La coca puede ser la salvación de Colombia

"Dejemos la estigmatización de la hoja de coca, legitímenos su cultivo y enderecemos el camino que los antiguos nos dejaron como regalo"

Por: Manuel Enrique Estevez Moscoso
marzo 30, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La coca puede ser la salvación de Colombia
Foto: Pixabay

La mayor parte de los habitantes de la América Prehispánica, especialmente quienes vivían en las montañas andinas, utilizaban una hoja sagrada, ya fuera para masticarla o para hacer té.

Pues bien, estos antepasados y sus actuales descendientes la utilizaron y utilizan para combatir la sed, el soroche (o mal de alturas) y el cansancio de las largas jornadas, y mitigar el hambre, sin que se halle ningún tipo de daño en la salud de quienes la utilizan.

Los colonizadores españoles encontraron en esas tierras colosales civilizaciones con estructuras sociales muy avanzadas, que incluso hoy nos deslumbran sus descubrimientos. Sin embargo, en ese entonces se comenzó a utilizar la coca no como mata sagrada, sino como estimulante, que es una de sus muchas propiedades.

Acá hay que hacer énfasis cuando en 1903 se utilizó en un refresco llamado Coca-Cola. Así mismo, cuando en Europa el famoso Sigmund Freud, ya asociado con otros científicos, centró sus estudios en una de las propiedades de la hoja de coca y esta pasó de ser un estimulante tan inofensivo como lo es el café a convertirse en uno poderoso y adictivo, tanto que él mismo famoso científico terminó sus días siendo adicto.

Pero lo que acá proponemos es que hoy Colombia, que por cuenta del narcotráfico local e internacional es el mayor productor de hoja (la que según expertos se usa hace más de 8.000 años en estas tierras), la utilice enfatizando todas sus excelentes propiedades naturales, asegurándose de que estas sirvan para aliviar muchas de las penurias del mundo civilizado.

En 1961, la hoja de coca se incluyó en la Convención Única Sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, por lo tanto está sujeta a control y esto ocurrió porque para entonces los siempre blandengues y avasallados gobiernos de los países productores no dieron la batalla por defender un cultivo tan ancestral como el maíz, la quinua o el tabaco; como países tercermundistas se sometieron a las potencias que siempre les imponen su modo de vida.

Esta es una planta ancestral que por miles de años sirvió a tantas generaciones, y a la que se le quiere quitar el arraigo cultural que sobradamente ha defendido Bolivia. El país sudamericano, en cabeza de Evo Morales en ese momento, le solicitó a Ban Ki-moon (entonces secretario de ONU) que se suspendieran los párrafos 2C y 2E de esa convención en “donde se prohíbe la masticación" de la hoja de coca. Estas objeciones fueron apoyadas por 167 países y solo 17 han venido torpedeando la justa reclamación.

Por todo lo anterior, la erradicación forzosa ha traído fuertes choques entre la población y sus autoridades; pero detengámonos en la idea principal de este escrito y es dar a conocer las propiedades de la hoja de coca: contiene cantidad de vitaminas como son las vitaminas A-,B1, B2, B5, B9 (acido fólico), B16, C y E; además nos aporta sinnúmero de antioxidantes y flavonoides que disminuyen el riesgo de enfermedades. Debemos exaltar también que cada hojita contiene grandes cantidades de zinc, cobre, hierro, calcio, magnesio, potasio, sodio, fósforo y manganeso.

Semejante poder no puede ser desperdiciado por el mal uso que comerciantes le han dado a la hoja de coca, menos por seguir empecinados en este error histórico. Por lo tanto, el gobierno nacional está demorado en transformar esas 200.000 hectáreas en dinero bueno y crear en el Invima o donde corresponda un instituto parecido a los que tiene la Federación Nacional de Cafeteros y comercializar todos los buenos derivados de la planta sagrada.

Así mismo, recomendar los productos derivados para prevenir enfermedades cardiovasculares, vértigos, caries, cáncer de colón, obesidad y las afecciones respiratorias tan comunes hoy en día, sin olvidar que esta ta hoja también ayuda a combatir la depresión, regula la producción de histamina y la oxigenación cerebral, mejora el metabolismo, protege la flora intestinal, elimina las toxinas de la sangre y alivia la función del hígado.

No en vano, en 1975, la Universidad de Harvard determinó que la harina de coca es un complemento necesario, pues su valor nutricional es muy alto y no provoca ningún tipo de adicción.

Por todo lo narrado, descrito y comprobado, no tenemos una planta maldita; por el contrario, el gobierno de Colombia tiene en sus manos un commodity más valioso que el mismo petróleo y lo tiene servido, y sus cultivadores sin saberlo pueden ser los nuevos ricos de manera honrada.

Si el mundo torpemente utiliza la planta de marihuana para "fines recreativos", con ganancias fuera de lo común, dejemos la estigmatización de la hoja de coca, legitímenos su cultivo y enderecemos el camino que los antiguos nos dejaron como regalo.

-.
0
7400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus