La Biblia es un mito, todo es un símbolo, los dogmas cambian y la virginidad de María aún se estudia por parte de la Iglesia

Así se pueden resumir las polémicas declaraciones del padre Remolina en el conversatorio con el famoso ateo militante Richard Dawkins

Por: David Mariño Segura
diciembre 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La Biblia es un mito, todo es un símbolo, los dogmas cambian y la virginidad de María aún se estudia por parte de la Iglesia

Durante los días 4, 5, y 6 de diciembre del presente año uno de los más polémicos ateos militantes, el biólogo y divulgador científico Richard Dawkins, sostuvo tres conversaciones con el exrector de la universidad Javeriana y doctor en Teología, el padre Remolina. En dichas conversaciones respondieron sendas preguntas de toda índole bajo el marco principal de la pregunta ¿Es Dios una ilusión?

Las asociaciones de ateos de Bogotá, Medellín, Barranquilla, Pereira, Armenia, Bucaramanga y otros grupos de diversas partes del país, tuvimos la oportunidad de seguir este encuentro en las diferentes localidades donde se sostuvo  y he aquí nuestro análisis:

Como Dawkins le repitió en varias ocasiones, los “teólogos sofisticados” como el padre Remolina creen (si es que realmente creen en algo) una cosa muy distinta a lo que los feligreses de a pie creen. Por ejemplo, como lo replicó el periódico el tiempo en su titular, Remolina no cree que Adán y Eva realmente existieran, no cree en el pecado original  y, como consecuencia lógica, la resurrección de Jesucristo y su sacrificio por este pecado son simplemente un “acto simbólico”.

Aunque pareciera poco, como el mismo Dawkins le insinuó, el hecho de que los “teólogos sofisticados” (veterinarios de dragones que se creen muy sabios) no expliquen a sus feligreses estas cosas, es una muestra de su mentira disfrazada de alta educación, pues en realidad no les conviene que estas personas comunes tengan dicha formación, ya que saldrían en desbandada a buscar refugio en otros cultos.

Curiosamente ese fenómeno es ya un hecho para la Iglesia católica que, como Remolina explicó, ha perdido parte de su rebaño en Europa, donde gran parte de la gente ya ni va a la iglesia, o en Latinoamérica, ante la voraz horda de “pastores” evangélicos que venden una visión más literalista y apocalíptica de la Biblia, y que, predicando supuestas salvaciones exprés, se enriquecen con el diezmo de los desesperados.

La palabrería intelectualoide y casi de culebrero enredador del Cura Jesuita  tuvo que ser combatida por el sarcasmo e ironía típicos del científico británico. Un ejemplo de ello fue la ocasión en que Dawkins mostró la diferencia de la religión y las oscuras analogías del cura para zafarse de preguntas incómodas como la que indagaba si los milagros eran reales o no. Dijo: Si en el futuro se descubriera que la forma helicoidal del ADN no es la correcta, los biólogos no pensarían en que esta forma con la que explicamos el ADN hoy y su operación es un “símbolo” de algún tipo especial de espiritualidad confusa. Simplemente se descartaría y la teoría se adaptaría a la nueva evidencia.

Ya en Medellín, para seguir con su propia incoherencia (la del cura, claro está), que se explica bien sea por disonancia cognitiva del sacerdote o por el temor mismo de haber dedicado sus 82 años a una sarta de absurdos, cuando le preguntaron sobre el dogma del purgatorio, el cura muy aplomado, pero no sé si desesperado o arrogante, dijo que, en el caso de los dogmas, él era un evolucionista como lo era Dawkins. De una forma extrañísima pasó a decir que los dogmas eran fotografías del momento histórico de la Iglesia y no como los define la RAE:

  1. m. Proposición tenida por cierta y como principio innegable.
  2. m. Conjunto de creencias de carácter indiscutible y obligado para los seguidores de cualquier religión.

Es decir, para el jesuita los dogmas no son principios innegables, o creencias indiscutibles, sino una proposición cualquiera que cambia con el tiempo según los antojos de la curia y lo conveniente que esto les resulte.

Fue tal el descaro o quizá la  ingenuidad del sacerdote que, ante la pregunta de por qué la Iglesia en un principio se opuso a la teoría de la evolución, dijo que la Iglesia era “cautelosamente lenta” y se dedicó a enlistar los supuestos pasos progresivos en que la Iglesia fue aceptando los  hechos que la teoría de la evolución explica. Pero, como suelen hacer los vendedores de humo, ya sean católicos como el cura o un mentiroso político como Ordoñez, omitió la persecución de la Iglesia a Darwin y muchos otros científicos que en los inicios del planteamiento de la teoría se atrevieron a poner entre dicho los dogmas de la Iglesia sobre la creación.

Cabe resaltar que en Bogotá Remolina hizo alarde de todos sus títulos académicos diciendo que las actividades paranormales y poderes extrasensoriales son muestra del poder que emanaba de Jesús. Además de tener que contener nuestra risa, en una anécdota personal un amigo ateo que me acompañaba en ese momento haciendo el ademán de tener poderes telequinéticos como el Profesor Xavier de los X Men, anotó: "¿O sea que yo puedo romper el vaso de agua del curita desde aquí con mis súper poderes?" (y preciso un vaso se rompió, jajaja)

Dawkins, quizá más políticamente correcto que mi amigo, le replicó que si lo de las experiencias paranormales se pudiera probar en condiciones controladas y bajo el escrutinio de expertos, el sacerdote podría hacerse acreedor de un premio de 100.000 dólares que se ofrecía en EE.UU. a cualquiera que pudiera presentar evidencia replicable de tales fenómenos.

Como suele pasar debido a los prejuicios, una de las preguntas que le hacen a Remolina es que si él piensa que se puede ser bueno sin creer en Dios. Afortunadamente, a diferencia del destituido por un nombramiento corrupto ex procurador Ordoñez, el jesuita hace honor a la obediencia que le profesa al actual Papa al citarlo y al decir que sí, que sí es posible ser ateo y una buena persona.

En la pregunta final de Cartagena, Dawkins le pregunta que, en vista de que el padre Remolina acepta los datos científicos que soportan la teoría de la evolución, ¿por qué cree entonces en el dios de la Biblia? De nuevo, como en todas las tres conversaciones, el sacerdote evita responder la pregunta directamente y  se escuda con el hecho de que su formación y cercanía con la iglesia católica lo llevó a creer en este Dios específicamente.  Es decir, para ser más claros, el cura admite que podría haber llegado a creer en otro dios si no fuera por el accidente de haber nacido en un país primordialmente católico y no lo hubieran adoctrinado desde niño al respecto. Él mismo no hubiera decidido auto

Pero la cereza que adornó el pastel fue la respuesta de Remolina ante la pregunta final de Dawkins en Medellín.  Allí, ante las pocas posibilidades que dio el moderador de interacción entre los dos, el científico preguntó: "Padre Remolina, ¿usted realmente cree que María era virgen?" Ante lo que el sacerdote, de nuevo evadiendo la pregunta, respondió: "La iglesia sigue investigando esto…". Así que el biólogo fue más incisivo y dijo: "No, padre. Lo que esperamos es una respuesta literal ¿usted lo cree personalmente o no?" El cura, acorralado, respondió: "Ehhh sí, sí, yo tengo fe en ello". Y el británico remató: "Yo pienso más bien que usted no cree en esas cosas sino que, como es católico, le toca decir que cree en ello".

Así pues, El debate se resume en un sacerdote dubitativo, evasivo, repetitivo, distraído y aburrido y un Dawkins no tan polémico como acostumbra ser, tal vez por el formato mismo de las conversaciones, o por la necesidad de esperar que le traduzcan, o quizá aburrido como le pasó en Cartagena, de que repreguntaran una y otra vez lo mismo.

Pdta. Aun sin tener pruebas suficientes de la existencia del dios de la Biblia y aun cuando los “teólogos sofisticados” como Remolina aceptan que dicho libro no es científico y está plagado de mitos, en la encuesta del canal Caracol el 97% de los que respondieron dijo creer en Dios. A ese 3% (unos 7000 de 200000  encuestados) nos queda mucho trabajo por hacer para que nuestro país salga de la superstición y el pensamiento mágico que nos hala hacia el atraso y el fundamentalismo peligroso.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
23226

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El problema sobre la existencia de Dios no es teórico, sino puramente personal

El problema sobre la existencia de Dios no es teórico, sino puramente personal

Autoexcomulgada

“En el 2041 el mundo será ateo”

“En el 2041 el mundo será ateo”

Por qué soy ateo y no agnóstico