La ciencia de los jugadores de fútbol

"El fútbol es más que un deporte. Es una ciencia que hace posible que gente humilde a punta de patadas bien administradas le saque billete a los más ricos de un país"

Por: Carlos Tamara
julio 22, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La ciencia de los jugadores de fútbol
Foto: Instagram @teogutierrez_ @miguelaborja23

Recientemente se ha divulgado que Teófilo Gutiérrez y Miguel Ángel Borja ya no jugarán más con el Junior. Lo que han dicho para dejarlos cesantes en esa bancada es que no pueden pagarles sus sueldos, pues, supuestamente, para lo que fueron contratados (ganar campeonatos continentales tipo Copa Suramericana) no lo hicieron.

Ignoro, obviamente, si ese fue el objetivo señalado en la contratación del jugador, con alguna cláusula de confidencialidad especial, aunque sospecho que es muy difícil que sea posible constarlo en un documento de tal naturaleza. ¿Podrá un maestro comprometerse a obtener genios de sus estudiantes en las aulas, bajo un contrato profesional de dictado de clases? Sospecho que aquí hay una potencial mina para algún abogado laboralista bien formado y con experiencia leguleya.

Al parecer Teófilo y Borja ganaban pinches cien mil dólares mensuales que al cambio sería poco más de $100.000.oo dólares/ mes x $3.500 / dólar = $350.000.000.oo. Si, trescientos cincuenta millones de pesos colombianos. Dólar se elimina con dólar, dimensionalmente, y queda el equivalente en pesos/mes.

Inmediatamente saltan a la vista preguntas como en aquellas de la nunca olvidada canción.

¿Y cómo lo hacen? ¿Cuál es el negocio?

¡Qué bien vive ese señor! ¡Qué bien vive esa señora!

Imagino a más de un representante a la Cámara, o del Senado, e incluso al mismo Presidente de la República, ¿los comandantes del Ejército?, ¿los mercenarios de Haití?, estrellando sus cabezas contra las paredes. Y Uribe, quien trabaja gratis sin mermelada eligiendo presidentes ¡para la patria colombiana!

El hecho es entonces, ¿cuánta tajada esperaba sacarle Fuad a la participación campeonil de Téofilo y Borja?, ¿cómo hace para demostrar que lo que impidió obtener sonados triunfos no fue el asunto de la pandemia, que obligó a jugar sin público, y sí aconteció por la participación de los jugadores? ¿Acaso Borja no metió goles? ¿Acaso Teófilo no hizo los pases gol de rigor?

Obviamente como hubo años sin pandemia donde, al menos Teófilo jugó, entonces en aquel momento, ¿cuánto embolsó Fuad? ¿No se equilibra eso con la última campaña que de todas maneras, no se le puede encimar como culpa al pobre Teófilo luego que, sobre la marcha, le cambiaran de entrenador; uno novato en vez de otro superavezado y ganador?

De todas maneras Teófilo y Borja al parecer, según Fuad y siguiendo lo que dice la prensa, pelecharon de lo lindo, sueldos de fantasía. Pero, ¿cómo pudieron hacerlo unos tipos que si acaso terminaron el bachillerato no han visto la universidad ni en pintura? Es más, resulta absolutamente demostrable y fidedigno que en el caso de Teófilo, fue perseguido por cielo y tierra para obtener sus servicios pues bien se sabe que estaba jugando en el extranjero.

Bueno, casos se han visto: el ilustre senador Macías, bachiller por Radio Sutatenza, acabó devengando desde la Presidencia del Senado tanto o más que su mentor Uribe, pobre y menesteroso señor, que sí hacía los debates.

Ahora, ¿de dónde salía la friolera de 100.000.oo dólares mensuales de los sueldos de Teófilo y Borja, si al parecer las campañas futboleras no daban para tanto? ¿Trabajaba gratis Fuad al igual que Uribe al nombrar a Duque? Cuesta pensar que personas como Fuad, provenientes de una casta de mercaderes dotados de las habilidades de la inolvidable capital Fenicia, trabajara sin ver utilidades. Se dice, y estaría demostrado en Antropología científica, que las habilidades de los antepasados, fenicios en este caso, perduran hasta la cuarta generación en el caso de migrantes. Y Fuad estaría aplicando todavía; incluso sus muy adorados, por él, tiernos retoños.

Es más, aquí hay cantidades que escandalizan y son escalofriantes para gentes de cabeza fría como puede ser un flamante senador de la república. Las investigaciones del fútbol indican que un jugador no participa individualmente con balón más allá de cuatro minutos por partido; entonces cualquiera que haya sido el número de partidos jugados por Teófilo, ¿cuánto quedaría ganando por minuto?

Señores senadores, apunten para que luego no digan que no se les advirtió. Eso hizo Teófilo Gutiérrez Roncancio, a la vista de todo el mundo, millones de personas que aplaudíamos, incluso sin necesidad de estafar a nadie y, menos, dormirse hasta roncar en alguna sesión plenaria. No compró ni un voto, no necesitó merodearlo mafia laguna.

Ahora, es posible que Teófilo haya sido objeto de alguna compensación o indemnización, figura contractual de la que hasta ahora nada se ha dicho. Hasta ahora Fuad lucha contra el pensamiento del hincha que ve que su equipo del alma fue bajado de categoría si es que no tiene apuros inminentes para pasar a ser émulo del Unión Magdalena que más nunca se ha parado. La historia dirá si Junior se mantiene. Si cae a la segunda división, en qué quedan los otros negocios. El caso es que el hincha barranquillero cobra caro. Ya se ha oído más de una vez entonar por las tribunas el famoso e inefable Coro Celestial.

Claro, esto políticamente tiene repercusiones en una familia que pudiera estar buscando la Presidencia de la República. ¿Engrosan los sueldos dejados de pagar a Teófilo y a Borja, los montos de la inversión que se estima necesaria para cumplir la inminente campaña presidencial?

El asunto es que Teófilo bien podría ser candidato, y el mismo Borja. Entonces, no hay por qué echarle la gente encima. ¿No lo ha sido, y triunfante, Macías? ¿No es creíble un futbolista en el Congreso? ¿No lo han sido sus locutores? Incluso, hay que pasmarse si así fuere, no es necesario que ganen, solo que sus nombres pongan los votos.

Ya me imagino a Fuad haciéndole campaña a Teófilo para la Cámara. ¡Debería ser un espectáculo que alguien soñara con financiar!

Entonces, concluyo, el fútbol es más que un deporte. Es una ciencia que hace posible que gente humilde a punta de patadas bien administradas le saque billete a los más ricos de un país. Incluso petrodólares, a juzgar por las financiaciones que hacen los jeques árabes en el fútbol británico, ¡y chino!

No llamo a nadie a engaños. ¿Acaso alguien se chupa el dedo a estas alturas? Aquí debe haber un flamante negocio. ¿Jeques árabes, del mismo linaje fenicio, trabajando gratis? ¡Mamola!

Si Fuad está cambiando de miras en su inversión, si es que acaso ese es el norte, entonces la cancha por la Presidencia de la República, compite con la del fútbol. ¡¡¡¡No habría dudas!!!!

¿Y cómo lo hacen? ¿Cuál es el negocio?

¡Qué bien vive ese señor! ¡Qué bien vive esa señora!

Y cómo lo hacen, yo no sé

Cuál es el negocio,-sepa usted

Y como lo hacen, yo no sé

Cuál es el negocio, sepa usted

Nota. En el caso de Teófilo Gutiérrez Roncancio y Miguel Ángel Borja Hernández se sabe cómo lo están haciendo. ¡A punta de patadas! Y dejando el alma por colores que no necesariamente tienen que amar. Si lo hacen es porque les place… y además les pagan.

-.
0
1200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Teófilo es un gamín: agredió físicamente a Fuad Char que tiene 83 años

Teófilo es un gamín: agredió físicamente a Fuad Char que tiene 83 años

Nota Ciudadana
Las industrias del entretenimiento no deben olvidar su responsabilidad

Las industrias del entretenimiento no deben olvidar su responsabilidad

El odio que despierta Teófilo Gutiérrez en Cali

El odio que despierta Teófilo Gutiérrez en Cali

El gran error de Fuad Char, haber dejado ir a Teófilo Gutiérrez

El gran error de Fuad Char, haber dejado ir a Teófilo Gutiérrez