La explosión cámbrica de informadores virtuales

Las alternativas para conocer lo que sucede son cada vez más amplias y variadas. ¿Dónde nos deja este panorama?

Por: CÉSAR CURVELO
julio 22, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La explosión cámbrica de informadores virtuales
Foto: Pixabay

Ahora mismo y de ser el caso, originado por una valiente o temeraria persona que filma desde un celular, tú podrías ver en vivo y en directo la asistencia masiva de jóvenes rebeldes defendiendo a capa y espada el Monumento a la Resistencia en Cali; o el seguimiento a un potente huracán que azota una ciudad de la Florida o una isla antillana; o un tsunami provocado por un maremoto en el Océano Pacífico; u otra fumarola del Etna, que de vez en cuando eleva una eruptiva columna de gases volcánicos al cielo siciliano; o uno de los frentes de batalla en Siria, donde pende la espada de Damocles sobre la paz mundial.

¡Pamplinas!, quizás exclame algún veterano –léase adulto mayor–, y me restriegue que la televisión transmitió igual la primera llegada de astronautas a la luna, en 1969; o la final del mundial de fútbol México 70, que finalizó Brasil 4: golazos de Pelé, Gerson, Jairzihno y Carlos Alberto, e Italia 1: anotación de Roberto Boninsegna. Bueno, sí, pero en ese entonces solo los pocos que tenían televisor en casa fueron los que vieron dichas trasmisiones con temblorosos cocuyos y a blanco y negro. Imágenes que ni por ahí cercanas a los deslumbrantes videos informativos a todo color y en HD que la explosión cámbrica-mediática ha detonado en las redes sociales. Si por la época de la que acabo de hablar te hubieran dicho que en unos cincuenta años habría relojes como los de Dick Tracy, habrías soltado una retumbante carcajada similar a la del Conde Bártok, el vampiro enemigo de Kalimán.

Es así que, hoy por hoy, canales alternativos de YouTube llevan la bandera en cuanto a sintonía y crítica al actual estado de cosas en Colombia: Me llaman Wally, Café Picante Morales, Comuníquese mejor, Alejo Vergel, La Pulla, Beto Coral, Notiparaco, Lalis Smile, HackerFiscalía, Estepario Lince, Jota Pe Hernández, Pluralidad z, Reportero digital y El de la 10, entre muchos otros. Las noticias del paro en Cali van por el Canal 2. ¿Y en la web? Cabe mencionar Las2orillas, situado en cuarto o tercer lugar a nivel nacional en esta disputada categoría y subiendo como Alka Seltzer, gracias a notas de escritores de todo el país y quizás del exterior, los informes noticiosos de su equipo de trabajo y la cabida equilibrada a múltiples líneas de opinión. Esto último hasta donde pueda llegar la objetividad.

La cacareada objetividad en las noticias, crónicas, entrevistas, columnas, etc., es el quintaesencial punto ético del periodismo. Todos los medios la pregonan a boca llena y a los cuatro vientos. Pero hablemos sin pelos en la lengua, al pan pan y al vino vino, a calzón quitao, como lo hizo el periodista Germán Castro Caycedo, quien falleció recién: “En periodismo no ha habido, no hay ni habrá jamás objetividad”. Entre los libros de este gran escritor zipaquireño recomiendo El Karina, Nuestra guerra ajena, Que la muerte espere, La bruja, Perdido en el Amazonas y Colombia amarga.

Para tratar de engatusar a la mayor audiencia, órganos mediáticos amarillistas presentan fake news, chismes o bulos acomodados a intereses particulares, con la clara consigna de que mentira repetida mil veces termina siendo verdad, por lo menos para el público que desconoce cómo le entra el agua al coco. O puede que lo informado contenga algo de verdad, pero entonces te lo pintan a lo cinematográfico, con pegajosas músicas, resaltando aspectos baladíes para desorientarte, o presentando datos subliminales para encumbrar a determinados personajillos corruptos, candidatuchos de bestiales pelambres o faranduleros de pacotilla. En esto hay de todo un poco, y tú sabes de qué estoy hablando. Si el medio es morado, por poner un ejemplo, no verás mucho turquí, azul, rojo, amarillo, verde o naranja. Debo agregar el marrón, el rosado, el negro, el blanco y el gris, no sea que me tilden de discriminatorio. Tú verás si lees o no lees las notas de colores que no son los de tu preferencia.

Es posible que haya gente que pregunte por qué los medios que sabemos siguen tan orondos y campantes. Pues porque cuentan con una grandigremial, corporativa y superfinanciada fuerza atrás.

Por cierto, eso de la fuerza atrás se lo dice Pedro Páramo a Fulgor, el capataz, al rato de convertirse en el nuevo patrón de la hacienda Media Luna. Lo dicho es para darle a entender que él es el que manda y que, en lo sucesivo y todo el resto de la novela, las cosas serán a otro precio. Acababa de morir don Lucas, el padre de Pedro, que dejó deudas y más problemas. Tantos, que incluso el capataz ya se veía sacando provecho de la debacle en que se encontraba la heredad. La mayor deuda es con una señora soltera, Doloritas, y Pedro la soluciona de tajo casándose con ella “...no se le olvide decirle al juez que los bienes son mancomunados. Acuérdate, Fulgor, de decírselo mañana mismo”. Bastante bandido el Pedro. Me imagino que ya leíste Pedro Páramo, del escritor mexicano Juan Rulfo. Es un relato contrapuntístico. Trataré de explicar eso del contrapunto, aunque sería mejor que tú lo consigas y lo leas, si no lo has hecho: consta de sucesos que van intercalados en el tiempo; comienza cuando un hijo de Pedro, Juan Preciado, se dirige a Comala a conocer a su padre, pero este ya ha muerto y el lugar a que llega es un pueblo fantasma. Luego, más adelante, aparece Pedro de niño, y ahí continúa el intercalamiento de eventos. De paso lee su libro de cuentos, El llano en llamas.

¿Podría ser mera coincidencia que encontremos parecidos entre lo narrado en las obras anteriores con nuestra yerma realidad rural?

-.
0
100
Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus