La legión del afecto

Reconciliación y construcción de la paz en la vida cotidiana

Por: Alfredo Manrique Reyes
julio 22, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La legión del afecto
carmendebolivar.blogspot

La reconciliación y la paz en efectivo, será la que se construya en la vida cotidiana, en los barrios y veredas, entre todos los pobladores sin distingos de ninguna clase. En este contexto los jóvenes son protagonistas principales, particularmente los llamados jóvenes K: Ellos son los situados al borde de la transgresión y el delito; desplazados de las violencias; desempleados, fuera del sistema educativo y casi siempre víctimas de vulneraciones a sus derechos y oportunidades. Esta situación se nutre de guerras rurales y por las violencias del narcotráfico tales como expropiaciones, despojos, sustituciones de la legalidad institucional y destrucción de los modelos familiares y los valores, así como de los usos y costumbres que definían el ethos social.

En estos escenarios la LEGIÓN DEL AFECTO apoyada por el DPS, ha comenzado a llenar el vacío de la acción pública y no gubernamental en relación con los jóvenes K. Construyo colectivamente metodologías que han demostrado importantes resultados en zonas urbanas periféricas y en regiones rurales donde nadie entra por temor, estigmatización o por la crudeza del conflicto. Es una apuesta para la construcción de reconciliación en la vida cotidiana en los municipios y regiones, fortaleciendo la democracia local y rompiendo los circuitos de exclusión.

En la legión no hablemos más de la violencia juvenil como característica de la juventud. Hablemos mejor de sus capacidades creativas, sus valores de cara a la solidaridad; de sus capacidades de amar; de ver, oír y sentir; de su intenso compromiso con los vulnerados, los humillados y los ofendidos.

El primer foco es recuperar la autoestima, la confianza y el liderazgo juvenil. La Legión descubrió tres elementos de gran fuerza de cohesión y de proposición; de integración y de construcción: a) La topofilia, que es el amor a los lugares y a los sitios que se recuerdan desde la infancia o han sido descubiertos y explorados recientemente. Esa topofilia acompañada de un instrumento formidable llamado el Viaje a Pie es el mejor antídoto contra el desarraigo propio de los desplazados y contra los daños emocionales. b) Lo afectivo es lo efectivo. El afecto es lo absolutamente contrario a la agresión y a la violencia.

Es una aproximación no destructivo de la condición humana que se expresa mediante la benevolencia, la simpatía, el amor, la ternura, el cuidado de los otros, el erotismo y la búsqueda del héroe fundador en nuestras familias. La libertad, la creación, las luchas contra el destino y la superación de las dificultades de la vida diaria, son más fáciles de generalizar y construir mediante el afecto que mediante el autoritarismo. Una sociedad competitiva que predica el sálvese quien pueda convierte en realidad la enseñanza del filósofo: el hombre es lobo para el hombre. c) El incentivo social, que no es salario ni es subsidio, tampoco compensación, es exactamente un reconocimiento que se entrega a cada joven para liberar tiempo, que debiera aplicar a la consecución del salario y poderlo dedicar a actividades participativas, comunitarias, ecológicas, de atención de emergencias, culturales, recreativas.

La Legión del Afecto es una gran opción para la construcción de paz y reconciliación en la vida cotidiana, en los barrios y veredas de nuestro país. Su potencial para este fin se deriva entre otras cosas, de la transparencia del afecto que se antepone a toda forma de violencia y de degradación de la vida; de la fuerza juvenil que busca oportunidades para servirle a la sociedad y a su propia existencia mediante la solidaridad y el acompañamiento socialmente masivo a quienes lo necesitan; del amor por la naturaleza y la energía poderosa para defender la biodiversidad de los ataques humanos y de conglomerados económicos; de su capacidad de ritualizar y sacralizar como medio reencontrarse con lo sagrado de la existencia y para exorcizar el odio, las venganzas y el rencor; de los fecundos diálogos de saberes entre generaciones y niveles socio-económicos, así como entre territorios urbanos y rurales y viceversa que generan diagnósticos y agendas de acción conjunta; de la alegría compartida genuinamente, sin intereses egoístas o particulares, y que desata sentimientos de esperanza y de confianza en el futuro y en los vecinos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3246

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El pesimismo que rodea a la paz en Colombia

El pesimismo que rodea a la paz en Colombia

Nota Ciudadana
El encuentro de la felicidad en Popayán

El encuentro de la felicidad en Popayán

Nota Ciudadana
Paz inestable, inseguridad y derecho

Paz inestable, inseguridad y derecho

Nota Ciudadana
La mirada de un argentino sobre la Paz en Colombia

La mirada de un argentino sobre la Paz en Colombia