La doble moral de los latinoamericanos

"Si maldice a Fidel y a Chávez, es mejor que estudie la historia de Latinoamérica y sabrá que los responsables vienen de mucho antes"

Por: Félix Rodríguez Cardozo
noviembre 27, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La doble moral de los latinoamericanos

La distancia más corta entre Haití y Cuba son los 87 km que separan punta de Maisí, la región más oriental en Cuba, de Môle Saint-Nicolas en Haití. Sin embargo, el conocimiento acerca de estos dos países, hiciera que esta distancia pareciera mucho mayor.

Haití apareció en el radar por cuenta del terremoto de 2010 donde dada la mala infraestructura y pobre gestión del riesgo de esta nación, murieron más de 300.000 personas. No obstante, la mayor tragedia en Haití lejos de este terremoto tiene nombres, apellidos y hasta seudónimos : François Duvalier (Papa Doc) y Jean-Claudie Duvalier (Baby Doc). Padre e hijo sumieron en un régimen de terror al pueblo haitiano entre 1957 y 1986 con más de 40 mil asesinatos (muchos de ellos cometidos por ellos mismos machete en mano), sin contar con los asesinatos de campesinos haitianos en República Dominicana, que por expresa solicitud y/o complacencia de Papa Doc, llevó a cabo la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. No bastando con ello, Baby Doc en su huida a Francia con su esposa Michèlle Bennett , una vez derrocado el régimen, se llevaron consigo 120 millones de dólares que se unirían a la fortuna que previamente ya habían depositado en bancos de Suiza; ahondando aún más la crisis haitiana en donde el hambre y la miseria estaban en las antípodas de los excesos de Bennett en boutiques de París. La pregunta es entonces ¿Por qué sabemos tanto de Cuba y de Fidel y tan poco de Haití y los Duvalier a pesar de ser países tan cercanos? Quizá el hecho de que Estados Unidos es un acérrimo opositor del régimen de Castro en tanto que Duvalier gozó de su apoyo incondicional hasta que la situación se salió de control (igual que en la Chile de Pinochet), puede ser una clave para la respuesta.

 

De la Cuba socialista no se puede desconocer los sumarios juicios revolucionarios y sus fusilamientos, las restricciones de las libertades políticas y civiles, las persecuciones y los apresamientos por sospecha y los tantos errores políticos que hoy manchan el legado de Fidel Castro. Pero no deja de sorprender el terrible sesgo que hay en nuestra memoria sobre la historia de Latinoamérica, donde siempre nos dictan desde el norte quiénes son los buenos y los malos, que nos hace estremecernos un 11 de septiembre por la caída de las Torres Gemelas y nos arropa una abrumadora indiferencia ese mismo 11 de septiembre cuando 43 años atrás Salvador Allende caía y con él la democracia en Chile. Tampoco tenemos una remota idea del Sandinismo ni de las sendas de luchas que se libraron (y libran)en Latinoamérica en contra de la injerencia estadounidense y en pro de la autodeterminación de los pueblos; a duras penas supimos de un tal Daniel Ortega que nos quiere quitar San Andrés y Providencia.

Sean siempre bienvenidos los debates y las miles de críticas y alabanzas que puedan recaer sobre los gobernantes de Latinoamérica, pero siempre desde una perspectiva objetiva y tomándose la mínima tarea de aprender y comprender los complejos y diversos procesos históricos que han hecho de este continente un collage de culturas, ideologías,razas y credos desde la colonización. Pero no podemos caer en la doble moral de condenar únicamente a los gobernantes que se rigieron por ideologías contrarias a las nuestras y justificar a toda costa los abusos cometidos por quienes son afines a nuestro pensamiento y/o se nos mostró la “verdad” que nos hizo ser afines a ellos.

De la Cuba después de Fidel no sólo nos debe indignar los hechos reprochables llevados a cabo por el gobierno liderado por Fidel Castro y compañía durante 6 décadas, tampoco es aceptable pasar por inadvertida la realidad de un bloqueo económico inhumano al cual el congreso de los Estados Unidos ha mostrado una postura inamovible e indolente pese a las muchas resoluciones de las Naciones Unidas en donde todos los países (excepto EEUU e Israel) demandan el levantamiento del bloqueo. Ese bloqueo tiene una inmensa responsabilidad del supuestamente fallido modelo socialista en Cuba.

Si usted le duele lo que ha pasado, pasa y pasará en Cuba y Venezuela; maldiciendo la memoria de Fidel y Chávez y se siente con la autoridad moral de condenarlos al infierno. Entonces también haga la tarea de estudiar la historia de toda Latinoamérica y sabrá entonces que mucho antes que ellos, están los verdaderos responsables de los problemas que nos aquejan, la génesis de aquellos óbices que alguna vez Fidel Castro Ruz victorioso un 1º de enero de 1959 en Santiago de Cuba juró remover y sólo la historia como el mismo dijo preso en 1953 (después de su primer intento fallido de llegar al poder) “lo absolverá”… O le condenará con los tantos otros que se propuso deponer.

-.
0
11816
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Fidel y Raúl Castro recibían la droga de Pablo Escobar": Popeye

Nota Ciudadana
Colombia y Venezuela: el fracaso de la derecha e izquierda latinoamericana

Colombia y Venezuela: el fracaso de la derecha e izquierda latinoamericana

Nota Ciudadana
¿Cómo reducir los problemas carcelarios que vemos en Latinoamérica?

¿Cómo reducir los problemas carcelarios que vemos en Latinoamérica?

Tigo cambiaría de dueño: competencia para Claro y Movistar

Tigo cambiaría de dueño: competencia para Claro y Movistar