¡La filosofía no puede ser condenada a la muerte y al olvido!

Ahora más que nunca la sociedad necesita de ella. Ante el panorama actual es de vital importancia formar seres críticos que puedan entender y transformar su entorno

Por: Felix Antonio Cossío Romero
mayo 07, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡La filosofía no puede ser condenada a la muerte y al olvido!
Foto: Pixabay

Hace poco, Jair Bolsonaro junto con su ministro de educación tomaron la decisión de casi suprimir totalmente los programas de humanidades de las universidades públicas de Brasil. Argumentan que la filosofía, la sociología, la antropología no eran carreras "rentables" y en general todas las humanidades. Bolsonaro afirma que la principal función del Estado con sus ciudadanos es enseñarles a leer, escribir y hacer cuentas, para después enseñarles un oficio técnico o carrera de tipo medicina o ingeniería, la cuales sean rentables, ofrezcan resultados a corto plazo y puedan reactivar la economía de su país.

Esta errónea opinión recuerda al exalcalde de Cartagena Manuel Duque, que hace algunos años sostenía lo mismo. Afirmaba que hay que darles herramientas técnicas a los jóvenes para que cuando terminen su bachillerato puedan enfrentarse a la calle y saber algún oficio útil, y sugería que la filosofía había que sacarla del pensum estudiantil. En Colombia, se han dado varios intentos de suprimir la filosofía de la básica secundaria, recordando que a partir del 2014 la sección de filosofía fue reemplazada por la lectura crítica en las pruebas de Estado. Además, de todo hay que sumarle los medios de comunicación y las redes sociales que venden múltiples identidades a los jóvenes y personas, impidiéndoles a los jóvenes construir un juicio crítico con ellos mismos y su entorno.

En estos tiempos no hace falta quemar los libros, como hizo el nazismo con Einstein, Freud y Thomas Mann, ni tampoco prohibirlos como el comunismo más radical, ni mucho menos crear un índice de libros prohibidos como lo hacía la Iglesia católica para controlar el conocimiento y la sociedad en todas las esferas. Hoy los que controlan el mundo entendieron que la mejor forma de mantener a la población en el analfabetismo es darles entretenimiento y redes sociales.

La filosofía y su historia representan toda la memoria de la civilización occidental. Además, la filosofía como actividad académica es un ejercicio de repensar nuestra sociedad actual, teniendo como referente el pasado, y proyectarnos en el futuro. Quitar esta importante reflexión es formar ciudadanos acríticos, técnicos y expertos en el hacer, pero ignorando todo el contexto político, cultural y científico que los rodea.

Colombia en su proceso de construcción de posconflicto necesita emprendedores y empresarios que generen empleos estables y de calidad, para reinsertar a los exguerrilleros nuevamente a la vida civil. En consecuencia, ahora más que nunca por el proceso histórico que atraviesa el país se debe fortalecer la filosofía, las artes y las humanidades para entender por qué sucedió y comprender que nuestra sociedad colombiana puede terminar de manera definitiva el conflicto armado y construir una reconciliación entre todos los colombianos. Por eso se construyó la Comisión de la Verdad, un equipo conformado por teólogos, sociólogos y filósofos en general para volver hacer una lectura del conflicto en Colombia, para saber la verdad y garantizar a las víctimas el derecho de no repetición.

Por otra parte, la medicina, la zoología, la botánica, la física, la biología, la astronomía, la psicología eran ramas de la filosofía en sus inicios e incluso el derecho, la ética y la configuración del estado democrático moderno se deben a la construcción de trabajos filosóficos, algunos autores son: Cicerón, Rousseau, Montesquieu y Comte, entre otros.

Olvidar todo nuestro génesis y no transmitirlo a los estudiantes es negarles toda la riqueza cultural de nuestro pasado, dejándonos atrapados en la inmediatez del presente.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2659

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Para qué sirven los filosófos en un momento así?

¿Para qué sirven los filosófos en un momento así?

Nota Ciudadana
Por la vindicación de la filosofía en Colombia en tiempos de pandemia

Por la vindicación de la filosofía en Colombia en tiempos de pandemia

Nota Ciudadana
Aprendamos a cuestionarnos

Aprendamos a cuestionarnos

Nota Ciudadana
Modernidad y democracia minusválida

Modernidad y democracia minusválida