Opinión

La falta de pertenencia, efecto de estos tiempos modernos

En el futuro no importará el título profesional, la identificación del trabajador con una empresa se acabó, lo que importará serán los conocimientos y la capacidad de adaptarse

Por:
octubre 09, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La falta de pertenencia, efecto de estos tiempos modernos
Donde estemos no importará mucho, desde que se esté conectado, se puede estar en cualquier parte. Foto: Pixabay

Es hora de que nos olvidemos de preguntarle a los niños que quieren ser cuando grandes, pues durante su vida, que fácilmente llegará a los 100 años, tendrán que cambiar varias veces de profesión. Algunos trabajos desaparecerán y otros se crearán, pero muy rápidamente, varias veces dentro una misma generación, lo que importará entonces, será la capacidad aprender permanentemente, de reinventarse cada cierto tiempo. Las universidades norteamericanas no preguntan a los candidatos qué van estudiar, sino que les abren las posibilidades para que se vayan definiendo en el transcurso de sus estudios. En Colombia seguimos realizando el proceso de admisión por carreras definidas, grave error y angustia para los adolescentes, situación que muchas universidades compensan y sobre todo se benefician económicamente, mediante la opción de dobles programas.

En el futuro no importará el título profesional. La profesión no será un criterio que permita identificarnos. Aquí se perderá ese referente que a mi generación nos identificó de por vida, en mi caso hasta se celebra el día del ingeniero. Aunque siempre seguirán siendo útiles las conexiones que se hicieron en el paso por la universidad, lo que primará es la utilidad del conocimiento que se posee y la capacidad de adaptarse. Tal como nos enseñó la teoría de la evolución. En los pitchs de presentación de los emprendimientos o start-ups, la profesión de los emprendedores ni se menciona. Qué hacen y con qué resultados, es lo único que importa. No tiene sentido después de ver los negocios que crearon personajes no profesionales como Steve Jobs, Mark Zuckerberg o Bill Gates.

La principal habilidad que se buscará en las personas es que sean automotivados y de por vida dedicados al aprendizaje. Las grandes empresas en EE. UU. al momento de analizar candidatos para un cargo, identifican cuales conocimientos le hacen falta y si cumplen con la mayoría, le dan la opción de que complementarlos en su tiempo libre a través de las diferentes plataformas en internet. Solución práctica para enfrentar los rápidos avances en algunas áreas del conocimiento y tecnologías, que desactualizan rápidamente a los candidatos.

 

 

Un referente perdido será el lugar de trabajo,
cada vez más será en oficinas de co-working
o trabajo compartido tipo Wework

 

 

Otro referente perdido será el lugar de trabajo, cada vez más será en oficinas de co-working o trabajo compartido tipo Wework, empresa que el año pasado consiguió $ 4 400 miles de millones de dólares de financiamiento para seguir construyendo edificios. Solo en el último año, en Manhattan estos espacios se han triplicado, y en Bogotá debe ser algo similar, por la cantidad de edificios construidos en el norte para ofrecer al co-working, y de hoteles que se han reacondicionado para ofrecer estos servicios.

No solo será la identificación con la sede física de la empresa la que perderá, será la empresa misma. Tengo varias compañeras de universidad que trabajaron hasta pensionarse en la misma empresa donde consiguieron su primer trabajo, duraron allí más de 35 años. Eso ya no se verá. Los broches conmemorativos de premios que daban a los empleados por trabajar 10, 20 o 30 años en la empresa, ya no forman parte ni del presupuesto. La mediana del tiempo que se permanece en un empleo, independiente del grupo de edad (no aplica solo a los jóvenes) es de 3 años en Estados Unidos según un estudio reciente de Gallup. La identificación del trabajador con una empresa se acabó. Esa seguridad de saber que escribir al diligenciar “lugar de trabajo” en los formularios y que daba tranquilidad económica, sino al trabajador por los menos a sus padres, también se perderá.

Volviendo al espacio físico como concepto, según estudios de comportamiento en EE. UU., los resultados indican que en promedio el 51 % del tiempo es dedicado al ciberespacio, ya sea trabajando, viendo películas, en Facebook, leyendo noticias, contestando correos, etc. Entonces, ¿dónde estamos en realidad? Tampoco importará mucho, desde que se esté conectado, se puede estar en cualquier parte. Por lo menos es a lo que le apuestan todas las cadenas de cafés y demás locales que ofrecen wi-fi gratis para atraer a los clientes.  Existen limitaciones de movilidad física en el mundo real como visas, pero ninguna en el virtual.

Estamos enfrentados ante un rompimiento de los paradigmas de pertenencia, algo con lo que crecimos cómodamente las generaciones mayores. Los seres humanos de naturaleza tribal, necesitamos estas referencias. Los jóvenes deberán encontrarlas en este un nuevo mundo de otra forma, muchos las buscan a través de las redes sociales, de ahí su éxito, y de ahí también su peligro.

 

-.
0
1354
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Y qué vacuna me pondré?

¿Y qué vacuna me pondré?

La estresante vida de los millennials

La estresante vida de los millennials

La vergüenza pública es ahora global y permanente

La vergüenza pública es ahora global y permanente

Carros, bicicletas y patinetas compartidas: ¿aquí para quedarse?

Carros, bicicletas y patinetas compartidas: ¿aquí para quedarse?

A un clic de la descongestión de urgencias

A un clic de la descongestión de urgencias

¿Las marchas estudiantiles están conectadas con las nuevas realidades educativas?

¿Las marchas estudiantiles están conectadas con las nuevas realidades educativas?

Caño Cristales, la tecnología en el río de los siete colores

Caño Cristales, la tecnología en el río de los siete colores

La revolución de los vehículos autónomos eléctricos, otra que nos llegará sin estar preparados

La revolución de los vehículos autónomos eléctricos, otra que nos llegará sin estar preparados