La vida de Karen Abudinen después del escándalo de Centros Poblados

La barranquillera nunca imagino que aquello que era su sueño como ministra de llevarle internet a escuelas rurales se convertiría en una pesadilla

Por:
octubre 21, 2022
La vida de Karen Abudinen después del escándalo de Centros Poblados

Todo se rompió para Karen Abudinen el 8 de abril del 2021. Llevaba poco más de un año en el cargo de Ministra de las telecomunicaciones, un eslabón más en lo que parecía ser una carrera fulgurante en la política, un recorrido que, a sus 46 años iba en ascenso. El presidente y también su amigo Iván Duque, la tomó el juramento, llena de expectativas, el 26 de abril del 2020. Tenía por delante un gran reto personal pero también para el país: llevarle internet gratis a  15 mil y colegios públicos en el campo colombiano. Ese sería su gran legado en el ministerio. Y se remangó. A trabajar, y a trabajar por la gente, que es lo que más le gusta en la vida.

VER TAMBIEN: El contraataque de la exministra Karen Abudinen al zar de la corrupción Emilio Tapia

Tenía toda la confianza de un jefe que además era su amigo. Conoció a  Iván Duque en el 2001 cuando ella entró al Banco Interamericano de Desarrollo en Washington a hacer una pasantía donde terminó empleada de planta gracias al azar, cuando conoció a Enrique Iglesias, en un ascensor. Fue la oportunidad profesional de  su vida después de haber sido la única alumna del Marymount que se le medía a vender patillazos, en medio del calor asfixiante y eterno, en el barrio Las Campiñas de Barranquilla. Su mamá doña Joussette, le ayudaba a montar el puestico. Una parte de las ganancias se lo daban a los niños más pobres de la Chinita. Pero eso es otro cuento frente al camino trazado por Joussette Abuchaibe y su abuelo Gabriel, quienes querían que siguiera el legado familiar: hacer plata con buenos negocios.

Karen y su mamá poco antes de que esta última muriera

Los Abuchaibe tenían recursos gracias a sus fábricas de hamacas, de cubrecamas. Querían que ella estudiara Administración de Empresas. Pero Karen se fue por el Derecho. Ingresó en 1995 en la Universidad del Norte. De ahí se fue a hacer una pasantía  a la Corte Suprema. Terminó en Washington, en el BID en Washington. Ahí conoció a Ivan Duque. Noches pasadas en vela leyendo, preparando documentos en el apartamento que tenía en Washington. Le  impactada su tenacidad y disciplina.. Dice que se aprendía de memoria todas las páginas de todos los libros que se leía. Lo admira. Veinte años después de conocerlo aún lo admira. Fue su ministra y fue lo peor que le pasó en la vida.

El 8 de abril del 2021 fue invitada a Noticias Caracol. La idea era hablar del programa de Centros Digitales para llevar internet a 15 mil escuelas en el campo colombiano.  Abudinem estaba tan confiada que le dijo al presentador estrella de Caracol, Juan Diego Alvira que, en caso de no cumplir en un plazo de seis meses, no se concretaba esta hazaña, ella se iría definitivamente para el cementerio. Justo cuando salió de las instalaciones de Caracol en el barrio La Floresta de Bogotá recibió una llamada. Su mamá había sido contagiada de Covid. Tenía 62 años, era fuerte. No había temor de que el virus se asumiera como una gripa normal. Pero Doña Joussette se fue complicando con el paso de las horas y el 13 de abril Abudinem tuvo que viajar de urgencia a Barranquilla. Ya era demasiado tarde. Su mamá se sumaba a la larga lista de colombianos muertos por Coronavirus. Como lo que fue, un mazazo, recibió la noticia. Al otro día una nube más negra aún se posaría en su cielo.

