La falsa moral de los religiosos

"Señores religiosos, si van obedecer los mandatos divinos, obedézcanlos bien, y marchen también en las calles contra los borrachos, contra los mentirosos y contra los ladrones como los que abundan en sus púlpitos"

Por: Juan Pablo Ospina
abril 23, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La falsa moral de los religiosos

Hace algunos días un banco lanzó una campaña publicitaria donde expresaba su apoyo a las familias constituidas por parejas del mismo sexo. En verdad este tipo de familias no es algo nuevo dentro de la organización social de los humanos, pero tiene bastante mérito que el banco más grande del país, por los motivos que tenga, se muestre amable ante una forma de familia que muchos religiosos extremistas rechazan con vehemencia.

Después de que se viralizaron las fotos de la campaña en redes sociales, aparecieron los religiosos recalcitrantes de siempre para decir que este banco buscaba la destrucción de la familia tradicional y amenazaron fervorosamente con cancelar sus cuentas en el banco como forma de protesta por esa iniciativa diabólica. El argumento principal de estos personajes es que se debe defender la familia original que Dios diseñó para la unión de dos seres humanos, pero yo quiero advertir que ese argumento es insostenible y que tiene muy poco que ver con los verdaderos mandatos divinos o con los ideales de la doctrina judeocristiana.

Si estos activistas han leído la Biblia con detalle, saben que no se trata solamente de que un hombre y una mujer se unan para vivir la vida por el mero hecho de poder procrear. Quiero decirles que, de acuerdo con los mandatos bíblicos, el verdadero diseño de familia instituido por Dios se debe hacer bajo la figura del matrimonio y no bajo el  simple deseo de "amancebarse" y vivir como si nada en ADULTERIO. Señores religiosos, el verdadero peligro de la familia original diseñada por Dios, donde el matrimonio es indispensable, no lo constituyen las parejas del mismo sexo, sino los adúlteros, es decir todas esas personas que deciden transgredir el mandato divino del matrimonio y vivir amancebados sin la bendición de Dios; y que además, sin ningún remordimiento salen a la calle a gritar que ellos defienden como sea el diseño original. ¡Mentirosos!

Alguien me puede decir, ¿por qué los activistas religiosos son tan laxos con el terrible pecado del adulterio que tanto se condena en la Biblia?, ¿por qué no se hicieron campañas en la anterior Procuraduría, en Youtube o en la Asamblea Departamental de Santander contra esa práctica pecaminosa que está acabando con la divina institución del matrimonio. La respuesta es sencilla, porque no se trata de fidelidad a Dios y sus caminos, sino de una falsa moral y una mentalidad mezquina, ingenua y llena de odio que se niega a entender que los homosexuales no son errores de Dios o personas que decidieron pervertirse porque sí, sino seres humanos que, como el resto del mundo,  tiene el legítimo derecho de hacer parte del procesos social de la vida.

Finalmente, es verdad que personajes bíblicos como el apóstol Pablo condenan la homosexualidad con fervor, pero también condena otras pecados que ya los cristianos, al parecer, normalizaron en la actualidad y nos los ven como faltas morales graves. ¿Acaso hay una jerarquía de pecados imperdonables en las sagradas escrituras? Pues de llegar a haber una, la homosexualidad no está en la cúspide de esos pecados imperdonables. Quiero recodarles que de acuerdo con Pablo, la homosexualidad está en la misma línea de los adúlteros, los borrachos y los ladrones. He aquí las palabras del propio apóstol en una de sus cartas  a los Corintios: "No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios."

Entonces dónde está el rechazo vehemente contra el resto de pecadores que Pablo condena con autoridad. ¿Por qué el odio y el desprecio solamente contra la homosexualidad? Pues bien, esperaremos a que un día nos expliquen por qué únicamente se persigue con ardor y entusiasmo a unos pecadores  y a otros no. Hasta ahora solo podremos decir que lo hacen porque están llenos de odio, maldad e hipocresía. No podemos creernos el cuento de que lo hacen para proteger la verdadera familia, porque como dije antes, la verdadera familia ya la destruyeron los adúlteros.

En síntesis, señores religiosos, si van obedecer los mandatos divinos, obedézcanlos bien, y marchen también en las calles contra los borrachos, contra los mentirosos y contra los ladrones como los que abundan en sus púlpitos. Ellos son igual de pecadores.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3391

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Acaso la Normal Superior de Pitalito promueve la homofobia?

¿Acaso la Normal Superior de Pitalito promueve la homofobia?

“Matar homosexuales beneficia a la sociedad”, ¿quééééé?

Discrimina e involucionarás

Discrimina e involucionarás

Nota Ciudadana
Entonces, ¿Quién morirá hoy por la insensatez?

Entonces, ¿Quién morirá hoy por la insensatez?