Opinión

La confusión del lodo

La masa no florece en la autonomía del pensamiento

Por:
agosto 01, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La confusión del lodo
La masa no florece en la autonomía del pensamiento

Uno de los personajes confesaba que no sabía qué le había pasado. Faltaban un par de meses para el final del espejismo del siglo XX y un festival de música -que reunió a las mayores estrellas masculinas de su generación- terminó convirtiéndose en el lamentable escenario del abuso sexual de cientos de mujeres. La triste secuela del conocido Woodstock de 1969, su versión de 1999, se convirtió en un horrible espectáculo consumido entre llamas, violencia y muerte. Incluso algunos asistentes llegaron a bailar confundidos -y asfixiados por las altas temperaturas- entre excrementos y orina. Creyeron que era simplemente lodo pero era mierda. La masa y sus fiestas falsas. La masa y sus falsas alegrías ciegas.

El documental Woodstock: Paz, Amor y Rabia, recientemente estrenado en la plataforma HBO MAX, retrata no solo el fracaso humano del festival de música sino que describe -descarnadamente- las circunstancias de una generación perdida ante su misma comodidad y frustración. Al evento asistieron -en su gran mayoría- hombres blancos, jóvenes y de clase media alta que, amparados en la impunidad que traen las hordas, se transfiguraron en bestias voraces e insaciables. Miles de ebrios, unidos entre sí, por la interrupción del pensamiento que sucede ante la masa, fueron sometidos al delirio de su inseguridad y doblegados por la cultura popular del atropello y el despojo sexual. A pesar de la brutalidad de las imágenes, que sirven de evidencia de los crímenes, solo un puñado de mujeres se atrevieron a denunciar los abusos de los que fueron víctimas. Eran tiempos peores que, lastimosamente, aún no han terminado de pasar.

Hace un par de años, confieso, me apropié de un libro prestado por mi buen amigo Julián López de Mesa. La Masa, escrita por el intelectual búlgaro Elias Canetti (que observó con atención lo sucedido en los años de la Segunda Guerra Mundial), expresa y advierte de la peligrosidad de la suma simple y aritmética de los hombres. La irracionalidad amalgamada de la multitud y sus horrorosas consecuencias: la monstruosidad que trae la irreflexión cuando se apropia de las mentes congregadas en miles. El autor aporta cientos de evidencias que más allá de  simples y llanos sucesos históricos manifiestan profecías latentes. La masa siempre está presta a suceder.

________________________________________________________________________________

Las nuevas generaciones, cansadas de las promesas incumplidas, han decidido desatar su inconformidad en manifestaciones y marchas. El peligro de la masa también los acecha

________________________________________________________________________________

Vivimos tiempos de movilizaciones sociales masivas. En todas las esquinas del mundo, remotas o cercanas, cientos de miles han salido a las calles en ejercicio de su legítimo derecho a transformar el mediocre mundo que los rodea. Las nuevas generaciones, cansadas de las promesas incumplidas, han decidido desatar su inconformidad en manifestaciones y marchas que han definido el tono de nuestos días. (Y lo seguirán definiendo). Otra realidad es posible para ellos. No obstante, el peligro de la masa también los acecha. Por esto, la amenaza de la irreflexión debe ser sopesada y contenida. Los movimientos no deben opacar a los individuos y sus integrantes deben conservar -como sea- su capacidad de criticar, cuestionar y si llegará el caso, hacerse a un lado. La masa no florece en la autonomía del pensamiento.

El truco favorito de la masa es hacer el mundo arder y camuflar jardines de cenizas por victorias de una justicia falaz. Aceptando un precio muy alto e indecoroso: el sufrimiento de los inocentes. De este abusivo destino solo se pueden salvar los que decidan mantenerse individuos, pensando por sí mismos, denunciando y atacando a la masa cuando muestra las escamas y las fauces babeantes. Cuando -ciega y delirante- confunde el lodo.

 

 

-.
0
400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cuarenta años

Cuarenta años

Grafiti y publicidad: el pacto siniestro

Grafiti y publicidad: el pacto siniestro

Los tomates

Los tomates

La civilización del fuego

La civilización del fuego

Los discursos

Los discursos

Leer poesía

Leer poesía

Nos estamos haciendo viejos

Nos estamos haciendo viejos

El baile de los que sobran

El baile de los que sobran