Opinión

La armonía moderna de Pedro Ruiz

Por:
octubre 18, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Pedro Ruíz fue sin duda el protagonista más actual de la Feria pasada, con las mayores ventas. Este año también  lo  representa Galería Beatriz Esguerra en Artbo. La Cero Galería y la nueva galería Lamazone, lo proponen dentro del marco de este gran contexto artístico bogotano. Sin duda, es un fenómeno dentro del arte colombiano.

pedro ruis 3

En esta semana se inauguró en la Galería Cero una bella instalación con  la serie Deseo del proyecto Love is in the air. Acá presenta su mundo crítico e irónico,  donde la amapola tiene el protagonismo especial del contexto colombiano. El consumo  y la  amapola pintada con una gestualidad especial la plasma en las páginas de la revistas especializadas en moda donde los anuncios son de las marcas sofisticadas y donde se pueden encontrar partícipes del consumo de ricos, mientras nosotros ponemos los muertos pobres de la guerra. Siempre rostros de bellas mujeres subyacen a la imagen de la flor roja, que es la más común y la blanca que, entiendo es más escasa. Flores de una inocencia que en su proceso químico hacen parte de un conflicto dramático. Todas ellas les hacen marco a los soldados camuflados con uniforme de amapola que representan con humor, esa encrucijada infame donde se mezclan todos los combatientes participantes del narcotráfico. El título del proyecto en inglés corresponde a una canción que, desprevenida y alegremente, cantan los pilotos norteamericanos mientras fumigan con glifosato a tierras y campesinos de la zona. Bella instalación.

Capture One 46930

Dentro de su mundo tan coherente como multifacético, la Galería Beatriz Esguerra en el contexto de Artbo presenta a sus  Colombianas ligeras. Una serie realizada con una gran sutileza donde la figura humana, con la altivez la raza negra,  integra el mundo de la naturaleza.  Todas mujeres caminan con una agilidad pasmosa mientras llevan en su cabeza platones que cargan jardines de árboles, otras corren en el aire con palmeras, otras llevan sus mariposas azules que se esparcen en el aire, otras sentadas con dignidad de reinas cargan bosques o cascadas. Otras, en primer plano y de perfil, muestran sus finos rasgos mientras las acompañan pájaros, palomas o nubes. Este es otro de los mundos de Pedro Ruiz donde la dignidad muestra esa satisfacción mental que existe cuando se toma conciencia del mundo. Y queda de  lado su mundo bello de los desplazados remando.

pedro ruiz 4

En la nueva galería Lamazone que se encuentra ubicada  en la carrera 3ª No 63-58 en Bogotá,  Pedro Ruíz muestra trabajos que también hacen parte de su idiosincrasia libre  y por eso el título lleva su correspondiente idea: Nada que ver. Evidentemente, muestra nuevas imágenes en pinturas, expone en público algo muy personal como son sus libretas de apuntes que siguen su procesos de pensamiento creativo o dibujos críticos sobre papel de regalo cuyo título inteligente de su mundo anticonsumo que se llama Na Nike cucas  donde  las alpargatas marca Nike son los zapatos campesinos para hacer deporte urbano de alta calidad. Consuelo mental para los alienados. Consuelo mental para los acostumbrados.

-.
0
1026
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Gente del común

Gente del común

La naturaleza humana importa

La naturaleza humana importa

La exposición virtual de Pedro Ruiz

La exposición virtual de Pedro Ruiz

El repertorio del erotismo

El repertorio del erotismo

La tristeza acumulada

La tristeza acumulada

¿Cuál historia del arte en Colombia?

¿Cuál historia del arte en Colombia?

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Fernando Botero: las batallas de una exposición

Fernando Botero: las batallas de una exposición