cavernícola de ambos extremos del odio. Pero consideren a los destacados periodistas que cuentan con tribunas desde los grandes medios de comunicación.

Piense lo que piense el lector de ellos no se puede negar que tienen templanza y carácter. Este oficio es de los más arriesgados en un mundo plagado de intolerancia. Me pongo en los zapatos, por ejemplo, de Vicky Dávila, Luis Carlos Vélez, Daniel Coronell, Mábel Lara, Julio Sánchez Cristo, Daniel Samper Ospina, Iván Gallo, etcétera. Si bien no comparto la línea editorial de la mayoría de ellos, respeto profundamente su profesionalismo y talento.

Por otra parte, en la política no deben existir personajes intocables ni innombrables. Todo aquel que forma parte de la vida pública sabe que despertará simpatías y antipatías. Por lo tanto, los fanáticos de esos mencionados líderes políticos deben entender que sus ídolos son vulnerables a la crítica, a las denuncias, incluso a la burla y al sarcasmo.

No vaya a suceder que en un eventual giro de la patria hacia la izquierda pasemos de Guatemala a guatepeor, digo en términos de libertad de expresión que es uno de los pilares fundamentales de una democracia.

Por último, dado que Gustavo Petro candidato a la presidencia y favorito para llegar a la Casa de Nariño nunca ha respondido a ninguno de los requerimientos que este servidor le ha hecho a través de personas cercanas a él, incluida la solicitud de una entrevista para Las2orillas, muy respetuosamente le pido que me responda una sola pregunta que surge desde mi exilio: ¿estaría garantizada la libertad de prensa y expresión en la era del Pacto Histórico?

Guardo la esperanza de que mis colegas no se vean forzados a vivir la amarga experiencia del destierro por emitir opiniones.

-.
0
1200
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus