Joselo Rangel explica por qué Café Tacvba ya no toca ‘Ingrata’

El líder del grupo mexicano fue una de las estrellas del Hay Festival. Acá en una entrevista exclusiva con el periodista Diego Olivares.

Por:
Febrero 05, 2019
Joselo Rangel explica por qué Café Tacvba ya no toca ‘Ingrata’
Fotos: Karol Porras Carmona
Con el apoyo de Sura

José Alfredo Rangel Arroyo, mejor conocido como Joselo “Oso” Rangel, nació y permaneció los primeros nueve años de su vida en Minatitlán, Veracruz, hasta cuando su familia se mudó a Ciudad de México en donde estudió diseño industrial. Desde temprana edad habitó las atmósferas de hobbies como los cómics y el propio diseño aunque al final se decidió por la música como su mayor intensidad. Cuando estuvo en la universidad conoció a un joven de ideas llamativas para la época, hablamos de 1988, ese muchacho de voz extraña, este personaje es Rubén Albarrán, con quien convocaron a Quique (hermano de Joselo) y Beto para formar la agrupaciómn Alicia Ya No Vive Aquí. Después de un tiempo y con la llegada de Emmanuel la banda se convirtió en Café Tacvba.

Ha sido tal la contundencia musical de esta banda, que han logrado contribuir con la creación sonora de diversas películas, como ‘Amores perros’ , ‘Y tu mamá también’, ‘Batman y Robin’, ‘Crónica de un desayuno’, ‘Piedras verdes ‘, ‘Crónicas (OST)’ , ‘Vivir mata’ (Sashimi Corte Fino) y Laberinto) y para el cortometraje ‘Hasta los huesos’ (Calavera Films). En el año de 1997 grabaron el tema Flores del Color de la Mentira para el disco ‘Juntos por Chiapas’.  De igual manera, participaron en los discos de tributo a José José, Los Tigres del Norte y Tin Tan. En 2002, luego de conocer que la banda de rock chileno, Los Tres, muy próxima a Café Tacvba y a la que admiraban, se separaban en el 2000, Café Tacvba emitió un trabajo titulado ‘Vale Callampa’ que es un homenaje a los chilenos, con el que destacan uno de los temas más importantes del rock chileno y latinoamericano, ‘Déjate caer’ .

¿Cuál es la principal función del arte y en especial de su producción vinculada a la música, en tiempos de tanta violencia?

Es muy oportuno saber ese tipo de aspectos, para tratar de entender para qué se está haciendo lo que hacemos, si afuera hay personas matándose, hay tanta corrupción, desigualdad,  tanto dolor al que muy pocas personas les intreresara; pero a veces me llegan los pensamientos en los que creo que debería ser médico y ayudar a más personas; pero el arte también es una muy buena forma de ayudar. Hay personas que se me acercan y me dan las gracias, porque sus letras me permitieron sobrellevar la muerte de mi mamá, por ejemplo, así como de hijos, primos o hermanos. Son verdaderas historias. Entonces es cuando comprendemos que la música sirve para aliviar el alma. Hago música como parte de una necesidad creativa que tengo y esos sentimientos que no pueden quedar silenciados en el olvido.

En alguna oportunidad, una señora que venía de Estados Unidos, nos dijo que parte de su tratamiento con el cáncer llevaba a las intervenciones la música de nuestro grupo y le ayudó a su proceso de recuperación. En algunas ocasiones van otras personas de muchas parte del mundo a vernos y a sentir el poder del arte en ellas.

¿Cuál es tu mayor acto de fe?

Sentir que la razón por la que estamos acá en la vida, es para ser felices. Tengo la fe de saber en que podemos expandir los momentos de felicidad y tranquilidad entre nosotros mismos y como especie humana.

¿Ha contemplado la idea de vincularse a algún cargo político por elección popular?

En lo absoluto, (risas). Alguna vez un empresario en Puerto Rico, nos contrató y me escuchó hablar y me dijo que yo debía conseguir un puesto en la política porque creía que yo me expresaba muy bien y de manera fluida. En realidad, la clase política está muy desprestigiada, creo que la mayoría de los políticos que están llegando al poder, deben hacer muchos contratos con ciertas personas para poder estar donde están. La verdad lo que quiero seguir haciendo es música y componer. Yo no creo en la idea en que venga una persona a gobernarnos y nos deba decir lo que tengamos hacer; creo en la política que cada quien debe hacer en su entorno y con el nuestro. Entonces, sino nos gusta la violencia, debemos no ser violentos, si odiamos la corrupción, seamos justos, si nos gusta la armonía, apliquémosla en nuestro día a día.

¿Qué le ha hecho más daño a México, la clase política o la violencia?

Las dos cosas. A veces para que la corrupción suceda, se hace necesario que la violencia entre a hacer lo suyo. Lo que creo es que hay muchos mexicanos, a los que no nos gusta la violencia, pero debemos revisar nuestra vida diaria y tratar de no ser corruptos o violentos menores. Queremos la paz mundial, pero estamos peleados con nuestro hermanos, queremos un mejor planeta, pero no nos tomamos el tiempo para tener una mejor relación con él.

¿Cuál es el mayor lastre del partido político PRI, que ha gobernado por más de medio siglo en México?

La corrupción, sin duda alguna. La corrupción ha sido tal en ese partido que ha logrado calar en lo más profundo de los antivalores con los que cuenta la sociedad mexicana.

¿Cómo surgió la idea de ser parte de Café Tacvba, cuando usted estaba trabajando en una oficina de arquitectos en Ciudad de México?

La verdad es que Rubén Albarrán, el cantante y yo somos los fundadores. Siempre andábamos imaginando el mundo y decidimos montarlo. Un día estábamos cerca del lugar Café de Tacuba y él me dijo que estaba incríble poder crear una agrupación con ese  nombre. Y como estábamos mucho tiempo por el centro de la Ciudad de México, a Albarrán se le ocurrió que debería haber una banda que llevara ese nombre, yo anoté el nombre de la banda y le dije que debíamos crear una agrupación que integrara sonidos con un punto de conexión del rock. Además veníamos con esa misma idea desde la universidad. Sabíamos que la esencia del grupo debería ser de rock pero con influencias sonoras mexicanas. Yo trabajaba en la misma oficina con Rubén y éramos vecinos de Ciudad Satélite, el mismo barrio donde crecimos en Ciudad de México.

Rubén es un gran diseñador y dibujante y es quien hace las portadas de los discos, Quique, mi hermano es el bajista de grupo, también ha hecho varias portadas del disco. Con él siempre estamos creando desde lo visual.

¿Aún interpretan el tema Ingrata?

Todo surgió cuando un periodista argentino nos hizo la pregunta sobre esa canción y en ese momento estaban en una manifestación de mujeres con hombres que rechazaban la violencia de género. Entonces le preguntaron a Rubén Albarrán, el director del grupo sobre qué piensa en que se cante Ingrata, pero allí se incita a la violencia de género. La canción en realdiad juega con el tema y es una parodia de la música ranchera y norteña; Rubén se quedó pensando y dijo no vamos a tocar más este tema porque no me siento a gusto interprentando esa canción; y si él no se siente a gusto, decidimos unirnos con una causa que creo es importante apoyar como es la lucha del reconocimiento a la no violencia hacia la mujer. Lo más interesante es el diálogo que se genera en los contextos donde se escucha, hay personas que dicen que si la tocamos o no, no va cambiar nada en el mundo y ya no la hemos tocado; al contrario creemos que es un gran aporte. El hecho de que no interpretemos el tema, nos permite ser consecuentes con los tiempos que vivimos.

¿Cuándo escuchas la palabra Minatitlán, Veracruz, a dónde se remite?

A un lugar que puede ser comparado con el jardín del Edén. Yo crecí en estas colonias o barrios que estaban cercado con rejas en donde permitían vivir a los ingenieros que trabajaban en Pemex, la compañía de petróleos de México. Yo crecí alrededor de esos grandes árboles frutales de mango, guayaba, chicozapote y varias frutas más. Estando allí y mi memoria me permitió crear la canción ‘Árboles frutales ‘ que habla de un tema distinto pero que en esencia me recuerda cuando estaba en varios árboles, esa era mi afición más grande de niño.

¿Por qué hacerle una canción a Ixtepec?

Esa canción salió del libro Recuerdos del porvenir de la escritora Elena Garro. En ese texto existe un mini-cuento de esa novela en donde narra lo que trata la canción de un español que va de la costa a la ciudad y de la ciudad a la costa,  realiza este peregrinaje y a mí me impresionó. Yo no sé si Elena Garro se lo contaron o si lo tomó de la tradición oral o si se lo inventó. Los libros te iluminan con las chispas de su belleza y luego eso te lleva a un formato en canción.

¿Usted tiene como gran referencia de la intelectualidad de México a Juan Villoro. Cuál es la faceta que más admira de él?

Lo que más me gusta de él, es cuando presenta libros, lo hace tan bien, que te sorprende. Es un tipo muy ameno y tuve el honor de que él presentara mi libro One hit wonder. Es un hombre muy divertido, porque cuando él habla es como si uno estuviera en un stand up comedy intelectual. Estar con él en una cena o en cualquier espacio en el que compartes con él, casi que lo impulsa a uno a sacar una grabadora para registrar sus intervenciones que son magistrales. Uno de sus libros que más me ha influenciado ha sido Tiempo transcurrido que trata sobre crónicas inventadas de música de 1968 a 1985 y es un cuento por año en donde describe la influencia del rock en México.

¿Por qué utilizar la realidad del narcotráfico y componerle. Realmente si es un elemento inspiracional?

En nuestro último trabajo, en el disco ‘Jey Beibi’ existe hay una canción que se llama 1,2,3, ese tema la puedes escuchar como una refelexión a partir de toda la ola cruel de violencia que se ha desatado en México por culpa del narcotráfico.

¿Qué autores colombianos ha tenido la oportunidad de leer?

Conocí a Juan Álvarez y él me regaló el libro C.M. no récord que trata sobre una banda de rock en un país, con él tengo una amistad. También he entablado una relación con otro escritor, con Juan Sebastián Cárdenas, quien escribió El diablo de las provincias. He ido conociendo cada vez más autores colombianos y de verdad que me ha sorprendido como Laura Restrepo y con ella pude compartir en Medellín.

¿Cómo describe la sensación de haber tocado con la banda Puerto Candelaria en 2018?

Es una banda con la que pudimos generar un gran acople, ya que tiene diversos puntos de conexión con Café Tacvba, ellos tienen como gran soporte la música tradicional de Colombia y la usan para su beneficio, al igual que nosotros y con ella hacemos lo que sentimos; por eso creemos que gran parte de la acogida de las bandas en Latinoamérica ha sucedido porque logran entender sus orígenes musicales y elevarlos a otro estados sonoros, sin que esto deba ser rock en inglés; al contrario nos permeamos del clima, de las costumbres y de las pulsaciones vitales de nuestra música, y eso lo logra Puerto Candelaria. Con Juancho Valencia, el director del grupo paisa, ha nacido una amistad y va más allá de la música.

¿Qué siginfica para la banda que sea la única banda en grabar un segundo MTV Unplugged?

La verdad no nos fijamos en ese tema. Ni siquiera lo sabíamos, ellos, MTV, fueron los que nos dijeron. Pero claro, eso sucede por la trayectoria y el trabajo que hemos desarrollado en estos 30 años y porque además tenemos una oferta musical que podemos hacer un unplugged distinto al que hicimos en la primera versión.

¿Qué tanta poesía lee usted y cómo influye en su actividad creativa?

Nada, no leo nada de poesía. Absolutamente. Soy un total inculto en ese aspecto. A mí lo que me gusta es la ficción. Cuando estaba muy joven me impactó un poema de Jorge Luis Borges que aún me habita. Tal vez cuando sea más viejo me dedique a leer poesía para entenderla.

-Publicidad-
0
3728
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los totazos que no han podido con Julio Correal

Los totazos que no han podido con Julio Correal

Óscar Collazos, un grande del que nadie se acordó en el Hay

Óscar Collazos, un grande del que nadie se acordó en el Hay

Tres días de programación abierta y gratuita en el ¡Hay Festival!

Tres días de programación abierta y gratuita en el ¡Hay Festival!

Se calienta el Hay Festival: amigos de Gabriel García Márquez recuerdan lo que pasó en Estocolmo hace 35 años

Se calienta el Hay Festival: amigos de Gabriel García Márquez recuerdan lo que pasó en Estocolmo hace 35 años