Abudinen y su sobrino Gabriel, a quien cuida y quiere como si fuera su propio hijo

Con dificultad pudo hacer el duelo por la muerte de su mamá. El lío de los contratistas de Centros Poblados crecia como una bola de nieve. Los funcionarios del ministerio de las TIC le constataron que las garantías que el contratista Jorge Enrique López Benavides  había presentado Centros Poblados para ganarle la licitación a Claro en el proyecto de Centros Poblados eran falsas. El escándalo mediático se regó por todo el país. Ella era la cara visible de la pérdida de 70 mil millones de pesos que se habían pagado de anticipo de un contrato que alcanzaba a costar 1 billón de pesos. Durante meses fue el tema de conversación nacional. Incluso Netflix adoptó su apellido, Abudinen, para volverlo un adjetivo, Abudinear, que significaba robar y la representante del Partido Verde Katherine Miranda convirtió el verbo en eslogan de campaña, votos con los que además logró llegar al senado con una gran votación. La crisis crecía.

En los meses que antecedieron a su renuncia, el 9 de septiembre del 2021, tuvo como consuelo la adopción de su sobrino Gabriel, de 13 años, cuyo cuidado estaba a cargo de su mamá. Su carrera política se había hundido.

Abudinen intentó defenderse. Afirmó que ella nunca había dado una orden para beneficiar a contratista alguno y que había sido engañado, junto a los otros funcionarios del ministerio, en relación a unas garantías bancarias que resultaron ser falsas.

Entregó su apartamento en Bogotá. Decidió regresar un tiempo a su segunda casa, Washington. Mientras tanto en Colombia el incendio se expandía. La Procuraduría le abrió investigación el 15 de septiembre del 2021, una semana después de su renuncia. Su cercanía con Margarita Cabello, la Procuradora, a quien conocía desde hace más de 30 años por la amistad con una de sus hijas, le trajo aún más problemas.

Karen en su tribulación. Un escándalo que sacudió su vida

Un mes se quedó en Estados Unidos hasta que tomó la decisión de regresar a Barranquilla. Allí tiene un apartamento en el barrio El Prado, donde está muy cerca de Roque, su papá, quien la cuida como si tuviera 15 años. En diciembre del 2021 encontró un sentido de trabajo social a través de la Fundación Tecnoglass, y lideró el plan de entrega de una navidad feliz para  miles de niños desde entonces ha seguido vinculada con Tecnoglass la empresa que además tiene en común que es de sus primos Yuyo y Christan Daes, le dio trabajo como coordinadora de la Fundación Tecnoglass. Hasta su ciudad, igual, le llegan los ecos que no para de emitir su escándalo. Esta semana Emilio Tapias, el rey de la contratación, quien también tenía sus manos en Centros Poblados, la demandó. Sin embargo recibió una buena noticia: un juez de la República la reconoció como víctima de lo que sucedió en Centros Poblados y señaló al contratista Jorge Enrique López Benavides como culpable de haber falsificado una póliza del Banco Itaú que resultaría clave para quedarse con el contrato de Centros Poblados.

Lejos de sentir cualquier tipo de felicidad Abudinen no está tranquila. Sabe que él gran barco en el que estaba montada, el de ser presidenciable en un futuro cercano, hace rato se ha hundido.

 

-.
0
160000
Hernán Peláez, el irrepetible que, como el vino, entre más añejo mejor

Hernán Peláez, el irrepetible que, como el vino, entre más añejo mejor

Gazapera a muerte entre los Janna, una de las familias más duras de Barranquilla

Gazapera a muerte entre los Janna, una de las familias más duras de Barranquilla

La gran piñata del alcalde Ospina: un software de 29 mil millones para el censo de vivienda de Cali

La gran piñata del alcalde Ospina: un software de 29 mil millones para el censo de vivienda de Cali

El obispo con el que se obsesionaron las FARC hasta que lo mataron frente a su iglesia

El obispo con el que se obsesionaron las FARC hasta que lo mataron frente a su iglesia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus