La corrupción también es su culpa

"¿Cómo visibilizar al diablo? ¿Cómo mostrar a la gente que conductas aparentemente inofensivas alimentan ese demonio y nos están matando?"

Por: Carlo Humberto Salas Cardona
febrero 28, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La corrupción también es su culpa
Foto: internet

En ésta cruzada contra la corrupción he notado que la mayoría de las personas la perciben como algo que sucede lejos, por allá en la Guajira o en el Magdalena Medio; que se limita al pago de coimas por obtención de un beneficio o a la pérdida de una platica que igual no le iba a tocar. Hablan de ella con la misma distancia que se habla del diablo ¡Eso nunca nos tocará!

Pero el diablo nos respira en el cuello, para unos más visible que para otros. ¿Cómo visibilizar al diablo? ¿Cómo mostrar a la gente que conductas aparentemente inofensivas alimentan ese demonio y nos están matando? Sí! MATANDO, en mayúsculas. Colombianos muriendo, muerte de morir, de perder seres queridos, de enterrar difuntos; de madres, hermanos, vecinos y amigos tomando tinto mientras lloran el trágico destino que pudo correr un ser querido. De perder para siempre a alguien que amamos profundamente. Lugar común hablar de los guajiritos muertos por inanición, de Odebretch, Reficar o Isagen, de eso ya se ha hablado mucho.

Hablemos de la reunión que organiza el líder de su barrio para apoyar un candidato al concejo de su ciudad; esa reunión normal en la que se reparte pastel de pollo con juguito de caja y se habla de tapar los huecos de la esquina o pintar la cancha de los pelaos. Esa reunión inofensiva en la que coinciden los vecinos de toda la vida para charlar las mismas historias de siempre ¿Qué hay detrás? Por lo general, para no maltratar a uno que otro candidato decente, ese concejal está pagando unos 30 millones de pesos en una campaña que exige publicidad impresa, medios de comunicación, tamalito, gasolina y mal-tapar esos huecos de la esquina. 30 millones que en campañas electorales parecen monedas con relación al nivel de gasto que alcanzan aquellas a cargos de elección popular de mayor rango, pero que para un colombiano promedio significan 40.7 salarios mínimos legales vigentes; que el concejal no recuperará en menos de un año si dedica todo su salario a ese fin.

NO PASA, todos tenemos obligaciones familiares, financieras y personales. Entonces ¿Cómo lo recupera? En contra de sus deberes constitucionales. Los concejales establecen alianzas con las alcaldías para que se les otorguen cuotas políticas dentro de las administraciones y así poder influenciar sobre el presupuesto del municipio, empieza la rosca política; los proyectos propuestos por el alcalde ya tienen aprobación en el concejo y el nuevo concejal tiene personas que pueden influenciar y destinar presupuesto del municipio. ¿Cuál es el objetivo? Recuperar los 30 milloncitos y uno que otro más para apoyar la candidatura de algún congresista para hacer lo mismo en el gobierno central e influenciar sobre los proyectos de la nación que obviamente son más popochos; congresistas que se venden al presidente a cambio de cuotas políticas en los ministerios, como el MinTic por ejemplo, y manosear mega proyectos y seguir engordando la marrana de la corrupción. ¿Sabe cuánto tiempo duró en el congreso el debate y votación del proyecto de ley del gobierno que aumentó el IVA del 16% al 19%? ¡58 segundos! Eso le importamos a estos hampones.

¿Qué hizo usted? ¡Aparentemente nada! Comerse un pastelito de pollo y un juguito de caja mientras charla con sus vecinos, ¿Que causó? El año pasado murieron 4100 guajiros y en lo corrido de 2017 nos acercamos a los 1000. ¡PIÉNSELO!

 

-.
0
2508
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El miedo en tiempos de pandemia

El miedo en tiempos de pandemia

La minera que explota el Cerrejón le dice adiós a Colombia

La minera que explota el Cerrejón le dice adiós a Colombia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

Rodrigo Aldana, el fiscal anticorrupción capturado por Oderbrecht

Rodrigo Aldana, el fiscal anticorrupción capturado por Oderbrecht