Opinión

¿Justicia o autodefensa?

El caso del médico que mató a tres asaltantes - aún por explicar- nos reafirma en que no debemos abandonar el principio fundamental de la autoridad legítima para reemplazarla por la “legítima defensa”.

Por:
febrero 07, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Justicia o autodefensa?
Por doloroso y difícil que sea este caso, es importante para la concepción civilista de Colombia que esto se aclare lo más pronto posible

El caso del médico que mató a tres asaltantes nos tiene patinando entre decidir si se hizo lo justo ante una agresión o si la respuesta sobrepasó los límites permitidos por la ley.

La verdad es que tenemos poca información para hacernos a una idea clara de lo sucedido esa noche, pero ya algunas personas han tomado posición en este caso confuso que tiene por un lado a un profesional de la medicina, que salía de su trabajo, y por otro a unos delincuentes con prontuario. De entrada, ya hay un lado más fácil de juzgar que otro y tal vez eso fue lo que le sucedió a la alcaldesa Claudia López que en un trino, apenas se conocieron los hechos, aseguró que había sido una acción en defensa propia.

El paso de los días, en los medios de comunicación, ha estado orientado a mostrar cómo se iba a perpetrar un asalto o un secuestro y por qué la reacción del médico había sido justificada. Inclusive ya se dio a conocer que el doctor había sido agredido y tenía heridas de arma blanca y un golpe con la cacha de un revólver. Claro que esta información provino del abogado del galeno y, hasta la fecha, no se ha mostrado evidencia de dichas heridas, el doctor no ha dado la cara a los medios de comunicación ni se conoce su nombre o lugar donde trabaja. Del otro lado, si hemos recibido información detallada sobre los asaltantes y su prontuario.

Es difícil en esta situación tomar partido por los asaltantes. De ninguna manera lo voy hacer, pero quedan dudas y muy serias sobre la correcta actuación del médico, porque si estaba herido y golpeado, lo que asegura su abogado, no se entiende cómo fue capaz de sacar el revólver y disparar tres o más veces sobre sus atacantes dándoles de baja. Parecería una hazaña digna de un superhombre o de alguien muy entrenado que fue capaz de resistirse y en medio de la trifulca defenderse y revertir la situación a su favor. Es más, tuvo arrestos para salir huyendo del sitio de los hechos y llegar seguramente a una clínica a donde fue atendido de sus heridas; pero de esto no hay ninguna confirmación.

Cuando está disparada la delincuencia en las ciudades y cuando las autoridades ya no dan abasto para frenarla le va quedando la sensación a la ciudadanía de que la única opción válida es la autodefensa. Esta fue la razón para que hace algunos años se diera inicio a las llamadas convivir que luego degeneraran en la AUC y se fuera creando la ideología de la derecha más recalcitrante de que es válido matar a cualquiera que se crea enemigo, así esa persona no represente una amenaza a la vida si no que sea simplemente un contradictor político.

____________________________________________________________________________________________

Ahora es el turno en las ciudades para la ideología de la defensa en nombre propio; solo que, afortunadamente, hasta la fecha no se han constituido bloques o cooperativas de autodefensa

____________________________________________________________________________________________

Ahora es el turno en las ciudades para la ideología de la defensa en nombre propio; solo que, afortunadamente, hasta la fecha no se han constituido bloques o cooperativas de autodefensa sino simplemente -lo que es muy grave ya - se han venido armando las personas y hay muchas dispuestas a salir, cuando sea necesario, a matar delincuentes. Recordemos la histeria colectiva que generó el primer día del paro nacional el 21 de noviembre pasado; en muchos condominios la gente se reunió en las porterías con cualquier arma que tuviera la mano cuchillos de cocina, bates de béisbol, escobas y armas de fuego para estar listos a responder ante los vándalos que supuestamente venían a tomarse nuestras casas.

La encrucijada es difícil, pero deben ser las autoridades, como la alcaldesa de Bogotá Claudia López, las que salgan a defender a los ciudadanos, las que cuiden las calles, vigilen los barrios y, sobre todo, las que hagan valedera las órdenes de captura cuando un delincuente es pillado en flagrancia o cuando recibe una sentencia condenatoria. Las armas deben ser monopolio del Estado no una prerrogativa para la defensa personal porque ahí estaríamos abandonando el principio fundamental de la autoridad legítima para reemplazarla por la “legítima defensa”.

El médico responsable de la muerte de los tres atracadores tiene todavía cosas que explicar para que podamos determinar si efectivamente actuó en caliente, en defensa de su vida, o si, por el contrario, se quedó esperándolos al final del puente peatonal para acribillarlos a sangre fría. Por doloroso y difícil que sea este caso, es importante para la concepción civilista de Colombia que esto se aclare lo más pronto posible.

www.margaritalondono.com

 

 

 

-Publicidad-
0
2100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Virulentas paradojas

Virulentas paradojas

Que gobierne Claudia

Que gobierne Claudia

Democracia = ¿no hacer nada?

Democracia = ¿no hacer nada?

Fue sin querer, queriendo

Fue sin querer, queriendo

Manguito rotador

Manguito rotador

Por la boca muere… el general

Por la boca muere… el general

¡Inepto, lagarto, peludo!

¡Inepto, lagarto, peludo!

Diplomacia loca

Diplomacia loca