'La Dulce Aniquirona', el poemario de la muerte bella

Una mirada a una de las obras de Winston Morales Chavarro, poeta e intelectual huilense

Por: Héctor Ocampo Marín
febrero 10, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
'La Dulce Aniquirona', el poemario de la muerte bella

Winston Morales Chavarro es un intelectual huilense y poeta, cuyas obras han obtenido notables distinciones en concursos literarios nacionales e internacionales. La lectura de La Dulce Aniquirona, uno de sus primeros poemarios, nos revela que en realidad estamos o hemos estado frente a un poeta que apremia, en su dúctil verso libre, nuevas y originales concepciones; que sabe descorrer cortinajes pocas veces descorridos; que descubre aristas poéticas incógnitas; que es capaz de mirar, dentro de una sorprendente torsión estética, un nuevo universo poético.

Su secreto primero y último puede estar por los predios del “pensamiento complejo” de Edgar Morin. Que la poesía está siempre en forma integral a nuestro alrededor como lo piensa Artaud; poesía avalada por el poder de la imaginación y de la visión del sutil William Blake.

 

Y estoy buscando las voces del camino

Para traducirlas

Seguro llevarán tu nombre 

He aprendido a interpretar la voz del viento 

esa misma que arrulla 

las hojas entreabiertas de tu árbol. 

¡Aniquirona, Aniquirona! 

Te llama el río

Y en las gotas frenéticas del aire

Va tu aliento prendido a las veletas.

 

Aquí el misterio musical de las palabras, Aniquirona, la unción del viento romero, el rumorar de las hojas del bosque espiritualizado y del río que pasa, la poesía pura.

 

Apenas sé cómo te llamas

Me lo ha contado el río

Y sé que Aniquirona

Es el Umbral de otros caminos...

Aniquirona

Cuando bajo las escaleras de la casa

Pienso que esta es otra forma de llegar a Schuaima

-el reino del gran más allá-

puede que descender

sea otra forma de ascenso...

¡Silencio, silencio!

Voy prendido al viento

Floto y me doy cuenta que la muerte es música

Y a la muerte hay que escucharla

Con los oídos despiertos...

Tú sabes que allí en la ingravidez sonora de tu río

Mis pálpitos se hacen notas musicales

Que convergen con la corriente sudorosa de tu bosque...

 

Poesía inexcusable esta, tranquila y evidente en el entorno, en las manos de la amada, en la sombra del árbol del amor, en el río y en la  fresca humedad del bosque.

 

Allí te amo

Como tú lo propusiste

Sin ni siquiera desnudarnos

Sin escuchar tu respiración

Sin escuchar la mía...

Busco la muerte

Y camino desnudo entre las piedras

Busco esa voz

¿Acaso distante? ¿acaso cercana?

 

Esta, poesía de muy alto nivel, de una tierna belleza por mucho tiempo desconocida, surge plena en todas las páginas del muy denso poemario de Winston Morales Chavarro.

 

Antes de que cayeran las hojas de los árboles

Antes de que el viento dibujara otro reloj con las estrellas

Estaba en Schuaima

Desprovisto de mi antigua ropa,

Desnudo,

Con los ojos abiertos

Entregado a la pasividad,

Al permanente transcurrir

Por el valle de las tristezas...

 

Una poesía con personalidad, poesía que gravita con una enorme carga de limpia originalidad y de elemento puramente poético.

 

Aniquirona

Morir no implica ningún riesgo

La muerte es una puerta

Y el tiempo una ventana

Por donde mis pasos presurosos

Perciben otros cosas, otros mundos...

 

Aniquirona

Muchachita hecha de luz

De ojos luminosos que me miran desde lejos

Quizás desde el otro lado de la noche...

Esta es la ceremonia de las flores

Entra y gózate la fiesta

Entra y gózate la vida

Ven a festejarme

todavía hay vida en estas manos

Tómalas

Estas manos que aún escriben

Poemas de amor para mujeres solitarias...

 

Esta es la gran poesía de ella como árbol y de él como otro árbol. Es la poesía del tiempo, del “infante tiempo”. La poesía, la dulce poesía de los olvidos y de la muerte bella.

Y finalmente, ¿quién es La Dulce Aniquirona? Un nuevo personaje de la poesía colombiana. Es la bordadora de sueños, “de poemas que aún no germinan”... ¿Y dónde queda Schuaima? “Schuaima es la nación donde todos los que se fueron han llegado”.

-.
0
400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La Dulce Aniquirona, mujer y palabra eterna

La Dulce Aniquirona, mujer y palabra eterna

Pensando en la ciudad y la poesía

Pensando en la ciudad y la poesía

Nota Ciudadana
'Temps era temps' o un canto a los arcanos mayores del tarot

'Temps era temps' o un canto a los arcanos mayores del tarot