La caída de las estatuas de los esclavistas llega a Colombia

La protesta por el asesinato de George Floyd ha llevado a cuestionar a los que se enriquecieron traficando con esclavos. En Colombia el señalado es Sergio Arboleda

Por:
junio 11, 2020
La caída de las estatuas de los esclavistas llega a Colombia

¿Deben las estatuas permanecer erigidas a pesar de que sus figuras representen un turbio legado? Daniela Pasik, escritora argentina dijo en una columna reciente que "la estatua que erige homenaje a un racista cae por su propio peso"... El peso de la muerte de George Floyd, un afroamericano que el 25 de mayo murió de asfixia tras soportar durante varios minutos la presión de la rodilla de un policía blanco sobre su pecho.

Sin saberlo, Floyd estremeció al mundo. La ola de protestas que siguió a su fallecimiento puso en el reflector el racismo estructural que atraviesa a Estados Unidos y al mundo. Un mundo que se solidarizó con la causa y visibilizó la discriminación local. Pero no bastó solo con apuntar hacía el asunto principal.

El movimiento Black Lives Matter (las vidas de los negros importan), avanzó hacia los focos que continúan representando un símbolo del racismo que intentan erradicar: las figuras que lo encarnaron en vida, a quienes los imperios glorificaron y perpetuaron. Pero eso ha abierto un gran debate en torno a ellos, que ha llevado a grupos de derecha a preservar a ultranza estos símbolos.

"Los que salen a defender ese tipo de monumentos están muy pegados a fundamentos ideológicos y políticos profundamente tradicionales y de derecha, eso representa para ellos los símbolos fundacionales de la sociedad estadounidense",  explicó a France 24, Carlos Medina Gallego, historiador de la Universidad Nacional de Colombia.

Dos estatuas de Cristóbal Colón son vandalizadas en Estados Unidos

Las protestas tras la muerte de Floyd abrieron un nuevo frente de batalla contra los símbolos de la historia racista del país, que empezó con los colonizadores.

En Boston, una estatua de Cristóbal Colón fue decapitada y en Richmond, Virginia, otra escultura suya fue derribada, en medio de una creciente polémica alrededor de la figura del italiano, cuyo legado ha sido asociado en el último tiempo más con el sometimiento de los pueblos indígenas que con el "heroísmo" que se le atribuyó tras el descubrimiento de América.+

"Eso es una clara expresión de inconformidad contra símbolos que se construyen en el tiempo a personajes que causaron un daño que en ese momento no se consideraba así, sino que se consideraban promotores de la expansión de los imperios. Pero cada vez el mundo requiere que los monumentos estén dirigidos hacia acciones reparatorias de hechos históricos que fueron profundamente ofensivos contra la humanidad", señaló Medina Gallego.

Pero no solo se trata de las figuras que ocupan el espacio público. Otros símbolos considerados una oda a la esclavitud y el racismo fueron también removidos por plataformas de videos en línea. HBO Max, por ejemplo, sacó de su parrilla la película 'Lo que el viento se llevó', un clásico de 1939 que fue ampliamente cuestionado durante años por ofrecer una visión idealizada de la esclavitud. Los estudios Paramount también cancelaron el programa de televisión "Cops", cuyos protagonistas eran policías estadounidenses.

"La caída de la estatua de Edward Colston no es un ataque a la historia. Es historia"

En Reino Unido se anticiparon con el derribamiento de la estatua de Edward Colston en Bristol. Su figura estuvo erigida por 125 años en esa próspera ciudad inglesa, su ciudad natal y a la que hizo millonarias donaciones, hasta el 7 de junio cuando un grupo de manifestantes tiró de ella hasta que dio a parar al río.

"La simetría histórica de este momento es poética. Una efigie de bronce de un infame y prolífico comerciante de esclavos arrastrado por las calles de una ciudad construida sobre la riqueza de ese comercio, y luego arrojado al agua, como las víctimas del Paso Medio", escribió en una columna del 8 de junio el historiador David Olusoga.

Colston era un conocido traficante de esclavos, así como el rey Leopoldo II de Bélgica, quien cometió uno de los mayores genocidios en la que hoy es la República Democrática del Congo, antigua colonia belga, a finales de 1800. Ambas estatuas fueron vandalizadas como las del mercader escocés Robert Milligan, que poseía plantaciones de azúcar y esclavizó a centenares jamaiquinos o la de Cecil Rhodes, el imperialista victoriano que apoyó el apartheid en Sudáfrica, que ahora luce protegida con una malla en Oxford, Reino Unido.

Ilustración del artista británico Bansky
Ilustración del artista británico Bansky © Bansky -Instagram

Pero en el caso del popular Colston, que será rescatado del río y llevado a un museo, el famoso artista Bansky, cuya ciudad natal comparte con el atacado, dijo que en su honor debería hacerse una estatua de él con una soga alrededor del cuello y varios manifestantes de su tamaño tirando de ella. "Aquí va una idea, que sirve tanto para los que extrañan la estatua de Colston, como para aquellos que no", aseguró el artista en su cuenta de Instagram.

"Las estatuas, en general, no le dicen nada a nadie, no enseñan nada"

La polémica incluso se trasladó a América Latina donde en Colombia, el nombre de la Universidad Sergio Arboleda, de donde se graduó el presidente Iván Duque, lleva el nombre de un esclavista y político conservador colombiano.

"Quítenle el nombre a esa universidad, Sergio Arboleda fue un esclavista", aseguraron usuarios de Twitter indignados en medio de la ola de protestas contra estos símbolos en todo el mundo.

En Buenos Aires, la capital de Argentina, desde 1935 hay un monumento a Julio A. Roca, perpetrador de la Conquista del Desierto, una campaña expansionista realizada en la Pampa y la Patagonia entre 1878 y 1885 en la que se arrebataron tierras a los pueblos aborígenes. Desde hace varios años distintas organizaciones sociales han adelantado campañas para removerla sin éxito hasta ahora, por lo que representa.

En sí, el fenómeno de la revuelta contra las estatuas no es nuevo, pero alrededor de su controversia, o por lo menos, de quienes las defienden, Medina Gallego tiene su propia interpretación. "Las estatuas, en general, no le dicen nada a nadie, no enseñan nada, funcionan como un ornato en la ciudad, algunas estatuas sí lo hacen donde hay algún acompañamiento humano. Pero un día las destruyen y sí arman escándalo, pero antes de que rompieran esas estatuas ni siquiera la gente se percataba de su existencia".

El historiador colombiano aseguró que la tarea, en medio de esta coyuntura, es apuntarle a símbolos "reparadores", que cautericen el daño que las figuras esclavistas perpetraron a los africanos.

-.
0
27201
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El cinismo de Sanitas con el suicidio

El cinismo de Sanitas con el suicidio

El Coronavirus: la mayor crisis desde la II Guerra Mundial

El Coronavirus: la mayor crisis desde la II Guerra Mundial

Asesinato de Álvaro Gómez H. en manos de una dura exfiscal de Justicia y Paz

Asesinato de Álvaro Gómez H. en manos de una dura exfiscal de Justicia y Paz

EE.UU. sufre la pérdida de 700.000 empleos: la mayor desde 2009

EE.UU. sufre la pérdida de 700.000 empleos: la mayor desde 2009