La campaña "Un, dos por mí" para asegurar que todos salgamos a votar

La participación electoral es una manifestación de la democracia participativa, pues permite identificar el grado de legitimidad de una sociedad política

Por: Daniel Betancur
enero 14, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La campaña
Foto: Cortesía

Un, dos por mí, abstención o República: elecciones 2022 en Colombia

La sociedad civil colombiana se prepara para unas elecciones que pudieran ser históricas, si las y los colombianos deciden que participar del proceso electoral del año 2022 es una de sus prioridades actuales, el país se encuentra en la disyuntiva de dejar que la abstención electoral se mantenga como constante o que la República pendiente desde la independencia se desarrolle plenamente.

Para ello los sectores democráticos invitan a una profunda reflexión sobre la conveniencia de salir a votar masivamente para defender lo que queda de las instituciones políticas, es menester convocar a "cada" ciudadano para que con argumentos sólidos comprometa a "dos" ciudadanos para que salgan a votar durante las tres jornadas electorales del año.

"Un, dos por mí" para evitar la hecatombe social y defender la paz política, las instituciones políticas y el Estado Republicano que peligra con extinguirse si se mantiene el poder en manos de quienes lo han controlado milimetricamente durante 200 años de historia.

Colombia y la participación electoral. La abstención ha sido constante. De hecho, tras la promulgación de la Constitución de 1991 se evidencia que los colombianos no participan mayoritariamente.

La participación electoral es una de las manifestaciones de la democracia participativa, ella permite identificar el alto o bajo grado de legitimidad de una sociedad política que se presupone de derecho y democrática.

La democracia no se reduce a las elecciones, pero, ellas constituyen uno de los fundamentos del poder político y uno de los principios fundantes del Estado de derecho, así como una condición sine qua non de la existencia del Estado democrático.

El proceso electoral se desarrolla tanto en la legalidad como en la legitimidad. La primera se da cuando se respetan los procedimientos dictados por la ley en el régimen político, y la segunda por el reconocimiento legítimo que se le otorga a una decisión publica por su nivel de representatividad y aceptación colectiva en el marco del sistema político.

Las sociedades que se ufanan de ser democráticas consideran la participación electoral como una de las fuentes de legitimidad del poder político, permitiéndole a los actores políticos tomar las decisiones colectivas emanadas del pueblo en las instituciones del Estado por medio de un sistema de representación.

Países como España y Francia en el continente europeo, y Venezuela, Perú y Ecuador en el continente americano, demuestran que existe una ciudadanía que expresa su voluntad popular mayoritariamente en las urnas durante cada proceso electoral.

Por ejemplo, en las elecciones a las Cortes Generales de España del año 2016 los españoles tuvieron una participaron del 66 % del potencial electoral; en Francia durante las últimas elecciones presidenciales de 2017 hubo una participaron del 77 % del censo electoral; en las elecciones presidenciales de 2013 en Venezuela participó un 79 % de los votantes de ese país.

Durante el año 2021 se celebraron las elecciones presidenciales en Perú donde participó un 70 % de los votantes peruanos en la primera vuelta presidencial y un 74 % en la segunda vuelta; finalmente, en el caso ecuatoriano durante las elecciones presidenciales de 2021 participaron en la jornada electoral el 80% de los votantes ecuatorianos en primera vuelta y 82 % en segunda.

Estas son evidencias de una alta participación electoral en países donde la legitimidad democrática no es cuestionada por el nivel de participación política de sus ciudadanos en cada jornada electoral que elige sus representantes políticos en el Estado.

El caso colombiano en el tema de participación electoral es particular y excepcional, por las circunstancias políticas de violencia y la desigualdad social generalizada; desigualdad expresada en el reconocimiento del país como el tercero más desigual en términos económicos a nivel mundial, una participación electoral que en condiciones excepcionales supera el 50% de los votantes en las urnas.

A partir de la promulgación de la Constitución Política de 1991 se puede evidenciar que los colombianos no participan mayoritariamente en las elecciones.

Según la Registraduría Nacional del Estado Civil, entidad competente para la realización de las elecciones, se tienen registros de los resultados electorales desde 1998.

En ese año las elecciones legislativas tuvieron una participación del 45 % y 20 años después en las elecciones legislativas de 2018 la participación fue del 48 % del censo electoral.

En las elecciones presidenciales de 1998 los colombianos participaron en un 51 % durante la primera vuelta presidencial y en un 58 % durante la segunda vuelta; para las elecciones presidenciales del año 2002 se dio una participación del 46 % durante la primera y única vuelta presidencial.

En el 2006 la participación fue del 45 % en la primera y única vuelta presidencial; para el 2010 la participación en la primera vuelta presidencial fue del 49 % y en segunda vuelta del 44 %; en las elecciones presidenciales del 2014 la participación en la primera vuelta fue del 40 % y en la segunda vuelta del 47 %.

Históricamente se ha visto un desencanto de los electores colombianos por la participación política, reflejado en los bajos índices de participación.

Ha sido una constante la abstención electoral que no ha permitido que sean las mayorías quienes elijan sus representantes políticos, sino que lo sean unas irrisorias minorías que en muchos casos han sido cooptadas por las diferentes prácticas corruptas de hacer política.

Comparar a Colombia con los países mencionados anteriormente en el tema de participación electoral es imposible por las diferencias que existen de tipo económico, social y cultural entre las dos naciones; diferencias que se reflejan en la apatía política nuestra durante los procesos electorales.

Lo que está claro es que esa indiferencia se puede revertir convocando a la manifestación pública de participar políticamente en las elecciones y a la necesidad de participar colectivamente de un proyecto común de país.

Es un imperativo participar del destino común que tenemos como sociedad y para ello las elecciones deberían vivirse como una fiesta nacional que invite a las mayorías ciudadanas a votar el país que deseamos.

Así que las elecciones legislativas y presidenciales de mayo de 2022 son la siguiente estación que tenemos los votantes colombianos de elegir ese destino colectivo que nos llevará por los caminos de la reconciliación, la paz y la unidad.

Votar es un menester que permitiría un futuro posible en el que la paz social sea el producto de la paz política. Decidamos el futuro colectivamente para que los sueños de siempre sean una realidad, con "un, dos por mí" sumamos para que esa República pendiente se haga realidad con los derechos para todos.

-.
0
El lío judicial que puede arruinarle la vida al líder de las barras bravas del Nacional

El lío judicial que puede arruinarle la vida al líder de las barras bravas del Nacional

Rusia y EEUU: los dos poderosos ejércitos con los que se enfrentan a la crisis de Ucrania

Rusia y EEUU: los dos poderosos ejércitos con los que se enfrentan a la crisis de Ucrania

El despliegue militar de la OTAN ante posible invasión de Ucrania

El despliegue militar de la OTAN ante posible invasión de Ucrania

Rifirrafe entre rector de la Universidad UNAD y Margarita Rosa de Francisco

Rifirrafe entre rector de la Universidad UNAD y Margarita Rosa de Francisco

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus